Encrucijada: Lugar donde se cruzan dos calles o caminos.  Emboscada, asechanza. No saber qué camino o decisión tomar.

Las elecciones de Marzo 2012 al Parlamento Andaluz dieron como resultado la victoria del Partido Popular frente al PSOE pero sin lograr mayoría abslouta. Una coalición PSOE- IU gobernará la Junta de Andalucía. Es una situación inédita, es la primera vez que el Partido Socialista no gana las elecciones  y necesita, obligatoriamente, el apoyo permanente de IU para gobernar.

En los próximos meses y años Andalucía se enfrenta a la decisión de mirar hacia el futuro o seguir la senda del atraso que supone un Gobierno condicionado e influido, a todos los niveles, por una formación como Izquierda Unida. ¿ A que se debe esta afirmación?. Básicamente a la ideología expresa de una formación que se ha demostrado caduca y fallida a lo largo de la historia reciente, sin remontarnos más para no causar demasiado sonrojo. Una política que puede suponer una mayor quiebra económica de Andalucía. Por otra parte la entrada en el Gobierno de IU le hará tener una gran visibilidad institucional pero no está en sus horas más altas en cuanto a voto. En estas elecciones ha doblado su número de diputados pasando de 6 a 12; aún así queda muy lejos de los 20 diputados que obtuvo en 1994 con Luis Carlos Rejón.  Veamos alguna de las medidas que seguramente impondrán o tratarán de imponer en el ejercicio de la tarea de Gobierno:

Más gasto público: Éramos pocos… La concepción de que el Estado debe incrementar su gasto es una de las causas que nos llevan al precipicio y a tener que aplicar unos recortes muy criticados. No se critica el gasto excesivo anterior al recorte, no , se critica el recorte en sí mismo. En el programa de IU tiene una gran relevancia lo siguiente: Plan de lucha contra la pobreza y la exclusión social, en el que la aportación económica de la Junta de Andalucía para el 2012 sería de 600 millones de euros. ¿ De dónde va a salir este dinero?.  El crecimiento ilimitado del gasto público ya sabemos a dónde nos lleva: más paro y pobreza, y si persiste, al colapso económico del Estado.

¿ Otro ejemplo?. Pacto por el Crecimiento Económico, el Empleo y el cambio de Modelo de Desarrollo con los agentes económicos y sociales interesados en el mismo, dotado de 10 mil millones de euros de inversión pública en toda la legislatura. Si pensaron que esta inversión saldrá de nuestros impuestos, acertaron.

Plan de Empleo y Formación para las personas desempleadas sin subsidio, con la financiación del Estado, de la Junta y la colaboración de los Ayuntamientos, basado en la creación de un puesto de trabajo dependiente de las administraciones públicas  durante 5 horas diarias y 2 horas diarias de formación, durante 6 meses prorrogables y con un salario 700 euros netos. Es decir, miles de millones de euros de gasto y trabajadores baratos para el sector público. Todo esto en una comunidad dónde no es que sobren funcionarios sino los enchufados que trabajan en la Administración.

– Impulsar la creación de una Banca pública, social yética: Si no hemos tenido bastante con las Cajas de Ahorros, ahora se trata de extender este modelo. Más intervencionismo político en un sector clave de cualquier economía.

– La creación del Impuesto Verde. Tenemos un precedente muy cercano. El Gobierno multipartido de Baleares aprobó en 2000 la ecotasa verde y consiguió algo impensable: Disminuir el número de visitantes de la Comunidad en época de crecimiento.

– Implantar la jornada laboral de 35 horas semanales “sin pérdida de retribución”: Ya vimos como acabó en Francia.

Éstas son solo algunas de las perlas del pacto que se avecina.  En resumen: subida de impuestos, más gasto público y un mayor intervencionismo político a todos los niveles. Solo nos queda esperar cuándo y como se materializan estas actuaciones. Por último, y no menos importante, dos consideraciones importantes: la primera es la tendencia del PSOE andaluz a fagocitar a todos los partidos y agrupaciones con las que gobierna, al contrario de lo que ocurre en las Comunidades dónde hay acuerdos con partidos nacionalistas. El Partido Andalucista después de su pacto en la Junta con el PSOE no ha vuelto a entrar en el Parlamento andaluz, suma debacle tras debacle. La segunda es el período de incertidumbre que se avecina en el Partido Popular dónde a pesar de ganar las elecciones, pero ante la imposibilidad de gobernar, se impone un cambio de ciclo tanto de personas como de trabajo.

Anuncios