La agresión de Batum a Juan Carlos Navarro es el mejor resumen que se puede realizar del partido de esta tarde. La impotencia por una nueva derrota ante España, después de la victoria española en la final europea del año pasado, después de la humillación del Europeo de hace dos años cuando en el cruce de cuartos los borramos del mapa y les ganamos por 20. Y un año después de que cuando se dejaron ganar en la fase de grupos y les ganamos de 20 porque querían evitar a Lituania en su cruce. Si, ellos también saben hacerlo.

La impotencia, el mal perder, la arrogancia propia de una selección y de su entrenador ( salvo un par de excepciones), en la posible despedida de la selección de Tony Parker, el mejor jugador francés de la historia. Las agresiones de Batum a Navarro, con un puñetazo rastrero, y de Turiaf a Rudy Fernández cuando tenían el partido perdido, evidencian su mal perder. Una selección con varios jugadores de talento pero cuya principal arma es su poderío físico. El comportamiento de Batum se puede comparar al de un abusón del colegio que emplea su fuerza física para imponer miedo a los más débiles. Parece no enterarse que, en este caso, el débil es el mismo. Navarro le da mil vueltas jugando a baloncesto.

No jugó bien España. Francia planteó un partido durísimo desde el inicio, presión constante a Pau Gasol impidiéndole recibir y acierto en la dirección de Parker y con Boris Diaw en plan imperial, anotando y repartiendo juego. Al descanso solo 3 puntos a favor de Francia, escaso botín visto el juego en la primera parte de nuestra selección. Si jugando así, Francia solo era capaz de sacarnos 3 puntos de ventaja, había partido por disputar.

Ya en el inicio del segundo tiempo se vio otra cara. Gran salida en defensa para nivelar el marcador y a partir de ahí un último cuarto excelso en defensa dejando a Francia en solo 6 puntos. La defensa de Sergio Llul sobre Tony Parker marcó el camino a recorrer. Alternancia en zona mixta e individual. En ataque varios contraataques rápidos y Rudy y Marc Gasol acertando en los momentos clave.

En los dos últimos minutos se vió la continuación y la resaca del amistoso disputado este verano en Paris. Parte de los jugadores franceses pierden los papeles. Una primera falta de Batum a su antiguo compañero en Portland Rudy Fernández, que historia tendrán detrás,  empujándolo en el aire para hacerlo caer sobre su maltrecha espalda. Agresión de Turiaf a Rudy en un balón dividido y la vergonzosa agresión de Batum a Navarro en los instantes finales. A destacar que solo le sancionaron con falta intencionada cuándo era descalificante y la actuación del seleccionador francés no quitándole del campo, sería para seguir repartiendo palos ya que iban a perder. Un comportamiento, simplemente, miserable. No puedo ganarte, pues te pego.

Como colofón, ya terminado el partido, comentario de Batum a un periodista: ” Quería darle a Navarro una buena razón para caerse“. Es una pena que en un país como Francia macarras de esta especie los representen en el exterior. Peor para ellos.

Anuncios