La Agencia Antidopaje de Estados Unidos, USADA, ha anunciado la suspensión perpetua de Lance Armstrong y la descalificación en todas las competiciones en que participó desde agosto de 1998. Esta decisión implica la anulación de sus 7 victorias en el Tour de Francia desde 1999 a 2005. A lo largo de estos años siempre se ha especulado acerca de la legitimidad de sus triunfos, de las circunstancias especiales derivadas de su cáncer y sus victorias estaban bajo sospecha. Con su renuncia a seguir defendiendo su inocencia, asume su cupabilidad y será destronado de sus triunfos. También se ahorra un proceso público en el que se detallen las pruebas conseguidas a lo largo de estos años y los testimonios de los testigos.

A lo largo de su carrera ha superado más de 500 controles sin dar positivo en ninguno, principal argumento de su defensa. Marion Jones tampoco dió positivo en ningún control y se demostró su dopaje sistemático a lo largo de su carrera, fue desposeída de sus oros olímpicos y pasó por la cárcel.  La USADA siempre ha tenido fama de exhaustiva en sus investigaciones y no creo que en esta cuestión se equivoquen, teniendo en cuenta que es un compatriota y también un mito deportivo en su país.

Todavía sin presentar pruebas definitivas, la USADA basa sus acusaciones en las declaraciones de excompañeros de equipo como Floyd Landis y Tyler Hamilton, también condenados y suspendidos por dopaje. Nada extraño, si buscas a un tramposo lo normal es que otros tramposos como él lo conozcan y lo delaten. La venganza es uno de los motores humanos más importantes.  El círculo de las acusaciones se cierra alrededor de su exdirector Johan Bruyneel, el doctor italiano Ferrari y tres españoles: Pedro Celaya, Pepe Martí y Luis García del Moral.

Si nos detenemos en estas últimas personas encontramos un vínculo muy preocupante con otro ciclista y gran campeón que sí ha dado positivo: Alberto Contador, en su caso, por clembuterol.

Pedro Celaya:  responsable médico del equipo de Armstrong en 1997 y 1998 y más tarde entre 2004 y 2007. Actualmente trabaja como médico en el equipo Radioshack. Floyd Landis lo acusó de ser un traficante de drogas, pero sin presentar ninguna prueba. Siempre ha estado en el entorno de Alberto Contador.

Luis García del Moral: responsable médico los equipos de Armstrong entre 1999 y 2003.  Dirigió el  Instituto de Medicina de Deporte de Valencia, asesor médico del Barca en la temporada 2003-2004 y posteriormente del Valencia.  Se trata de un gran estudioso de la medicina deportiva con una larga trayectoria.

Pepe Martí: entrenador ciclista del US Postal entre 1999 y 2007 y luego hasta 2010 en el Astaná donde compitió Alberto Contador.

Las acusaciones contra ellos son por posesión, tráfico y administración de sustancias prohibidas. La pistola humeante, la prueba de cargo, con la que cuenta la USADA son, aparentemente, muestras de sangre de 2009 y 2010 que confirman el dopaje sistemático de Armstrong y los testimonios de varios testigos sobre como les coaccionaron para consumir productos prohibidos y encubrir estas prácticas.

Los indicios son preocupantes y alarmantes. Hay que destacar que los beneficiarios de la futura descalificación de Lance Armstrong, todos están implicados de forma directa  en casos de dopaje, algunos condenados, otros ya retirados pero acusados indirectamente: Jan Ulrich, principal beneficiado que pasaría a tener 4 Tour;  Ivan Basso, condenado por la operación Puerto; Joseba Beloki,; Alex Zulle, como olvidar el caso Festina. Caso curioso el del ciclismo: a lo largo de todos estos años y, tampoco de momento, se ha oído a ningún ciclista atacar a Lance Armstrong. Ha tenido que ser una agencia de su propio país la que le acuse y consiga condenarle. Si se confirma que ha sido un tramposo todo este tiempo y no ha dado ningún positivo a lo largo de su carrera, ¿ en que lugar queda la Unión Ciclista Internacional, UCI,  que tanto lo ha defendido?.

Anuncios