Todo el mundo esperando a la Bola del Mundo y resulta que estaba en Cantabria, en Fuente Dé, llegada inédita en esta apasionante Vuelta 2012. Cuándo menos se esperaba, cuándo muchos ya daban por descontada la victoria de Purito Rodríguez surgió el corredor que tiene un aficionado en el alma, que muchas veces corre como un amateur y hoy, esa estrategia suicida, kamikaze como él mismo la ha llamado, le ha deparado una grandiosa victoria a la antigua usanza. Ataque de lejos, en un recorrido rompepiernas pero no de alta montaña, con compañeros filtrados por delante esperando su hachazo o lo que viniera. Ataque que recuerda a Hinault destrozando a Gorospe en Serranillos en la Vuelta del 83, a Indurain en el Tour 95 atacando en un puerto de tercera y llegando  a la meta solo con Bruyneel. Recordando, en resumen, al Tarangu y Luis Ocaña.

El demarraje de Contador rompió la etapa y cualquier estrategia. Entre valles Sergio Paulinho y Contador destrozaron al lugarteniente de Joaquín, Alberto Losada. ¿ Dónde estaba Menchov?. Más tarde encontró la colaboración de su amigo Tiralongo, del Astaná. Aquél al que regaló una etapa en el Giro 2011. Sembrar para recoger.

Ya lo intentó en el Tour de 2011 con otro ataque aún más largo en la etapa con final en Alpe D’huez, a punto estuvo de conseguirlo aquélla vez, hoy no se le ha escapado. Victoria celebrada con rabia, sin pistola al aire después de una ño cargado de tensión. En esta Vuelta, etapa tras etapa su figura parecía encogerse ante la grandeza en los últimos metros de Purito y Valverde que le ganaban las etapas gracias a su sprint final. Hoy ha realizado un sprint de 50 kilómetros para ganar y Valverde a punto ha estado de rebasarle en los metros finales, con un ataque a la contra en la última subida mientras Joaquín Rodríguez iba perdiendo cada vez más tiempo, solo y sin equipo.

Decepción de Purito Rodríguez que ve escaparse su gran opción de ganar una gran Vuelta en su carrera, posiblemente no tenga otra oportunidad. Segundo este año en el Giro, se le escapó en la última contrarreloj. En la Vuelta se le ha escapado ante la resurrección de Merckx en la figura de Alberto Contador.

Anuncios