No por esperado, la publicación del informe Armstrong por parte de la Asociación norteamericana contra el dopaje, USADA, ha levantado la intrahistoria de las victorias en el Tour y el ascenso a los cielos deportivos de Lance Armstrong. El informe pone de manifiesto una organización, una metodología nada casual. Planificación al milímetro, financiación asegurada y ley del silencio. Hasta ahora. Solo falta mirar atrás a los años de dominio absoluto, risas en el pelotón y una abrumadora superioridad que, al subirse el telón, ya sabemos de dónde viene. En un mundo podrido, la UCI emerge como un gran tapón para limpiar un deporte corrompido. Todo un equipo admite doparse sistemáticamente y de diversas formas sin dar un solo positivo. Cabe preguntarse, ¿ para que servían entonces los controles?.

Entre los acusadoress de Armstrong ya no están solo los proscritos Tyler Hamilton y Floyd Landis. Son sus compañeros, compatriotas y antiguos amigos George Hincapie, Frankie Andreu, David Zabriskie que reconocen haberse dopado con él y formar parte de una organización dedicada a doparse como beneficio deportivo y el económico derivado los triunfos.

La conexión española

La parte más interesante, al menos para mí, es la gestación inicial del proyecto tramposo de Armstrong.  Tras superar su cáncer, Armstrong se establece en Niza pero en 1999 cambia su residencia a Gerona. La razón principal es el caso Festina desatado en en el Tour de 1998 y que supone un punto de inflexión en el tratamiento del dopaje deportivo en Francia. Aquí si: tolerancia cero y persecución penal para los infractores.¿ Resultado?: Ningún francés ha ganado ninguna gran Vuelta desde entonces. En España, en ese momento, el dopaje todavía no es delito penal y han de pasar varios años para que lo sea. En esta organización hay tres patas principales: Lance Armstrong: impulsor, alma máter y organizador; Johan Bruyneel, organizador y encargado de parte de la logística y los médicos españoles con una gran experiencia en métodos de dopaje aprendidos en su época de ciclista en el equipo ONCE de Manuel Sáiz: Pedro Celaya y Luis Garcia del Moral. De Bruyneel se dice en el informe que habla de sus años en la ONCE y que usaban los mismos productos incluso en menor cantidad. La ONCE de Manuel Sáiz, procesado en la Operación Puerto. Como correo y hombre para todo estaba Pepe Martí, preparador valenciano y entrenador de Alberto Contador hasta 2010, suspendido durante dos años por dopaje en el Tour de 2010.

Pepe Martí ya estaba suspendido desde Julio de por vida pero en un giro de la historia nos encontramos que hoy, dia 13 de Octubre de 2012, aparece Roberto Heras, también suspendido por dopaje y desde hace unos años reciclado a carreras extremas,  en una publicación de Puleva de salud dando consejos de  preparación y alimentación junto con su entrenador Pepe Martí. A estas alturas. Menuda compañía. Ponte en forma con Roberto Heras se llama el artículo. No tiene desperdicio. Eso sí, en ningún momento se dice que uno está suspendido por sus prácticas y otro fue sorprendido en una Vuelta España por dopaje. Roberto Heras formó parte de los equipos de Armstrong durante tres años aunque su positivo fue anulado en 2011 por el Tribunal Superior de Justicia de Castilla León por irregularidades en el tratamiento de las pruebas.

De los acusadores de Armstrong no forman parte ninguno de los españoles que militaron en sus equipos: Roberto Heras, Benjamín Noval, Jose Luis Rubiera, Alberto Contador, Haimar Zubeldia. No podemos pedir comprensión para Alberto Contador con sus asuntos de dopaje y la carne contaminada como explicación a un positivo si adoptamos un perfil baj0 ante nuestros propios escándalos. El camino a seguir debe ser el marcado por organizaciones como la USADA o las leyes franceses. Endurecimiento de leyes, castigo penal y persecución sin fin. Caiga quién caiga, aunque sean de tu propio país, aunque sean mitos vivientes. Que se haga justicia aunque se destruyan las glorias nacionales.

Anuncios