Oro en los Europeos de 2009 y 2011, plata olímpica en Londres 2012 en la inolvidable final ante USA y sexto puesto en el Mundial 2010 de Turquía. Éste es el balance de Sergio Scariolo al frente de la selección española de Baloncesto. Sucedió al efímero Aíto tras los Juegos de Pekín y su sustituto será su ayudante Juan Antonio Orenga, también seleccionador sub-20 con los que ha obtenido grandes éxitos. Se trata de un relevo natural en una selección con una inercia que le hace luchar por las medallas desde hace más de 14 años.  Exjugador de Estudiantes, Real Madrid y Unicaja, entre otros, fue 128 veces internacional con nuestra selección, conquistando el bronce en el Europeo de 1991. Buen bagaje para hacerse cargo de un grupo ganador pero al que llega la época de vacas flacas. En el Europeo de 2013 probablemente tendrá ya que contar con las bajas de algunos de nuestros mejores jugadores: Felipe Reyes, Pau Gasol y Juan Carlos Navarro. El tiempo todo lo puede, la edad y los problemas físicos solo nos dejan, en principio, la opción del Mundial de 2014 en Madrid para disfrutarlos todos juntos.

A pesar de estos éxitos, Scariolo nunca ha sido muy querido en nuestro país, especialmente por parte de algunos sectores de la prensa, sobre todo por parte de la prensa futbolística, tan acostumbrada a las bravatas y a las tonterías que no encajaban en un deporte tan distinto como el Baloncesto. Ciertamente no es un hombre muy simpático y tampoco se esforzaba en serlo. Tampoco ayudó el que fuera italiano por un mal entendido patriotismo, a pesar de estar casado con una de las mejores jugadoras de baloncesto que ha dado nuestro país, Blanca Ares. Lo importante es destacar su valentía en la toma de decisiones, sin favoritismos, su capacidad de trabajo y su gran variedad de elementos tácticos, sobre todo defensivos. Con su adiós a la selección es muy probable que lo veamos próximamente entrenando algún equipo español cuando termine en Italia. Unicaja y Real Madrid podrán hablar muy bien de él. Con ellos ha ganado títulos importantes.

Anuncios