En el dia de ayer el Parlamento catalán aprobó por 85 votos a favor y 41 en contra, con dos abstenciones, la declaración soberanista por la que pretende iniciar el proceso de separación de España. Votaron a favor Ciu, ERC e Iniciativa y un diputado de las CUP. En contra, PP, Ciudadanos y PSC, aunque con 5 ausencias entre sus parlamentarios. Las dos abstenciones son de miembros de las CUP. Este resultado supone un 63 % de apoyo a la iniciativa, es decir, no ha llegado a la mayoría cualificada de dos tercios que pretendía el President de la Generalitat, Artur Mas, como tampoco consiguió alcanzar la mayoría absoluta en las últimas elecciones tras una nefasta legislatura y campaña.

Los puntos centrales y básicos de la declaración son el reconocimiento de Cataluña como sujeto político soberano y el derecho a decidir.  No por repetir una mentira continuamente pasará a ser verdad. Después de muchos años oyendo lo mismo no es deseable dejar de destacar que los territorios no tienen derechos, los derechos los tienen las personas que viven y trabajan en esos territorios. No existen los llamados derechos colectivos sino los derechos individuales de las personas. Lo mismo sucede cuándo oimos hablar de los ríos andaluces, tal cosa no existe: los ríos pasan por Andalucía, no es que sean andaluces. Por otra parte, esta declaración no supone nada nuevo. A lo largo de estos años se han aprobado otras cinco declaraciones favorables al derecho de autodeterminación y aquí seguimos todos. En esta ocasión se aprueba en un contexto de grave crisis económica y después de un batacazo electoral de Artur Mas tras el que debería haber presentado su dimisión. Por otra parte, derecho a decidir si, pero ¿ de quién?. Porque los mismos que proclaman el derecho a decidir de la nación catalana que dirían si el municipio de Barcelona y el valle de Arán también quisieran ejercer ese derecho, ¿ les dejarían?. Yo creo que no. Quieren el derecho a decidir pero solo ellos, a los que no piensen como ellos nada.

La situación en Cataluña es muy grave. Empresas que se marchan, inestabilidad política y económica, paro, corrupción a gran escala y excursiones a Suiza. Esta misma semana se ha conocido que el déficit de Cataluña en 2012 ha sido del 2, 3 % en lugar del máximo del 1, 5% permitido. Esa desviación será sufragada por el conjunto de España, ese Estado del cual quieren separarse pero que admiten que haga frente a sus deudas a través del Fondo de Liquidez Autonómico. El objetivo oculto, sin duda alguna, es poder conseguir un pacto fiscal y un sistema lo más parecido posible al concierto económico vasco. Actualmente, la comunidad catalana tiene prácticamente cerrado el acceso a los mercados de crédito internacional ya que su deuda está al nivel de bono basura. Pero siempre podrán tirar balones fuera y echar la culpa a España. Ya se sabe como funciona esto. Es democracia si haces lo que yo digo. Si no lo haces eres antidemocrático.

¿ Que ocurrirá a partir de ahora?. En primer lugar los partidos catalanes se enfrentan a otra posible legislatura corta debido a la inestabilidad generada por la huida hacia ninguna parte de Ciu y Artur Mas. La división interna entre Convergencia y Unió es palpable, no paran de tirarse los trastos unos a otros y de ponerse zancadillas pero la sangre no llegará al río. Esta división lleva al fortalecimiento de la opción genuinamente independentista, ERC. Si Mas trata de convertirse en el Mesías de la independencia Oriol Junqueras y ERC son los depositarios de las esencias catalanistas, el original siempre es preferible a la copia. El PSC seguirá rompiéndose un poco más cada dia. En la votación de ayer 5 de sus representantes, entre ellos la exconsejera Marina Geli y el alcalde de Lérida Ángel Ros, se ausentaron de la votación como protesta al voto contrario de su partido a la declaración soberanista. Una vez más, las contradicciones internas del sector nacionalista del PSC empujan en dirección contraria a los intereses de sus votantes, de los que aún les quedan porque otra gran parte ha emigrado a Ciudadanos. En mi opinión, la postura crítica más clara y coherente contra el empuje nacionalista fue la encarnada, precisamente,  por el lider de Ciudadanos, Albert Rivera. Buen discurso con su innegable magnetismo hacia la figura de Durán i Lleida: ” Durán se hospeda en el hotel Palace y preside la comisión bilateral España- Chile, no parece que el señor Durán esté muy oprimido”.

Por último el Partido Popular hizo el discurso lógico de oposición pero como casi siempre de perfil bajo, por si necesitaran en algún momento del futuro, no cercano,  a Ciu para poder gobernar. No se le pueden pedir peras al olmo.

Anuncios