Se habla mucho en estos tiempos de la corrupción de los políticos o de la casta política como si fueran extraterrestres venidos de otra galaxia cuándo son personas que viven entre nosotros y que son elegidos, en una gran parte, por nosotros. De lo que no se habla es de la corrupción moral que hay en la sociedad en general. No sólo corrupción política sino de la llamada sociedad civil. Cómo se va a regenerar este país si desde la cúspide a la base la podredumbre y la miseria moral nos invade. Empezando por la Casa Real con sus elefantes, infantas y Urdangarines hasta el concejal del pueblo más pequeño pasando por sindicatos, asociaciones de empresarios ( gracias Díaz Ferrán), partidos políticos con sus Bárcenas, Pujoles, Filesas y ERES amañados cuándo no partidos políticos directamente criminales como Bildu ( gracias Tribunal Constitucional). Tampoco se trata de vivir en una  República porque si. Prefiero vivir en la Monarquía sueca antes que en la República de Cuba o de Corea del Norte.

En esta semana se ha conocido la destitución de su cargo de director de la fundación IDEAS, perteneciente al PSOE,  de Carlos Mulas. La razón es que su mujer Irene Zoe Alameda ejercía como colaboradora a 3. 000 euros el artículo firmando con el pseudónimo Amy Martin. La clave es que nadie conocía a la tal Amy Martin y su director reconocía que la había visto una sola vez. Un claro ejemplo de amnesia selectiva ya que si no conoces ni a tu propia esposa pues mal camino lleva ese matrimonio. El coste de sus artículos en dos años ha sido de 60. 000 euros en una fundación que se financia con dinero público mediante subvención, concretamente 11 millones de euros en los últimos 4 años. ¿ Cuántos casos como éste, y que no conozcamos, han tenido lugar en nuestro país en los últimos años?. Y lo más importante, ¿ por qué tenemos que financiar con dinero público las fundaciones de los partidos políticos así como muchas películas de cine, aunque nadie vaya a verlas en algunos casos y no lleguen a estrenarse?.

A lo largo de todos estos años el Estado se ha dedicado a freirnos a impuestos de todo tipo y ahogarnos económicamente. Como gran estamento que es sus ingresos provienen en su inmensa mayoría de imposiciones, principalmente vía impuestos, con los que se dedican a este tipo de cosas tan estimulantes y eficaces y a manener su poder coactivo sobre los ciudadanos. Lo más curioso es que gran parte de los que opinan que toda la clase política, sin excepción, es una lacra para la sociedad son los mismos que quieren darle más poder para mantener su nivel de coacción y de vida. Hay un ejemplo muy claro de ello: los movimientos derivados del 15-M y simpatizantes entre sus demandas principales sitúan la nacionalización, o cuándo menos, la existencia de una Banca Pública entre sus principales reivindicaciones. Es lo mismo que poner al zorro a cuidar el gallinero. Esa Banca pública ya ha existido. Las cajas de ahorros han sido uno de los principales agujeros de nuestra economía y han sido directamente gestionadas por intereses políticos de todos los colores: Ayuntamientos, Comunidades Autónomas, sindicatos, asociaciones empresariales. Ejemplos: Narcis Serra, exministro del PSOE, presidente de Caixa Cataluña; Hernández Moltó, exdiputado del PSOE, presidente de Caja Castilla La Mancha; Rodrigo Rato, exvicepresidente con Aznar, presidente de Bankia en un Consejo lleno de viejas glorias y trincones institucionales de todos los colores. Izquierda Unida, PSOE, CCOO, UGT, CEOE y Partido Popular con sus Acebes, Virgilio Zapatero y  Antonio Tirado entre ellos.  Todas esta cajas han sido intervenidas de una manera u otra pero aún así todavía oímos a  diversos grupos demandar más poder para ellos. ¿ Será un nuevo caso de masoquismo o esquizofrenia?.

Otro ejemplo de corrupción moral de nuestra sociedad son las elecciones que hacemos en diversas votaciones. Imputados y personas de dudosa calaña, trayectoria y gestión reciben un importante apoyo de los ciudadanos. Bildu en el País Vasco es un ejemplo de ello. En Córdoba capital tenemos a Rafael Gómez, alias Sandokán. Todos le conocemos, sabemos cómo han funcionado sus negocios y sus acuerdos tanto con la Iglesia a traves de Cajasur, otra Caja intervenida, con el Ayuntamiento en la época de Rosa Aguilar como alcaldesa así como con la Junta de Andalucía con la que llegó a tener un equipo ciclista a medias. Pues este señor se presenta a las elecciones municipales de 2011 y queda segundo recogiendo gran parte del voto de Izquierda Unida, tradicional ganadora,  tras la huida a la Junta y luego como ministra de Rosa Aguilar. En fin, algunas veces tenemos lo que nos merecemos.

Anuncios