Esta semana ha comenzado el juicio de la denominada Operación Puerto. Los acusados lo son por un delito contra la salud pública porque en el año de los hechos, 2006, el dopaje no era delito penal en España. En mayo de 2006 se detiene a varios de los implicados y en el registro de varios inmuebles se hallan alrededor de 200 bolsas congeladas de plasma y glóbulos rojos, así como hormonas de crecimiento, EPO, esteroides y anabolizantes. Hasta llegar al juicio se ha sobreseído en dos ocasiones y vuelto a reabrir entre las protestas de diversos organismos nacionales e internacionales. Uno de los posibles detonadores de la investigación fueron las confesiones del exciclista Jesús Manzano en el diario As en Marzo de 2004, aunque no se trata de una prueba concluyente.  Los imputados en este juicio son los siguientes:

Eufemiano Fuentes: médico especializado en ginecología.  En su juventud fue atleta y tuvo como entrenador a Manuel Pascua, investigado en la Operación Galgo. Empezó trabajando para la Federación de Atletismo y tras diversos rumores sobre sus métodos pasó a dedicarse a equipos ciclistas. Empezó trabajando con el equipo Seat Orbea en 1984 y con el equipo Reynolds de Pedro Delgado que dió positivo en el Tour de Francia de 1988 que ganó. La cuestión es que la sustancia con la que resultó positivo, probenecid, no era doping para la UCI pero sí para el COI. Aún a dia de hoy no se sabe si el doctor Fuentes era médico del equipo en ese Tour como si lo fue en anteriores. En 1990 engrosó parte de las filas del equipo ONCE cuyo director era Manuel Sáiz.  Posteriormente llegó al equipo Kelme dónde trabaja con Vicente Belda y José Ignacio Labarta y cosechando grandes éxtitos: Vueltas a España con Roberto Heras y Aitor González, así como podiums y etapas en el Tour y Vuelta con Santiago Botero, Fernando Escartín y Óscar Sevilla. A pesar de su extenso curriculum también tenía una importante cartera de clientes privados algunos ya conocidos como Ivan Basso, Jan Ulrich, Tyler Hamilton, Michele Scarponi.  En su primera declaración ha confirmado que tenía muchos más clientes además de ciclistas, futbolistas entre ellos. A dia de hoy sigue ejerciendo como ginecólogo en Canarias.

Yolanda Fuentes: hermana de Eufemiano y sucesora suya al frente del equipo médico del grupo Kelme. A su llegada a los Jugados en el día de hoy se ha referido a los periodistas que les esperaban con un apelativo muy cariñoso: “Sois gentuza”.

Vicente Belda:  exciclista, llegó a ser tercero en la Vuelta España de 1981. Director del equipo Kelme/Comunidad Valenciana y del que siempre recordaré su frase en un programa radiofónico durante una Vuelta a España: ” Haremos abanicos subiendo los puertos”. Pues parece que no fue con Red Bull precisamente. Según las investigaciones era uno de los encargados de la logística relacionada con los productos dopantes.  Ha sido director, entre otros, de Roberto Heras, Santiago Botero, Alejandro Valverde, Óscar Sevilla. Uno de sus corredores fue Jesús Manzano que denunció las prácticas dopantes en el seno del equipo.

José Ignacio Labarta:  ayudante de Belda en el equipo Kelme/Comunidad Valenciana. Socio de la trama de dopaje y depositario de sustancias dopantes en su domicilio.

Manuel Sáiz: ex director de los grupos deportivos ONCE y Liberty. Fue detenido en posesión de 60. 000 euros en efectivo y diversas sustancias dopantes. Era uno de los clientes de la red de dopaje. Uno de los directores más laureados de nuestro ciclismo y actualmente miembro del Consejo de Administración del Racing de Santander. Por sus equipos han pasado corredores tan destacados como Alex Zulle, Roberto Heras, Joseba Beloki, Alberto Contador. En una de las bolsas sin identificar aparece la abreviatura A.C que muchos quieren identificar como perteneciente a Alberto Contador pero ésta es una hipótesis sin confirmar. No obstante, declarará en el juicio como testigo.

José Luis Merino Bartres: hematólogo socio del doctor Fuentes. No será juzgado al padecer Alzheimer.

Todos los imputados se enfrentan a una pena de dos años de prisión y dos años de inhabilitación.

A nivel internacional, la sombra de la sospecha del dopaje ha recorrido nuestro deporte y no sólo por los guiñoles de Canal Plus Francia.  Es así, no podemos ocultarlo. Más allá de los Pirineos se tiene la sensación de que España hace muy poco en la lucha contra el dopaje. Esta sensación ha pesado en las últimas decisiones sobre sedes de Juegos Olímpicos, no de forma determinante pero sí que ha contado como un factor negativo.  Además de  la culpabilidad o inocencia de los acusados, lo más importante es la decisión que se va a adoptar respecto de las bolsas de sangre almacenadas como pruebas. La agencia Mundial Antidopaje, AMA, ha reclamado las 200 bolsas de sangre y plasma con el objetivo de investigar a quién pertenecen y poder así abrir expedientes y castigar a sus propietarios, al igual que ocurrió con Alejandro Valverde a traves del CONI, Comité Olímpico Italiano. El juez, en diversas ocasiones, no ha considerado necesario conocer quién se oculta tras esas bolsas de sangre.  Sería una magnifíca oprtunidad para saber quienes son el resto de tramposos que, de momento, han escapado a la Justicia.

Anuncios