El cine español es mayoritariamente de izquierdas. Es un hecho. Algo que no es ni bueno ni malo. Es la opción que éste sector ha elegido. Los demás podemos elegir entre si queremos ver las obras que nuestro cine nos propone, elegir una opción internacional o no elegir ninguna. Lo que no podemos elegir es su financiación. Lo tenemos que pagar sí o sí entre todos incluso en el caso extremo de muchas “obras” que ni siquiera llegan a estrenarse. No podemos elegir si queremos que una parte de nuestros impuestos sean dirigidos a un sector como el cine que, en gran parte, se dedica a insultar a quiénes no piensan como ellos y que, al fin y al cabo, son sus potenciales consumidores. También es digno de mención el doble rasero que exhiben porque siempre esta ira de la que hacen gala va dirigida a Gobiernos del PP pero desaparecen cuándo gobierna el PSOE, su aliado natural. ¿ Por qué esta distinción?.

En primer lugar por un claro ejercicio de memoria selectiva. Un ejemplo es la subida del IVA. Cierto que es una medida profundamente injusta y que no ayuda para salir de la recesión en la que estamos pero no es menos cierto que no es la única subida del IVA en los últimos años. El Gobierno de Zapatero también lo subió y no se armó tanto escándalo en el mundo del cine. Tampoco se arma escándalo cuándo los autónomos han tenido que pagar  250 millones de euros en IVA por facturas que no han cobrado. Ni una sola referencia al escándalo de los ERES en Andalucía, ni al caso Palau, ni a la condena a Unió por el robo de los fondos de formación y empleo. Respecto a los desahucios, en el último trimestre de 2009 y el primero de 2010 hubo más ejecuciones hipotecarias que en el principio de 2012, por poner un ejemplo. ¿ Referencias en las galas de los Goya?. Ninguna.

En segundo lugar por demagogia. Ejemplos en la última gala de los Goya tenemos varios. Candela Peña al recoger su premio denunció que su padre murió sin agua y sin mantas en un hospital. Una denuncia que hizo casi tres años después de que sucediera, sin haber realizado ninguna reclamación anteriormente y denunciando los hechos en Madrid cuándo su padre falleció en un hospital en Cataluña, en un hospital de San Lorenzo de Viladecans. Ya se han encargado la dirección del hospital y los sindicatos en proclamar que esa denuncia es lisa y llanamente mentira. Podría haber pedido que se destinara menos dinero para las embajadas catalanas en el extranjero y destinarlo a las mantas que, según ella, faltan pero no lo hizo. Extraña, sobre todo, porque es la misma actriz que se atrevió a realizar un discurso de aceptación de un premio,hace pocas semanas, en los premios Gaudí catalanes en castellano. Hubiera sido el sitio más adecuado para denuciar esa situación. Lástima que a los insultos que recibió haya respondido ahora con una mentira tan flagrante. Más. El discurso, por llamarlo de alguna manera, de Maribel Verdú. Textualmente: ” Me gustaría dedicar este premio a toda esa gente que ha perdido sus casa, sus ilusiones, por culpa de un sistema quebrado, obsoleto, que permite robar a los pobres para dárselo a los ricos”. No se refería a las subvenciones que ellos reciben de los pobres asalariados a los que se machaca a impuestos para darle recursos al cine para realizar sus películas, no. Desde su impresionante vestido se le olvidó comentar el anuncio televisivo que hizo con UCI, Unión de créditos hipotecarios formado por Santander y BNP Paribas y que le reportó, estoy seguro, un importante beneficio económico junto con otros como El Corte Inglés y la Wii. Eso no es malo, se le paga por un retorno de rentabilidad que la empresa que la contrata espera conseguir gracias a ella. Hipocresía en estado puro. Pero parece que eso sólo funciona para ella. Es un ejemplo claro de discurso antisistema pero formando parte importante del sistema. Una pena porque parecía una mujer inteligente.

Más ejemplos. La demagogia con la sanidad pública. Los Bardem con la pegatina a favor de la sanidad pública. Luego, eso sí, reservamos una planta de un hospital privado en USA para que Penélope Cruz pueda dar a luz tranquilamente y en un ambiente apacible y de lujo.

No se trata de que los actores digan amén a todo y no protesten ante lo que crean oprtuno y tienen muchas razones para quejarse como las tenemos el resto de ciudadanos. La crítica es algo muy necesario y saludable sobre todo contra los Gobiernos. Medidas como la subida del IVA y la piratería desbordada, España es líder de tráfico de datos en Mega de Kim Dotcom, hacen mucho daño al cine. Pero si el ciudadano medio tiene que sacrificarse y pagar esa subida, ¿ por qué ellos iban a ser menos?. Es muy fácil hacer discursos a favor de los pobres y en contra del sistema cuándo son los pobres los que financian tu negocio y ellos, mientras,  embutidos en trajes carísimo de Dior y Versace mientras beben el mejor champán posible rodedados de joyas carísimas( y lo que no vemos).

Anuncios