Con el paso del tiempo muchos dirigentes de Izquierda Unida empiezan a quitarse la careta al hablar de sus objetivos y ambiciones, tanto personales como a nivel de organización.  Hace muchos años podrías estar no de acuerdo con los planteamientos llamados progresistas, aunque nunca podré entender porque los comunistas siguen siendo considerados progresistas, pero tenían un importante bagaje intelectual. Ahora no, muchas veces da pena escuchar muchos de esos planteamientos porque rozan un nivel muy básico de comunicación. Compartido también por buena parte del arco del PP en España, sobre todo de los dirigentes salidos de Nuevas Generaciones.  Eso si, hay un recurso que nunca falla: si pierden una discusión o no convencen a nadie con sus planteamientos siempre te dirán que no lo has entendido ( es decir, que eres tonto) o que eres un facha o fascista ( el insulto directamente). Viene a cuento esta reflexión por las manifestaciones de dirigentes de IU, sobre todo a nivel andaluz, relativas a  su admiración por Chávez y del régimen bolivariano y su logros, ahora que el gran líder ha fallecido, como todos sabemos asesinado por los USA que son muy malos ellos.

El referente lo marca José Antonio Castro, portavoz de IU en el Parlamento andaluz. Sus declaraciones textuales fueron las siguientes: “Nos gustaría implantar el socialismo del siglo XXI” y ” muchas de las medidas adoptadas en Venezuela por Hugo Chávez son trasladables a España“. Me imagino que no se referirá al cierre de las emisoras y canales discrepantes con el régimen, a las medidas económicas que provocan una inflación actual del 25%, al apoyo explícito a movimientos terroristas como ETA o las FARC colombianas o que el país está en los últimos puestos de transparencia o libertad de información y económica. Tampoco entró en el detalle de que medidas quiere implantar salvo en lo referente a la política económica y que promueve el dominio del sector público en los sectores estratégicos, en el caso de Venezuela el petróleo. Es la misma política que ha conseguido que su principal recurso produzca la mitad de sus capacidad por su nacionalización de la industria petrolera. Otro referente: Ignacio García. Vicepresidente del Parlamento andaluz. El que fue presidente de la esperpéntica comisión de los ERES. ” ¿Alguien piensa que nuestro sistema de democracia formalista es mucho mejor que lo de Venezuela?”. Pues si parece que hay mucha gente que lo piensa. Para empezar el 88% de los votantes en las últimas elecciones andaluzas y el 93% de los votantes de las últimas elecciones generales. Cayo Lara, coordinador general de IU, reflejó muy bien el pensamiento de su organización. ” Hay que conquistar en las calles lo que de alguna manera no podemos hacer en el Parlamento“. Si no me gusta lo que vota la mayoría, pues a tratar de derribarlo. Para los que aún defienden los logros del chavismo, un gran resumen de Juan Ramón Rallo con una ironía muy fina en el siguiente enlace. Sólo datos, fáciles de entender. Por último, Diego Valderas. ” Cualquier persona con dos dedos de frente” debería compartir las reflexiones de Castro. ” Yo creo tener dos dedos de frente”. No sé. Si él lo cree me alegro. Pero tiene como diputado de su grupo a Sánchez Gordillo. A lo mejor no los tiene.

En la actualidad Izquierda Unida en Andalucía cuenta con 12 diputados y dos consejeros y un Vicepresidente de la Junta de Andalucía, Diego Valderas. A pesar de haber doblado los escaños conseguidos en la legislatura anterior quedan muy lejos de los 20 diputados obtenidos en 1994 con Luis Carlos Rejón como candidato. Pero nunca hasta ahora han tenido tanto poder institucional y una influencia tan directa sobre el presupuesto de la comunidad, llegando a manejar e influir sobre cientos de millones de euros. Ha tenido que esperar a que ganara el PP de Javier Arenas sin mayoría absoluta y que perdiera el PSOE sus primeras elecciones autonómicas para poder entrar en el Gobierno andaluz. Su poder municipal tampoco ha mejorado mucho debido a la catastrófica derrota de las elecciones municpales de 2011 en el Ayuntamiento de Córdoba que era la única capital de provincia con alcalde de IU. Gracias a la espantada de Rosa Aguilar perdieron más de la mitad de sus concejales y votos que fueron a parar a Rafael Gómez, Sandokán, imputado en diversos casos. Populismo por populismo. El camino de Izquierda Unida nunca ha sido fácil. Lo que se espera de ella es que apoye sin fisuras al PSOE cuándo éste necesite sus votos. Sólo Julio Anguita se apartó de ese camino y ya sabemos lo que se decía sobre él en los medios afines al PSOE. Como poco que era un iluminado , los guiñoles de Canal Plus comparándolo con Don Quijote por no querer pactar con el Partido Socialista, y otras veces recurriendo directamente a la mentira diciendo de él que no era comunista sino falangista. Siempre ha sido una persona que me ha caído muy bien Don Julio aunque tengamos ideas opuestas y no coincida con él en nada salvo el discurso moral en los casos de corrupción, pero era de los pocos políticos con los que te cruzas por la calle y que lo ves sentado al lado tuya en una mesa de una cafetería. Muchos deberían aprender de él como persona. Para dogmatismos ideológicos siempre hay muchos candidatos.

En estas cabezas nos encontramos. Un bipartito PSOE-IU con Griñán de Presidente y Valderas de segundo. El mismo Griñán que en 2010 en una respuesta parlamentaria a Diego Valderas y al proponer éste que siguiera el ejemplo de un país latinoamericano, refiriéndose a Chávez, le contestó: ” ¿Se refiere a Brasil, verdad?. Porque si se refiere a Venezuela, aviados vamos“. El mismo Griñan que ahora alaba algunos de los logros del chavismo. No puede extrañarnos que con esa admiración del bipartito Andalucía sea una de las 4 comunidades que no cumple con sus compromisos económicos y financieros.

Anuncios