En los últimos dias y horas asistimos a un nuevo incremento de la tensión entre las dos Coreas ante las amenazas de Corea del Norte contra Estados Unidos y Corea del Sur. El actual lider Kim Jong-un, uno de los pocos obesos de un país en que la gente se muere de hambre, ha declarado que las relaciones entre Norte y Sur entran en estado de guerra y que sus misiles están preparados para atacar a su vecino y a las bases norteamericanas en el Pacífico, básicamente Hawai y Guam. La prueba nuclear realizada en Febrero por el régimen norcoreano y los movimientos de tropas y vehículos detectados en las últimas horas de las unidades de misiles se encuadran dentro de esta escalada belicista. Nada nuevo en cualquier caso. A lo largo de los últimos 20 años los líderes norcoreanos de la dinastía comunista han utilizado una estrategia provocativa como medio para conseguir fines más inmediatos como petróleo y comida para evitar la hambruna colectiva que ellos mismos provocan sobre su población. Un país hermético y totalitario en el que prima el culto al líder y en el que el régimen oprime a sus ciudadanos.

Junto con Alemania, Corea del Norte es el mejor ejemplo de las diferencias entre el mundo comunista y el mundo capitalista. En las últimas décadas Corea del Sur se ha convertido en una de las principales economías del mundo con un altísimo nivel de especialización tecnológica mientras que el régimen norcoreano ha sumido a su pueblo en una pobreza absoluta, castigada sistemáticamente por hambrunas que han supuesto la muerte directa de cientos de miles de personas, siendo especialmente devastadoras las ocurridas a mediados de los años 90. Corea del Sur se sitúa en el puesto 40 en PIB per capita mientras que Corea del Norte está en el puesto 195.  En Producto Interior Bruto el vecino del Sur asciende hasta la posición número 12. Mismo país, misma historia, economía y costumbres hasta la llegada del comunismo al norte lo que le ha supuesto quedarse anclado en el desarrrollo de la historia.

El principio de la división coreana hay que situarlo en la Segunda Guerra Mundial. La invasión japonesa de Corea a principios del siglo XX se fue consolidando y no fue hasta la derrota japonesa ante los Estados Unidos cuando abandonaron el país. La URSS y Estados Unidos se hicieron cargo de la región como potencias triunfantes de la Guerra e impusieron sus sistemas. Socialismo en la parte dominada por la URSS y capitalismo y libertad en el resto. El límite entre ambos se estableció en el paralelo 38. Mediante acuerdo con la ONU ambas potencias retiraron sus tropas y se preveía la celebración de elecciones, pero sólo se celebraron en el Sur. De esta forma hay dos Gobiernos distintos, uno con dominio sobre el Norte y otro sobre el Sur. Las tensiones entre ambos aumentan hasta que se inicia la Guerra de Corea en Junio de 1950 con la invasión de Corea del Sur por parte del vecino del Norte. Primer capítulo directo de la Guerra Fría. Stalin fue cauteloso y se sirvió en el conflicto de la China de Mao para no tener que intervenir directamente y provocar a Estados Unidos. Ayuda material que supuso una rápida incursión de Corea del Norte y la expulsión al Sur de sus rivales, perdiendo Seúl, hasta el contraataque lanzado por Estados Unidos y las fuerzas de la ONU. La doctrina Truman de luchar contra el comunismo en cualquier sitio se impuso al tradicional aislacionismo norteamericano, muy tocado ya tras la intervención en la II Guerra Mundial. En Julio de 1953 se firmó el armisticio que sigue vigente a dia de hoy.

Ésa es una de las claves. Las dos Coreas siguen técnicamente en Guerra. A la firma del armisticio no siguió un tratado de paz que delimitara los acuerdos de convivencia. De hecho, siguen en guerra, nunca han dejado de estarlo. Corea del Norte es un país empobrecido con un régimen criminal, un sistema de propaganda a mayor gloria del lider, la libertad brilla por su ausencia y cuenta aún hoy en dia con numerosos campos de concentración para los disidentes. Hay hambrunas periódicas, un sistema de partido único y la paradoja de una dinastía comunista hereditaria: el actual lider es nieto del fundador e hijo del anterior Jefe de Estado. Al igual que en Cuba la desaparición de la URSS hundió la economía y la mejor forma que encontró Corea del Norte para hallar su lugar en el mundo fue desarrollar tecnología nuclear con la que poder chantajear a sus vecinos y adversarios, convirtiéndose China en prácticamente su único aliado. Ésta es la principal razón del poder del Ejército en el país, la única fuente de poder. Cuba es el mito de la izquierda. Corea del Norte no es el mito de nadie, ni tan siquiera de sus pobres ciudadanos.

En un país tan hermético y cerrado para los extranjeros lo más difícil de saber en las actuales circunstancias es si se trata de un órdago en toda regla o simplemente una estratagema(como parece) para reafirmar el liderazgo de Kim Jongun y evitar una lucha interna dentro del partido que, naturalmente, desconocemos si ocurre. Es lo que tiene las sociedades cerradas, que no tienen las libertades más básicas.

Anuncios