Mañana 1 de Abril se conmemora el 20 aniversario de la muerte del padre del actual Rey, Don Juan de Borbón. Padre e hijo de Rey que no pudo llegar a reinar nunca debido a esas vicisitudes de la historia y la política que tantas veces se producen. Nació en el Palacio Real de la Granja de San Ildefonso en Segovia y tenía dos hermanos mayores que él que renunciaron a sus derechos dinásticos por diversas causas, uno por ser sordomudo y otro por ser hemofílico. Toda la vida de Don Juan está marcada por la tragedia y los disgustos, tanto políticos como personales. Junto a su padre y familia tuvo que salir de España a escondidas y abandonado por sus partidarios al proclamarse la II República el 14 de Abril de 1931. A partir de ahi empieza una larga vida marcada por el exilio y la lucha por el restablecimiento de la Monarquía en España.

Empresa difícil la restauración de la Monarquía. La Guerra Civil no supuso una lucha entre partidarios de la República y de la Monarquía exclusivamente. De hecho algunos de los principales sublevados dentro del Ejército eran republicanos como Queipo de Llano y Cabanellas. En España ocurrió lo que en gran parte de Europa: enfrentamiento entre dos ideologías excluyentes y antagónicas como eran el fascismo y el comunismo/socialismo. Bando rebelde apoyado por Alemania e Italia, Hitler y Mussolini, y bando republicano apoyado por la Unión Soviética, Stalin. Menuda reunión de demócratas. Los republicanos españoles liderados, principalmente, por Manuel Azaña quedaron arrinconados por los revolucionarios y los liberales no existían apenas. Don Juan intenta alistarse en el bando nacional para combatir pero Franco y el general Mola se lo impiden. Se trata del primer intento de Don Juan de posicionarse de cara al futuro en un momento de lucha fraticida entre españoles.

Franco sí era monárquico pero no era partidario de una Monarquía integradora o que supusiera la reconciliación entre todos los españoles. Quería una Monarquía del Movimiento que prolongora el resultado de la Guerra Civil, con vencedores y vencidos y con él como una especie de regente y controlando todo el proceso. Nada de libertad. Don Juan después de sus coqueteos con el fascismo se dirige hacia una visión de la Monarquía como superadora de la Guerra Civil y en la que todos los españoles pudieran vivir en paz y sus derechos más básicos fueran reconocidos y no pisoteados. Con el final de la II Guerra Mundial y la derrota de Hitler y Alemania, Franco queda aislado internacionalmente y Don Juan se acerca a los aliados con el fin de que impongan la retirada de Franco, con la fuerza si fuera preciso, y su vuelta como Rey. Los aliados no querían a Franco por su alianza anterior con Hitler pero tampoco querían intervenir militarmente para desalojarlo del poder. djuan2 Por dos causas principales: querían que fueran los propios españoles quienes expulsaran a Franco y tenían miedo a una posible influencia y dominio de la Unión Soviética en la Península. El influjo de la Guerra Fría. Se convierte Don Juan en el único enemigo con el que Franco tuvo realmente miedo de perder su poder.

De esta manera comienza una época muy oscura en la vida de Don Juan. Exiliado ya en Estoril con sus colaboradores más cercanos pero sin esperanzas de poder reinar en un futuro próximo. En contra de la mayoría de sus partidarios, como los exministros Gil Robles y Pedro Sáinz Rodríguez así como Vegas Latapié, decide enviar a sus hijos a estudiar a España en una jugada maestra pero a largo plazo. Quiere que estudien y vivan en España para que dejen de ser extranjeros en su propio país y para mantener viva la llama de la Monarquía en el interior de España. Franco los acoge con alegría porque ve la oportunidad de tener una Monarquía hecha a su imagen y semejanza y aquí se produce la gran paradoja. A pesar del aparente enfrentamiento entre Don Juan y su hijo Don Juan Carlos hay una línea de entendimiento en el objetivo final: restablecer la Monarquía y conseguir la superación de la Guerra civil entre españoles con el establecimiento de una democracia plural homologable con el resto de países europeos de nuestro entorno. Don Juan Carlos quedó como el gran mudo de la política española sin poder expresar abiertamente sus planes de futuro por el temor, completamente fundado, de que Franco eligiera su primo Alfonso como heredero. El resultado final ya lo sabemos. Franco hizo saltar el orden dinástico porque no quería a Don Juan como Rey, nunca lo quiso. Don Juan ganó la apuesta pero no pudo reinar, tuvo que hacerlo a través de su hijo. Vio trinufar sus ideas pero en la persona de su hijo.

Una vez celebradas las primera elecciones democráticas en Junio de 1977 Don juan renuncia a sus derechos dinásticos en una sencilla ceremonia a la que no acude Adolfo Suárez, Presidente del Gobierno. Posteriormente vinieron los reconocimientos y el tratamiento de Rey pero solo a su muerte. Ganó la Guerra pero perdió todas sus batallas.

Anuncios