Mucho antes de Arroyo, Pedro Delgado, Miguel Indurain y Alberto Contador existió un ciclista llamado Miguel Poblet el cual ha fallecido en el día de hoy. En España parece que antes de Bahamontes no ha existido ningún otro ciclista y menos del perfil tan atípico de Poblet. Un sprinter en tierra de escaladores y pionero en las clásicas de un día tan denostadas habitualmente en el ciclismo español. Nuestro ciclismo se ha caracterizado por buscar las clasificaciones generales de las grandes rondas por encima de las victorias parciales. Parece que era más rentable quedar entre los diez primeros que ganar alguna etapa individual cuándo en muchas ocasiones no es cierto, se puede alcanzar mucha más relevancia con esas victorias en etapas que una buena clasificación general.

En un país lastrado todavía por las secuelas de la Guerra Civil tanto en la economía como en la sociedad y con unas inexistentes estructuras deportivas en una época marcada todavía por el hambre surgió de la localidad de Montcada i Reixac nuestro primer gran hombre en el ciclismo. Un hombre predestinado para ser escalador y que llegó a ganar tres campeonatos de España de montaña pero que se adaptó mucho mejor a la búsqueda de victorias parciales. Un palmarés envidiable que se puede resumir a grandes rasgos en:

20 etapas ganadas en el Giro de Italia

3 etapas en la Vuelta a España y 3 etapas en el Tour de Francia. Fue el primer español en vestir el maillot amarillo en el Tour, 1955, y el primer  ciclista en obtener victorias de etapa en las tres grandes carreras por etapas del calendario.

2 victorias en la Milán San Remo, la clásica por excelencia, alos 1957 y 1959. Sólo hay que recordar que la siguiente victoria española en esta gran carrera fue la de Oscar Freire en 2004, más de 40 años después.

Tenía Miguel Poblet aire de pionero. Ganó la primera etapa de su primera participacion en el Tour de Francia, 1955. Al igual que Freire mucho más tarde emigró fuera de España para hacerse un nombre y seguir creciendo. Como un jornalero del ciclismo se marchó a Francia y luego a Italia dónde se hizo muy querido por la afición. No es lo único en lo que coinciden. A diferencia de velocistas más corpulentos ellos no tenían un equipo locomotora que los lanzara. Sus victorias se basaban más en la audacia y en la colocación unidos a una potencia final enorme. Esconderse del viento y no aparecer hasta los metros finales y con enorme golpe de riñones sorprender a los demás sin que les de tiempo a reaccionar. Astucia en estado sumo. Este año se ha retirado Freire y fallece Miguel Poblet.  Lamentablemente España no es como otros países que cuidan a sus leyendas deportivas. No se cuidan los recuerdos de nuestros antepasados deportivos y eso duele. En otro país Poblet tendría estatuas por muchos sitios y sería ampliamente reconocido. ¿ Podríamos decir aquí lo mismo?.

Anuncios