Artículo 33 de la Constitución. “Se reconoce el derecho a la propiedad privada y a la herencia“. El derecho a la propiedad es uno de los principios más sagrados de las sociedades libres junto con la libertad de expresión e información. No es casualidad que los sistemas autoritarios destruyan sistemáticamente estos principios, ya sea al mismo tiempo o progresivamente. De derechas o de izquierdas. Totalitarios o autoritarios. Ya sé que es mucho pedir pero no podemos extrañarnos de algunas cosas que ocurren en España cuándo tenemos algunos gobernantes que se proclaman admiradores de sistemas autoritarios como el régimen bolivariano de Venezuela encarnado en Hugo Chávez y ahora en Nicolás Maduro. Lo normal es que una persona tienda a imitar a sus ídolos.

Esta reflexión viene a cuento del decreto aprobado ayer por la Junta de Andalucía en el que se proclama la expropiación temporal de viviendas que vayan a ser objeto de desahucio y, por otro lado, imponen un duro régimen sancionador para bancos e inmobiliarias que posean viviendas vacías. Éste es el ambicioso plan de Elena Cortés, consejera de Fomento y Vivienda de la Junta de Andalucía y que pertenece a Izquierda Unida. El decreto es carne de recurso al Tribunal Consticuional al constituir una intolerable intromisión en el derecho a la propiedad privada. ¿ Quién es ningún Gobierno, ya sea autonómico, local o central para intervenir una propiedad privada de esta manera?. Porque, además, se trata de un Decreto bastante confuso. La expropiación temporal es por tres años: si pasado ese tiempo todo sigue igual, ¿qué ocurre?. ¿ Se queda la Junta de Andalucía con esa vivienda, se la devuelve al Banco?.  ¿ O se las entregan gratis a sus anteriores inquilinos?. Nada de eso se dice. Y una cuestión más importante. Que hace la Junta con sus miles de viviendas vacías. ¿ Se va a expropiar a sí misma?.

La otra parte del Decreto es la que afecta a las sanciones a Banco e inmobiliarias por tener viviendas vacías. Afectaría solamente a personas jurídicas, no físicas. Supongamos que una vivienda está vacía pero en disposición de comprarse o alquilarse por cualquiera pero la agencia inmobiliaria no consigue venderla o alquilarla, sobre todo en las actuales circunstancias. ¿Entra dentro de los supuestos de la expropiación?. ¿ O también la Junta va a obligar a las inmobiliarias a poner un preido determinado a las viviendas?.

¿ Quién es Elena Cortés?. Perteneciente al sector duro del Partido Comunista de Andalucía ha sido concejal en el Ayuntamiento de Córdoba entre 2003 y 2011 y portavoz de Izquierda Unida en la Diputación de Córdoba. Fuera de Córdoba no era conocida antes de ser consejera de la Junta de Andalucía pero con sus actuaciones y manifestaciones está empezando a ser reconocida a nivel andaluz, lástima que no sea por defender la libertad. Vamos a repasar algunos datos, creo que importantes, de su trayectoria:

– Se ha manifestado recientemente a favor de los escraches a políticos y proclamó que si no fuera consejera participaría en ellos. Es una pena que sea consejera y no pueda acosar a políticos porque así nos dejaría a los ciudadanos en paz y no tendríamos que soportar su aversión a la libertad. Al menos ella tiene la seguridad de que ante su casa no van a protestar. Los aliados no se pelean entre sí.

– También se posicionó en contra de las ayudas a los bancos y cajas con el dinero de los españoles. Eso me parece muy correcto. Pero que lo diga ella que fue consejera de la Asamblea General de Cajasur entre 2005 y 2010 es de tener mucha caradura política. Hay que recordar que Cajasur, entidad fundada por la Iglesia y con una importante representación del Ayuntamiento cordobés y la Diputación, fue intervenida por el Estado por sus graves problemas de solvencia y mala gestión. En los 5 años que perteneció a la Asamblea de Cajasur se celebraron trece asambleas que contaron con una participación del 95% de sus consejeros cobrando por su asistencia 300 euros. Consejos en los que en la mayoría de las ocasiones se aprobaban los acuerdos por unanimidad. Entre 2007 y 2010 se produjeron en Córdoba 3.330 ejecuciones hipotecarias por impago a los bancos. Cajasur tenía una cuota de mercado de alrededor del 60% y le correspondió muchas de ellas. ¿ Se quejó Elena Cortés?. No, ni una manifestación en contra ni acoso a diputados y ni siquiera una mención para cambiar las normas hipotecarias. Eso se llama hipocresía. A lo mejor su silencio obedecía al hecho de que Izquierda Unida y el Partido Comunista obtuvieron créditos de Cajasur por 2 millones de euros que no devolvieron. No predica precisamente con el ejemplo.

– Tiene una faceta intolerante con las creencias y libertades de los demás cuando no le gustan. El domingo de Ramos de 2008 al paso de una procesión por su domicilio ella y sus amigos hicieron sonar de forma estridente una sirena junto con una pancarta en la que había escrito NO. Al quite salió la alcaldesa Rosa Aguilar que le exigió disculpas públicas al no tener intención de hacerlo. Fue en la temporada en que Rosa Aguilar reconoció que en las últimas elecciones generales había votado al PSOE para el Senado, aún perteneciendo todavía a IU.  Cortés explicó que no pensaba hablar ni de bocinas ni de votos. Esa exigencia formaba parte del soterrado enfrentamiento entre Rosa Aguilar y su entorno contra el núcleo duro del Partido Comunista Andaluz, PCA, al que pertenece Elena Cortés.

– Su escaso respeto a la propiedad privada no es algo nuevo. Ya lo reflejó en su apoyo a Sánchez Gordillo en su época  de coacciones y asaltos a supermercados en los que robaron alimentos. La consejera piensa que llevarse 200 euros de comida sin pagarlos no es un robo. Tiene razón , puede considerarse un hurto. Esta claridad para distinguir entre una falta y un delito espero que la demuestre el resto de los días que le queden en el cargo, pero no espero milagros.

– En 2002 la Junta liderada por sus ahora socios de Gobierno aprobó una norma para ubicar en determinados puntos de las ciudades a las concentraciones de jóvenes que se reunían para beber alcohol, los conocidos botellódromos. Cualquiera que visitara Córdoba por aquéllos años se quedaría sorprendido por la cantidad de gente que llegaba a reunirse aunque sin llegar al extremo de Granada y Sevilla. Pues bien, Elena Cortés junto con el PCA se opuso a la medida protestando en un botellón, por supuesto. Por lo menos no llegó al extremo de su compañera Ana Morales que directamente pidió a los afectados por los ruidos, principalmente del barrio de Ciudad Jardín, que se mudaran. La alcaldesa Rosa Aguilar rechazó esas protestas.

A pesar de su enfrentamiento con Rosa Aguilar mientras compartieron Gobierno en el Ayuntamiento de Córdoba parece que llevan carreras paralelas en Andalucía. Elena Cortés es consejera del mismo departamento que ocupó Rosa Aguilar cuando abandonó el Ayuntamiento de Córdoba y fue a la Junta antes de ser nombrada ministra por Zapatero en un caso que bordeaba el transfugismo institucional. Rosa Aguilar representa el populismo y es mucho más dúctil. Elena Cortés representa el ala dura del PCA, junto con José Manuel Mariscal, diputado andaluz, y los hermanos Centella. Pero representar el ala dura del PCA no le impide disfrutar de los privilegios de la política y de su beneficio económico y social así como tener una doble vara de medir los hechos, según esté ella implicada o no. Lo peor de todo es la influencia y posición de poder que este tipo de personas tiene sobre los demás.

Anuncios