Se llegó al quinto partido de la final de Liga entre Real Madrid y Barcelona. 20 años después celebró el Madrid un título de Liga ante su afición y 6 años después del último título liguero. En ambos mismo MVP: Felipe Reyes. En ese intervalo de tiempo sólo 3 campeonatos ligueros conquistados: el ganado en el año 2000 en el último partido en el Palau dónde Djordjevic consumó su venganza contra Aíto, en el año 2005 con la impresionante remontada en el quinto partido en casa del TAU, 8 puntos en 50 segundos, rematada con el triple final de Alberto Herreros y la de 2007 también ante el Barcelona con Felipe Reyes como gran protagonista. Muy pocos títulos para la sección de baloncesto madridista,, muy maltratada desde mediados de los años 90.

Ha ganado el mejor equipo de la liga regular y su apuesta por un juego rápido y alegre que solo ha podido mostrar con cuentagotas ante el Barca durante la final. A pesar de perder, el Barcelona ha marcado el ritmo de los partidos con su juego estático, posicional junto a una defensa muy sólida( esa zona que tanto se le ha atragantado al Madrid) y solo cuándo el Madrid ha podido correr, ha marcado diferencias. Buena prueba de ello son las continuas oscilaciones en el marcador del último partido de anoche: estirones del Madrid de 10 y hasta 17 puntos contrarrestados eficazmente por los barcelonistas. Un Barca disminuido por las largas ausencias de Jawai y Pete Mickeal unidas a la de Juan Carlos Navarro y su presencia testimonial en el partido definitivo. El carácter y el orgullo le permitieron llegar con opciones de victoria a los últimos minutos. El desgaste físico del año les pasó factura ante el poderío físico y el juego coral del Madrid encarnados en el último partido por Rudy Fernández, Darden y Felipe Reyes.

Una victoria muy importante para Pablo Laso que sale reforzado con este título. Supuesto entrenador de transición cuándo llegó para corregir el desastre heredado de Ettore Messina, ha convertido a un equipo perdedor en ganador con su apuesta por el buen baloncesto y un juego vistoso que ha devuelto la alegría a las gradas. Tres títulos en dos años( Copa, Supercopa y Liga junto a la final europea) refuerzan su labor . No obstante se antojan algunas medidas necesarias para poder seguir optando a los títulos. La primera es la presencia de un pivot dominante. Begic ha mejorado en la recta final de la temporada y ha cumplido en la final pero se necesita alguien más determinante en la zona, sobre todo para competir en Europa. Mirotic debe aún madurar un poco más para convertirse en uno de los lideres del equipo( calidad le sobra) y corregir la irregularidad que ha exhibido en la final: solo ha sido decisivo en el final del tercer partido y se antoja poco para el mejor jugador de  la liga regular. Jayce Carroll ha estado desaparecido en toda la eliminatoria salvo en el inicio del quinto partido y ha sido anulado por una excepcional defensa de Brad Oleson. Y el misterio de Carlos Suárez: participando solo en el primer cuarto de los partidos de la final e inédito en el último. Entre lo positivo inesperado: el magnífico rendimiento de Darden. En el juego trabado y alejado de la vistosidad practicada por el Real Madrid a lo largo de la temporada un nombre: Felipe Reyes, capitán y curtido perfectamente en ese tipo de juego.

El Barcelona, en cambio, ha notado las ausencias de Jawai y Mickeal. Su defensa es la que le ha permitido llegar hasta el final y ha conseguido eliminar el acierto exterior de Rudy Fernández, 1-21 en triples en la final, y Carroll. El mejor ataque de la Liga regular con 87 puntos de media sólo ha logrado en la final una media de 73 ante la defensa del Barca. Ése ha sido el gran acierto de Xavi Pascual y su equipo. Pero no ha sido suficiente. Marcelinho Huertas no ha rendido al nivel esperado y especialmente desafortunada ha sido su actuación en el quinto partido con dos pérdidas de balón inexplicables y decisivas. No ha sido el director de juego que necesitaba su equipo y ha perdido muchos minutos juego en la rotación debido a su actuación. Ante Tomic: buenos número en general pero solo decisivo en el cuarto partido, no pudo en muchos momentos con Reyes. Lorbek, uno de los mejores 4 de Europa, ha llegado al tramo final de temporada muy mermado por las lesiones y anoche solo Joe Ingles y Jasikevicius han respondido en el ataque. Actuación espectacular del lituano como el viejo rockero y agitador que es: con pocas piernas pero con unas manos y un tiro de genio.

Anuncios