El próximo 29 de Diciembre deberían celebrarse elecciones primarias en Andalucía para elegir el candidato a las elecciones autonómicas. Ese día se elegirá a Susana Díaz, actual consejera de Presidencia, como heredera no solo de Griñán al frente de la Junta de Andalucía sino como heredera de todo un sistema politico perfectamente engrasado tras 30 años de dominio socialista ininterrumpido. No tengo ninguna duda de que será la próxima Presidenta de la Junta de Andalucía incluso antes de celebrarse las próximas elecciones, que serán anticipadas, porque Griñán no agotará la legislatura. Las causas son varias. La principal, además del cansancio personal, es la instrucción del escándalo de los EREs con su doble implicación como consejero de Hacienda y Presidente de la Junta: responsabilidad política como poco. Su futuro: no hay que descartar su llegada a Madrid como senador designado por el Parlamento andaluz, con lo que seguiría siendo aforado, y su imputación por la juez Alaya en el caso de los EREs y su elevación al Tribunal Supremo.

Susana Díaz se presentó en el acto de proclamación de su candidatura a las primarias como la candidata de la rebeldía. Un repaso a su trayectoria nos muestra que es una rebeldia muy sui generis. Es una profesional de la política. No ha tenido trabajo remunerado fuera de la política o del PSOE y tampoco ha cotizado ni un solo dia a la Seguridad Social fuera del ámbito de la política. Es licenciada en Derecho tras 10 años de carrera. No es un caso único dentro del PSOE andaluz. Ahí tenemos a Mario Jiménez, portavoz parlamentario, que no tiene estudios más allá de los básicos y Rafael Velasco, vicesecreatario general del PSOE andaluz, que tuvo que dimitir por el escándalo de las subvenciones a la empresa de su mujer.

La trayectoria de Susana Díaz ha sido siempre ascendente dentro del partido. Ni un paso atrás. Consolidar y avanzar. Empezó como militante de base en la grupación sevillana de Triana- Los Remedios hasta llegar a secretaria de organización de las Juventudes Socialistas de Andalucía pasando por el Consejo Andaluz de la Juventud. Concejal en el Ayuntamiento de Sevilla entre 1999 y 2003 con Alfredo Sánchez Monteseirin como alcalde desempeñando los cargos de Juventud y Empleo y de Recursos Humanos. En 2004 da el salto al Congreso de los Diputados y ocupa un escaño por Sevilla. En 2008 vuelve a territorio andaluz como diputada al Parlamento y se hace con el control de la secretaría de orgniazción del PSOE sevillano al apoyar a Jose Antonio Viera, uno de los consejeros de Empleo de la Junta que peor ruta judicial tiene, frente a José Caballos, su antigüo protector. También fue senadora designada por el Parlamento andaluz entre 2011 y 2012. Griñán la elige como secretaria de organización en 2010 y ahí es dónde arranca su último peldaño en el ascenso al poder con el control del PSOE andaluz, no completo pero si mayoritario. Su único error de cálculo hasta ahora: su apuesta por Carmen Chacón en lugar de Rubalcaba. Un error que todavía puede no ser definitivo. Desde las últimas elecciones autonómicas es consejera de Presidencia y la verdadera Vicepresidenta del Gobierno Andaluz por encima del real Diego Valderas.

En toda esta trayectoria: ¿ dónde está la rebeldía?. No se ve. Lo que sí se ve es una política ambiciosa, lo cual es bueno aunque muchos lo puedan criticar, que ha ido escalando peldaño a peldaño dentro del PSOE andaluz. No se puede ser blando para ascender en un partido dónde, generalmente, el cruce de navajazos es bastante habitual. Decíamos al principio que las primarias deberían celebrarse el 29 de Julio. Lo más probable es que no lleguen a celebrarse por no conseguir el resto de precandidatos los avales necesarios, casi 7000 firmas. Hoy es el último dia para presentar los avales. Luis Planas parecía al principio un candidato de paja para agrandar la victoria de Susana Díaz, pero la multitud de impedimentos a su candidatura han desterrado esta idea. ¿ Será Manuel Chaves su impulsor en la sombra como forma de presionar a Griñán?. En cualquier caso no tiene ninguna opción. Nunca ha hecho vida de partido y ha estado más dedicado a funciones técnicas, ya fuera como embajador, consejero o en la Unión Europea. El otro precandidato, el alcalde de Jun José Antonio Rodríguez Salas, es un candidato 2.0 muy vinculado a las redes sociales y muy activo en ellas. Ni siquiera una alianza entre ellos tiene ninguna posibilidad de derrotar a la candidata del poderoso aparato del PSOE andaluz. Los críticos que deja Griñan como Luis Pizarro, secretario de organización con Chaves, no parecen agruparse ni apoyar a ningún candidato hasta el momento.

Susana Díaz será la heredera de Griñán al frente de la Junta de Andalucía. A pesar del procedimiento extraño de convocatoria de primarias que solo puede ser convocado por el Comité Federal, como han denunciado algunos dirigentes históricos del PSOE andaluz como el expresidente Rodrúgiez de la Borbolla. Su dominio de la dirección regional y de los aparatos provinciales hace que su candidatura sea la única posible. El PP andaluz, a pesar de sus victorias en las últimas elecciones autonómicas, municipales y generales en Andalucía anda totalmente perdido en el laberinto andaluz. La única duda es si Susana Díaz será Presidenta tras las próximas elecciones o Griñan dimitará antes. Lo que no parece probable es que rompa con la herencia del PSOE andaluz en lo relativo a la mala gestión de la región o con los responsables de los EREs fraudulentos. Sería la primera vez.

Anuncios