Llegada con subida doble al Alpe d´Huez. En el dia que Froome falla por primera vez, Contador cede aún más tiempo en la general. Joaquin Rodríguez y Nairo Quintana apuntan al podio. Resumen rápido de la etapa pero que no nos permite valorar con amplitud lo sucedido en la etapa de hoy. En una de las etapas que se barajaban para aislar al lider lejos de meta, la realidad fue distinta. Gran batalla de salida hasta que se forma la escapada buena del dia, de dónde sale el ganador Riblon, pero el lider bien asistido en la primera subida al Alpe d´Huez. Nadie de los favoritos se movió en esta primera subida. Dos carreras como era previsible: una por delante luchando por la etapa y luego los hombres de la general luchando por el podio final en Paris.

A partir de ahi asistimos a un par de errores garrafales de estrategia de dos equipos: el Sky de Froome y el Saxo Bank de Contador. Los primeros en fallar son Contador y Krezugier que se lanazan a un descenso vertiginoso del col de la Sarenne, previo al final, en el que apenas llegan a los 20 segundos de diferencia con el grupo principal malgastando unas fuerzas que más tarde echarían en falta. Una estrategia más acertada hubiera sido intentarlo con uno de los dos dejando al otro a la espera en el grupo principal guardando fuerzas y esperando al desgaste de los rivales. En el llano anterior al ascenso final, el equipo Movistar impone un ritmo muy alto para tratar de acercar lo más posible al grupo a los escapados e intentar luchar por la victoria de etapa. No lo consiguieron pero si desgastaron al peloton de los favoritos.

Ya en el subida final al Alpe d´Huez viene el segundo error garrafal del dia. La obsesión de Froome, mal manejado por su equipo, de responder a cualquier ataque por pequeño que sea. Si año pasado la dualidad Froome-Wiggins puso de manifiesto la fortaleza mayor de Froome respecto a su lider, este año la capacidad táctica de Froome y el Sky es lamentable. Froome ataca en la subida sin necesidad para hacer la selección final y gasta fuerzas. Cuándo Froome atraviesa problemas, Richie Porte acelera. Lo mismo del año pasado. La diferencia en esta edición es que hay escaladores que si son capaces de atacar al equipo Sky con éxito. Dónde no podía llegar el año pasado Nibali, si están llegando este año Nairo Quintana y Joaquin Rodríguez. El acelerón final de Quintana y Rodríguez reflejó la debilidad de Froome, con una pequeña pájara incluida a 4 km del final que le ha supuesto 20 segundos de sanción por ingerir alimentos en un tramo ya no permitido.  El regreso de los escarabajos colombianos representado por Quintana y la gran semana final de Purito Rodríguez nos prometen grandes emociones en las dos etapas alpinas que restan. Joaquín apuntaba hace unos dias que se veía cerca del podio. Nadie le creyó. Después de hoy, ya no parece tan descabellado.

La diferencia de Froome respecto a los rivales es muy importante. Más de 5 minutos respecto a Contador y Nairo Quintana.  Joaquín Rodríguez ya es quinto. Pero más importante aún es que ha demostrado debilidad en la montaña ante los escaladores puros y con dos etapas durísimas de montaña por delante, y sin más contrarreloj, es una invitación a que haya más ataques por parte de sus rivales con el objetivo de desbancarle de la primera posición. Mañana, posiblemente, veamos un ataque lejano de Contador como forma de expiar su corazón herido y jugarse todo a una carta como ya hiciera en el Tour de 2011 camino de Alpe d´Huez. Misión difícil pero no imposible.

PD: sin los 10 minutos perdidos en la etapa de los abanicos, Alejandro Valverde sería segundo en la general.

Anuncios