Mañana comienza una nueva edición de la Vuelta a España. Una Vuelta marcada por la ausencia de Alberto Contador y la destitución de Abraham Olano como director técnico por estar dentro de la lista de sospechosos presentada por el Senado francés en el escándalo de los dopajes retrospectivos. En esta edición los grandes favoritos son Vicenzo Nibali, Joaquín Rodríguez, Alejandro Valverde y Samuel Sánchez, en la despedida de las grandes vueltas de su equipo Esukaltel. Valverde y Joaquín parten con la desventaja de haber corrido el Tour por lo que la Vuelta se les puede hacer larga. En cambio, Nibali ha corrido y ganado el Giro y viene más descansado y parte como el principal favorito intentando repetir su victoria de 2010. En un segundo plano para lucha por la general destacan Ivan Basso, Bollema y los nuevos colombianos: Henao y Rigoberto Urán, segundo en el Giro, por el Sky y Carlos Betancur.

La organización de la Vuelta, Unipublic, sigue la senda marcada en los últimos años y que le ha servido para diferenciarse claramente del Tour y Giro. Recorridos espectaculares, muchos finales en alto, once, y la apuesta por finales distintos en repechos duros y cortos, como el ya clásico de Valdepeñas, Jaén. Muy pocas llegadas en grupo veremos nuevamente ya que el recorrido está pensado para que gane un escalador y tendrá que estar atentos y en forma desde el primer día: los finales en alto están presentes desde el inicio.  Tendremos, incluso, una incursión en Francia como homenaje a las 100 ediciones del Tour con una etapa digna del mismo: 4 puertos, 229 km y llegada a Peyragudes, dónde ganó Valverde en el Tour de 2012 y dónde Froome humilló a Wiggins. Por si fuera poco, contrarrelojs cortas y duras y la subida el penúltimo día al Angliru. Por si todavía quedara algo pendiente.

La situación de la vuelta a finales de agosto y septiembre trajo muchas dudas al principio. Se pensaba que al estar al final de la temporada no vendría prácticamente ningún corredor de nivel. El paso del tiempo ha disipado esta duda. Aparte de la importante presencia española, correr en casa es fundamental para las marcas, siempre hemos tenido una buena participación extranjera. Por varios motivos. Por un lado ciclistas que, durante el año tuvieron lesiones o caídas importantes y que no pudieron acudir o terminaron muy pronto el Tour, viene a la Vuelta con el objetivo de resarcirse y tener un buen final de temporada. Ejemplo claro el de Bradley Wiggins hace dos años: caída al principio del Tour y viene a la Vuelta y hace podium. Otra ventaja de la ubicación de la Vuelta en el calendario es la cercanía del Mundial, en Octubre. Muchos corredores preparan el Mundial en la Vuelta como la mejor opción de coger la forma necesaria para disputar el Mundial. Phillipe Gilbert sin ir más lejos el año pasado. Su presencia en la Vuelta le permitió coger el golpe de pedal necesario para proclamarse campeón mundial. Por último destacar que los dos últimos ganadores del Tour, Froome y Wiggins, han hecho podium en los últimos años en la Vuelta antes de ganar el Tour. Parece una buena preparación.

El año pasado se pudo ver una gran carrera. Los duelos entre Contador, Valverde, Joaquín Rodríguez y Froome dejaron un buen sabor de boca. Lucha hasta el último día, épica en el ataque de Contador camino de Fuente Dé con el que reventó la Vuelta y el sabor amargo de la derrota de Purito Rodríguez sabiendo que era su Vuelta y que la perdió por un mal movimiento táctico en carrera. Esperemos que este año TVE no se pierda el ataque definitivo con el que se ganó la Vuelta el años pasado. Se quejaron de las críticas recibidas por las retransmisiones pero, a la hora de la verdad, no captaron el ataque decisivo de la carrera. Lo hizo un aficionado a pie de carretera. Así, dieron la razón a las críticas.

Anuncios