Carmen Chacón anunció hoy que deja su escaño en el Congreso para marcharse a dar clases de Derecho Públcio comparado en una Universidad en Miami, Dade College, durante 10 meses. Abandona temporalmente para dar un paso atrás y tomar impulso en su lucha con Rubalcaba por el liderazgo del PSOE. Un hasta luego que marca un paréntesis en su siguiente apuesta que son las primarias del partido para elegir a su cabeza de cartel en las próximas elecciones. Se marcha apenas dos semanas antes de la celebración de la próxima Diada en Cataluña que supondrá una demostración de fuerza independentista en la que el PSC, su partido, volverá a dividirse entre los partidarios de participar en el proceso soberanista, con su primer secretario Pere Navarro a la cabeza, y los contrarios a la deriva nacionalista del PSC.

La decisión de abandonar el escaño y la política, temporalmente, obedece a varias razones. La primera, como ya hemos señalado, es tomar distancia con la situación política en su partido de cara al futuro y alejarse del ostracismo que vive en el Congreso de los Diputados después de haber perdido por solo 22 votos en el último Congreso Federal del partido ante Rubalcaba. No participa en las labores de oposición y, habiendo sido ministra, es un papel menor en el que no juega ningún protagonismo. Una segunda parece más personal: enviar un mensaje a otros miembros de su partido de que ella sí quiere y puede trabajar fuera de la política a diferencia de compañeros suyos que se están posicionando, como Eduardo Madina y Patxi López, sin experiencia laboral fuera de la política. La comparecencia de Chacón ha estado cargada de críticas implícitas a la dirección del PSOE. La más importante es la falta de relevo generacional y político manifestada que la renovación en el PSOE debe llegar cuánto antes y que no comparte el calendario diseñado por su partido.

La convocatoria de las primarias, a las que Chacón tiene intención de presentarse, parece que no se van a celebrar, en ningún caso, hasta después de las elecciones europeas de Junio de 2014. Chacón ha manifestado que las prefería cuánto antes mejor. No obstante, el retraso en la elección le permite ausentarse de España sin perder nada y manteniendo sus opciones intactas. El único pero es que si gana las primarias, no sería diputada y perdería visibilidad al no poder enfrentarse directamente a Rajoy en el Congreso.

Chacón contará con el apoyo de la federación más importante del PSOE, la andaluza. Ya en el último Congreso buena parte de los delegados andaluces le dieron su voto gracias al apoyo en la sombra de Griñán y el público de Susana Díaz. El ascenso de Díaz a la Presidencia de la Junta de Andalucía supone un importante apoyo si logra consolidar su liderazgo regional y controlar el Gobierno andaluz.

Los detractores de Chacón, empezando por los partidarios de Rubalcaba, también podrán opinar que Chacón se marcha/exilia después de perder en el 38 Congreso federal y en un momento de grave crisis política, económica e institucional. Es decir, abandonar el barco cuando las cosas se ponen feas. Porque si las expectativas electorales del Partido Popular han bajado dramáticamente, las del PSOE no han mejorado. Al contrario, siguen bajando en intención de voto pero menos que el PP con la que está cayendo. Su suelo electoral sigue bajando y quién crece mucho es Izquierda Unida y UPYD.

Y no les falta razón a sus críticos dentro y fuera del partido. No es la primera vez que Chacón da la espantada y desaparece cuándo las cosas no van según ella quiere. Se retiró de las primarias, antes de celebrarse previas a las elecciones de Noviembre de 2011 con lágrimas en los ojos, para no luchar contra Rubalcaba por ser los sucesores de Zapatero. Se ausentó del Congreso en una votación y no romper la disciplina de voto dentro del PSC cuándo éstos votaron en contra del PSOE. Ni a favor ni en contra sino todo lo contrario. Y ahora pone un oceáno de por medio con España y el PSOE en un momento de crisis. Sus enemigos internos le saltarán pronto a la yugular.

Se trata de un movimiento táctico para alejarse temporalmente de la primera línea política, poner distancia para ver las cosas en perspectiva y no meterse en problemas con el otoño caliente que se avecina en Cataluña por el proceso soberanista emprendido irresponsablemente por Artur Más, CIU y ERC. Carmen Chacón sabe perfectamente que para intentar optar al liderazgo del PSOE tiene que desmarcarse totalmente de la deriva nacionalista del PSC y su alianza con el nacionalismo identitario. El fin del PSC del que ya hablamos hace tiempo. Ese proceso de desmarque lo inició hace meses con su enfrentamiento con Pere Navarro y su abandono de la disciplina de voto del PSC en el Congreso. Hoy lo ha vuelto a dejar claro: “Daré mi visión y mi opinión de cómo Cataluña no tendrá futuro negando una parte de sí misma sino en la suma y siempre dentro de Europa”. El marketing 2.0 que creíamos abandonado tras la marcha de Zapatero volverá.

Anuncios