Arranca mañana España ante Croacia( 17.45 en Cuatro) la defensa de los dos títulos consecutivos conseguidos en 2009 y 2011. Un campeonato distinto en el que por primera vez no contamos con los dos jugadores más determinantes de la historia de nuestro baloncesto, Pau Gasol y Juan Carlos Navarro, más las bajas de Felipe Reyes y Serge Ibaka. Un reto mayúsculo pero apasionante. Seguimos siendo candidatos al título pero ya no somos favoritos unánimes a los que nadie se quiere enfrentar. Unas bajas como lasque tenemos sería inasumibles por otras selecciones pero seguimos contando con gran talento y carácter para competir. Grecia, Francia, Eslovenia, Rusia, Lituania y España cuentan entre las principales favoritas. Pero un Eurobasket no es como un Mundial en fase previa. No hay selecciones como Japón. Cualquier selección te puede dar un disgusto y España empieza contra rivales fuertes: Croacia y Eslovenia para empezar. No podemos permitirnos empezar a medio gas como en pasados campeonatos porque podemos pagarlo caro.

Los partidos amistosos de preparación han conformado dos características claves que ya apuntamos al conocer la lista de Juan Antonio Orenga para este Eurobasket. Un juego interior sustentado por Marc Gasol y un magnífico juego exterior a pesar de la ausencia de Navarro. Jugaremos con dos bases en pista la mayor parte del tiempo y sufriremos para cerrar el rebote y lanzar el contraataque cuándo Marc Gasol no esté en pista. La superioridad que está demostrando Marc Gasol, tanto en el juego en el poste bajo anotando como en el poste alto repartiendo juego y asistencias a los compañeros, es nuestra principal garantía de éxito. Y si queremos correr para atacar antes de que se formen las defensas del rival, necesitamos dominar el rebote defensivo. Precisamente la zona dónde se acumular nuestras bajas respecto a campeonatos anteriores.

La principal diferencia en este campeonato respecto a los anteriores podemos explicarla numéricamente. Si antes ganábamos a la mayoría de selecciones jugando al 50%, ahora eso no ocurrirá. Si jugamos a ese nivel no lucharemos por las medallas. Para ganar deberemos elevar nuestro juego como mínimo al 75-80% en la fase previa.

Los partidos de preparación, como es obligado, nos permiten ver cómo juega la selección y comprobar el estado de forma de nuestros jugadores. Probar los sistemas defensivos y ofensivos, encajar el sistema de rotaciones en un torneo con partidos muy seguidos. Ya hemos visto nuestras fortalezas y debilidades.

El juego exterior: a pesar de la baja de Navarro contamos con un juego exterior de primera línea. Sergio Llul ha dado un paso al frente y tiene un mayor protagonismo ofensivo respecto a convocatorias anteriores. Calderón es un lider dentro del campo y está jugando en muchos momentos en la posición de  2 lo que le da mayor libertad en ataque. Sergio Rodríguez está en un estado de madurez tal que es capaz, nuevamente, de revolucionar por si solo un partido. Más dudas me ofrece Ricky Rubio, aunque parezca un sacrilegio poder criticar su juego. No me parece que encaje demasiado bien jugar con otro base en pista y, pese, a que no ha perdido la magia a la hora de dar asistencias y de desequilibrar con sus penetraciones, sigue teniendo un deficiente tiro exterior, lo que facilita su defensa, y sigue perdiendo muchos balones. Esperemos que me calle la boca. Y el papel más complicado para Rudy Fernández: sustituir a Juan Carlos Navarro.

Juego interior: solo somos dominante cuándo está en pista Marc Gasol y tenemos dificultades en cerrar el rebote cuándo tiene que descansar. Ésta es la principal carencia que tenemos que cubrir. Germán Gabriel tiene una presencia testimonial y Xavi Rey y Pablo Aguilar tiene una difícil papelta por delante.

Las rotaciones: están funcionando. Fernando San Emeterio y Alex Mumbrú, en su vuelta a la selección, están aprovechando bien sus minutos y ofreciendo descanso y minutos de calidad. En una competición con tantos partidos en pocos dias es fundamental llegar frescos a los partidos decisivos. Y con una rotación corta es prácticamente imposible.

Víctor Claver: sigue ofreciendo dudas. Orenga está apostando por él haciéndole jugar de titular como 4 pero parece que le falta todavía un puntito para tener la confianza necesaria y dar un golpe de autoridad encima de la mesa e imponer su calidad y físico para jugar al Baloncesto. Debería tener mayor protagonimos del que tiene y una oportunidad como ésta no debe desaprovecharla. Un poco más de egoísmo por su parte es necesario, sobre todo para aprovechar las defensas que le van a hacer a Marc Gasol y los espacios libres que se van a generar a su alrededor.

A partir de mañana las dudas empezarán a disiparse. Lo visto en los partidos de preparación quedarán atrás y ya solo importa rendir en la competición oficial. Pero hay que tener confianza. Sin ser abrumadores, contamos con una magnífica selección que jugará a ganar.

Anuncios