Malas sensaciones, muy malas, deja la derrota de hoy ante Grecia. No sólo porque llevaran 11 años sin ganarnos sino por la forma en la que hemos perdido. En otro partido con final apretado no hemos sido capaces de ganar. Grecia se jugaba el campeonato hoy. Si perdía quedaba con 0 victorias en la segunda fase y prácticamente sin opciones de clasificarse para los cruces de cuartos. Con su victoria hoy, nos traslada la patata caliente. Es indispensable que nuestra selección gane a Finlandia el próximo sábado y, posiblemente, a Italia el lunes( el mejor equipo del torneo hasta ahora). Como decíamos, la derrota de hoy es importante peros sobre todo por las consecuencias y las sensaciones que transmiten.

Un buen inicio de España, al igual que en la derrota ante Eslovenia. Un Rudy espectacular, anotando con facilidad y un buen acompañamiento del equipo. Anotando todos y sin depender en exceso de Marc Gasol, nos pusimos rápidamente por delante bordeando los 10 puntos. Al final del primer cuarto vimos una de las principales debilidades de nuestra selección: la dirección técnica. Falló el seleccionador, Juan Antonio Orenga, al no sentar a Marc Gasol cuándo cometió la segunda falta personal. Lo sentó en el banquillo al cometer la tercera y lastró el buen funcionamiento de la selección. Y no es la primera vez que ocurre en este campeonato. ¿ Por qué no lo sentó Orenga?. ¿ Tan poca confianza tiene en Xavi Rey y Germán Gabriel?.  Error grave. Ya no volvió a jugar hasta la segunda parte dónde fue clave, como siempre.

Como indicábamos al inicio del campeonato, era el juego interior dónde más íbamos a notar las bajas. Pau Gasol, Ibaka y Felipe Reyes garantizaban rebote, intimidación y relevos de garantía a los pivtos titulares. Desgraciadamente, Xavi Rey no está dando la talla suficiente y dar el descanso necesario a Gasol aportando minutos de calidad.  Pablo Aguilar sí está cumpliendo con su papel pero, lógicamente, no podemos de él lo mismo que aportaban los ausentes. Aquí tenemos otro lunar de Orenga: las rotaciones. Correctas en el juego exterior pero malas y, en algunas ocasiones, absurdas. Pablo Aguilar sale hoy de titular, hace un buen papel, anota un triple y coge rebotes importantes y ya no juega ni un solo segundo más en el resto del partido. ¿ Y Germán Gabriel?. Ni un minuto hoy, nuevamente.  No tiene sentido llevar a un jugador y que juegue tan solo los minutos de la basura. En los dos finales ajustados que hemos tenido los hemos perdido y dando la sensación de cansancio tanto físico como mental. El aro se nos hace muy pequeño. A pesar de escaparnos en el inicio del último cuarto por 8 puntos, 60-52, el gran Spanoulis marcó el ritmo del partido y nos machacó. Como en la final de la Euroliga de este año ante el Real Madrid.

Una parte final del partido calcada a la derrota con Eslovenia. Ni el equipo local ni Grecia han jugado mejor que nuestra selección. El juego de España es, en lineas generales, bueno. Lo que ocurre es que llegamos al final de los partidos igualados con dudas. Nos faltan los principales referentes ofensivos, Pau Gasol y Navarro, que se jugaban las posesiones decisivas. Aún así, tiene mucho talento nuestra selección y jugadores de sobra experimentados para llevar la manija del equipo. Calderón, Rudy, Ricky y Marc Gasol son lideres en sus equipos. Pero Eslovenia nos destrozó con Dragic y Grecia hoy con Spanoulis. Y encajamos muchos puntos en el último cuarto, 27 hoy. Nos falta solo eso. Aguantar en defensa en el último cuarto.

Si quería destacar el partidazo de Víctor Claver. 9 puntos y 11 rebotes. Y en un dia complicado con Marc Gasol ausente más tiempo del habitual. La columna vertebral del equipo está funcionando muy bien. Hoy: Marc Gasol 20 puntos. Rudy Fernández, 20 puntos. Hoy Calderón ha aportado menos en ataque que en otros dias. Pero con un equipo tan duro y rocoso como Grecia necesitamos el apoyo de la segunda unidad del equipo. Y en los partidos clave, este apoyo está faltando. Nos jugaremos el pase a los cuartos con Finlandia e Italia. Sigo teniendo confianza en los jugadores por lo que han demostrado en los últimos años. Se la merecen. No puedo decir lo mismo del seleccionador, Juan Antonio Orenga. Muy lento en reaccionar. Me recuerda a Mario Pesquera en el Europeo 2005 en Serbia. Una gran decepción.

Anuncios