Dusan Ivkovic, seleccionador serbio, dijo tras la final del Europeo 2009, en la que España arrasó a su Serbia por 85-63 en la final, que nunca había visto dominar a una selección un campeonato como a España. Tal vez cambie de opinión después del partido de hoy. Lo decíamos tras la derrota contra Italia y las dudas, lógicas, sembradas por nuestro juego y la dirección técnica. Éstos eran los partidos que le gustaban jugar a nuestra generación de oro: los partidos decisivos a vida o muerte en la que se juega todo el torneo. Nuevamente, sacamos nuestra mejor versión cuando más necesario es.  Cuando llega la hora de la verdad, esta selección siempre responde. Una victoria abrumadora que sella nuestro pase a semifinales dónde nos espera Eslovenia o Francia que juegan a las 21h: otro partido apasionante.

Una victoria basada en un inicio arrollador. Defensa agresiva, acierto en el tiro exterior, contraataques rápidos y sin bajar el pistón en todo el partido. Ésta vez sí. Pisando a fondo el acelerador. Partido completo de principio a fin. Sin especulación de ningún tipo. De inicio Calderón, jugando infilitrado por problemas físicos en el hombro, y Rudy, 13 puntos en el primer cuarto, dominando en ataque. Marc Gasol y Víctor Claver dominaban la zona.  Acierto tras acierto en ataque y una defensa voraz sobre Serbia a la que dejamos en solo 5 puntos en el primer cuarto. El nivel de impotencia era tal que los serbios apenas hacían faltas. Estaban desorientados sin saber de dónde venían los golpes. Parecía como si dijeran que no era esto lo que esperaban de España. El tridente Marc Gasol, Rudy Fernández y Calderón canalizó el inicio de la paliza bien acompañados por Claver y Ricky Rubio.

Luego en el segundo cuarto, continuamos con la exhibición y se inició el show de Sergio Rodríguez, 22 puntos y 4 asistencias. Como hemos dicho en más de una ocasión, es uno de los pocos jugadores que por sí mismo es capaz de revolucionar y dar la vuelta a un partido por sí solo. Hoy ha dado una vuelta de tuerca más anotando, repartiendo asistencias y volviendo loca a la defensa serbia. Como ha madurado el Chacho. Hoy, su recital ha tenido continuidad: no ha sido sustituido cuando estaba en su mejor momento. Verlo jugar sonriendo es uno de los mayores placeres sobre una pista de baloncesto. Mientras, los aficionados serbios pitaban a sus jugadores: señal de impotencia absoluta ante el vendaval que los estaba arrollando. Marcador de 48-23 al descanso. Recordando mucho a la actuación en el Europeo 2011 ante Lituania. Sobra cualquier otro comentario.

El inicio del tercer cuarto con un parcial de 11-0 y 7 puntos de Claver indicaba que no se bajaba el nivel en ningún momento y que no se bajarían los brazos en defensa como en partidos anteriores. Con esta victoria tan contundente hemos tenido una buena ocasión para que varios de nuestros jugadores descansaran y enviar un claro mensaje al rival que nos toquen. Calderón ha jugado solo los 7 primeros minutos por sus molestias en el hombro. No ha hecho falta más. Pablo Aguilar ha vuelto a jugar, tras dos partidos sin participar, y ha vuelto a cumplir en defensa y en ataque. Y Germán Gabriel no faltó a su cita con el triple en los pocos minutos que juega. Marc Gasol ha jugado solo 22 minutos y ha secado al mejor jugador serbio:  Nenad Krstic.

Y llegamos a las semifinales. Un escalón del que España no se baja en los Europeos desde hace 16 años. Esto da una idea de la competitividad, talento y hambre por ganar que tiene esta selección y este grupo. Otras selecciones tienen altibajos. Aparecen y desaparecen. Rusia y Turquía, uno de los mayores fraudes del Baloncesto Europeo, no han pasado de la primera fase. Macedonia, semifinalista en el último Europeo, tampoco. Nosotros seguimos. Sin Pau Gasol ni Juan Carlos Navarro. Sin Felipe Reyes y sin Ibaka. Semifinales el viernes. 21:00h. Ante Francia o Eslovenia. Que pase el siguiente.

Anuncios