8 campeonatos de Europa llegando, como mínimo, a semifinales. 2 oros seguidos y tres finales consecutivas. Ayer aspirábamos a la cuarta final seguida y conquistar el triplete solo conseguido por la URSS y Yugoslavia. Éste es el gran mérito de nuestra selección de basket. La constancia en el éxito que haga que sepa a poco luchar por el bronce y caer en semifinales. Y no es poco lo conseguido. Ni mucho menos. Este revés no hará que pierda la confianza en este grupo de jugadores de leyenda. El deporte del Baloncesto parece sencillo. Meter la pelota en la canasta contraria y evitar que la metan en la tuya. No es solo eso. Es fuerza, talento y capacidad de sacrifico, psicología y dirección técnica. Ayer nos enfrentamos en semifinales a la Francia de Tony Parker( 32 puntos). La selección más física del torneo y que nos ganó precisamente por eso: por físico y por dirección técnica.75-72 tras una prórroga.

No hemos sabido jugar los finales apretados. A pesar de contar con ventajas importantes en los últimos minutos. Nos pasó lo mismo con Eslovenia, Grecia e Italia. Nuestros jugadores llegan al final de estos partidos y parece como si bajaran los brazos. La defensa, la mejor del campeonato, se desintegra y en ataque se nos hace de noche: tiros muy forzados y mal seleccionados que nos impiden anotar. Explicaciones hay muchas. Y no solamente por las bajas de Pau Gasol y Juan Carlos Navarro. Mi explicación es que a nuestro seleccionador Orenga le viene grande el cargo de seleccionador de Baloncesto. Es lógico. No ha tenido apenas experiencia de entrenador de club y siempre ha estado en segundo plano, a la sombra, y ahora ha tenido que encarar el papel principal. Su política de rotaciones creo que ha sido la principal causa de que el equipo se funda en los últimos minutos de los partidos igualados. Y su poca cintura a la hora de tomar decisiones tampoco ayuda a corregir el rumbo cuando el partido se complica. Si a eso unimos decisiones inexplicables de dias anteriores, y de ayer, tenemos el cuadro completo.

Nuestro inicio de partido fue, como siempre, muy bueno. Defensa agresiva y eficaz que solo Tony Parker conseguía romper. Ahí si estuvo acertado Orenga. No teníamos que obsesionarnos con los puntos de Parker porque los iba a meter. La clave era que el resto del equipo no le acompañara. El miserable Batum apenas apareció en todo el partido. Lo bueno es que esta vez no agredió a nadie( supongo porque no estaba Navarro). Y lo conseguimos hasta el tercer cuarto. En el inicio del segundo cuarto ya habíamos utilizado a 10 jugadores. La combinación de Rudy Fernández y Marc Gasol en el liderazgo ofensivo nos hizo irnos al descanso con solvencia. Magnífica la segunda unidad comandada por Sergio Rodríguez y una buena actuación de Pablo Aguilar. Aquí entran algunas de las decisiones inexplicables de Orenga. Por qué no jugó ayer más minutos Pablo Aguilar, solo 11 y ninguno en la segunda parte, cuando su actuación fue muy buena. Y el empicenamiento en jugar con Mumbrú de 4.  ¿Y Ricky Rubio?. No jugó en la prórroga ni los últimos minutos del partido.

La exhibición de Tony Parker tuvo como respuesta el inicio del acierto exterior del resto de sus compañeros. A partir de ahí, partido a cara o cruz. Cualquiera podía ganar y la combinación de Sergio Rodríguez con Rudy Fernández, tres alley hoop a cual más maravilloso, nos hacía mantener la ilusión. Pero, nuevamente, nos faltó rematar. No estuvimos acertados en ataque y tuvimos la posibilidad de cerrar el partido antes de la prórroga y ni el triple de Calderón ni el palmeo de Víctor Claver tuvieron acierto. En este juego también entra en juego el factor suerte. Ya en la prórroga, Francia estuvo más acertada que nosotros a pesar del empuje final de Sergio Rodríguez. Sensacional partido. 11 puntos, 9 asistencias y 6 rebotes.

Me “acusaba” ayer una amiga al final del partido de ser condescendiente con la selección hagan lo que hagan. Yo contestaba que no era eso sino confianza en 8 Europeos seguidos sin bajar de semifinales y tres finales consecutivas con dos títulos, más un Mundial y dos platas olímpicas con dos partidos para el recuerdo contra Estados Unidos. Y que nos ganaron por el físico y por Orenga. En ese orden.

 

Anuncios