Éxito. No cabe calificar de otra manera la medalla de bronce conseguida por la selección española de baloncesto española en el Eurobasket que finalizó ayer. Un Eurobasket irregular y lleno de altibajos. No solo por parte de España. Le ha ocurrido a todas las selecciones. Justo después de los Juegos Olímpicos de Londres y antes del Mundial de Madrid 2014 era previsible un Europeo gris, como de hecho ha ocurrido. Como decíamos, el papel de España ha sido bueno y correcto. Lo único que ocurre es que estábamos muy mal acostumbrados por esta brillante generación que nos aseguraba llegar, casi siempre, a la final y luchar por el título. Por eso no deja ser maravilloso que faltándonos los referentes Pau Gasol, Juan Carlos Navarro más Felipe Reyes e Ibaka, sigamos llegando a semifinales y luchemos por el título y las medallas. Para hacernos una idea lo difícil que era lo que se había conseguido hasta el momento, solo un par de apuntes: Kirilenko no acude con Rusia, bronce en los últimos Juegos, y no pasan de la primera fase. Dirk Nowitzki no viene con Alemania y tampoco pasan de la primera fase. Grecia, aún con Spanoulis, no queda entre los 8 primeros. A pesar de las dudas de nuestro, no llegamos a la final por el gran partido de Tony Parker y Francia en la segunda parte de las semifinales y sucumbiendo solo en la prórroga. Muchísimo mérito y reconocimiento a este nuevo grupo. 8 semifinales seguidas en Europeos, como mínimo, el Mundial 2006 de Japón, con pleno de victorias y un juego maravilloso y arrollador( el mejor hecho por nuestra selección) y dos paltas olímpicas contra los mejores jugadores de la NBA. Y rozando el oro en ambas ocasiones apretando hasta el fin a Estados Unidos en dos excepcionales finales.

92-66 en la victoria por el bronce. Croacia ha sido nuestro inicio y fin en este Eurobasket 2013 de Eslovenia. Si en el partido inaugural les vencimos por 28 puntos de diferencia, en la victoria por el bronce ganamos por 26. Una lógica que no suele ocurrir en estos campeonatos. Si en la fase previa Lituania venció claramanete a Francia por 14 puntos de diferencia, ayer en la final ocurrió lo contrario. Un parcial de 21-3  de Francia en el final de la primera parte e inicio de la segunda destrozó a Lituania.

Y el papel del seleccionador. Mucho se ha dicho ya sobre la dirección de Juan Antonio Orenga. Solo reseñar lo dicho aquí anteriormente. No es el único responsable del juego de la selección y los altibajos y dudas que nuestro juego ha planteado a lo largo del torneo. Pero sí ha sido responsable, en mi opinión, de alguna de las derrotas sufridas en el campeonato. Las 4 derrotas sufridas por la selección en el torneo han llegado de la misma manera. Empezamos bien, dominamos el partido y en los últimos minutos, a pesar de contar con importantes ventajas, nos hundimos. La defensa se hunde y en ataque no surgen ideas y terminamos perdiendo. La selección ha llegado muy castigada a los tramos finales de los partidos igualados. En parte por la política de rotaciones del seleccionador. Marc Gasol ha llegado muy castigado a los finales, a lo que tampoco ha ayudado el discreto papel de Xavi Rey. En esos momentos finales de los partidos apretados se ha echado de menos un poco de cintura a la hora de tomar decisiones, realizar cambios y proponer soluciones a los problemas que nos planteaban las defensas rivales. Es un entrenador novato al primer nivel pero una selección que ha conseguido tanto y que cuenta con una colección de jugadores al más alto nivel necesita un entrenador a su nivel o, como mínimo, que no desentone demasiado. Lo ideal sería realizar un cambio de seleccionador cuánto antes y no repetir el error de mantenerlo como a Mario Pesquera. Pero no creo que lo haga Pepe Sáez, Presidente de la Federación Española. Sería reconocer su error.

Entre los aciertos del entrenador, conseguir que una de las características más fuertes de este equipo, la defensa, se haya mantenido firme a pesar de las ausencias. Y conseguir que el hambre de triunfos de esta selección no haya disminuido ni un ápice. Mérito de los jugadores, y del seleccionador.

NOTAS DE LOS JUGADORES ESPAÑOLES

Ricky Rubio: 6. Su vuelta a la selección nos ha permitido comprobar como su pase a la NBA ha mejorado su juego. El tiro de 5 metros desde la bombilla es de una eficacia bestial y ha perdido el miedo a tirar de fuera. Y sus penetraciones a canasta siguen rompiendo las defensas contrarias. Aún así, le falta un poco de constancia, quizá derivada de la grave lesión sufrida.

– José Manuel Calderón: 7. El lider espiritual del equipo. Tenía una misión casi suicida en este Eurobasket: tratar de sustituir a Navarro cuando Navarro no tiene sustituto posible en ningún país. A pesar de eso, ha anotado cuando se le necesitaba, asumiendo responsabilidad en el tiro exterior, y liderando la defensa. Como siempre. Lástima los problemas de espalada en los 3 últimos partidos qu han mermado su rendimiento.

Sergio Rodríguez:  8.5 . El alma revolucionaria de la selección. Capaz por si solo de revolucionar un partido, sobre todo si le vemos sonreir en la pista. Ha madurado mucho su juego en estos dos últimos años en el Real Madrid y ha jugado su mejor campeonato con la selección. Anotando y asistiendo y, sobre todo, en los partidos importantes. Una maravilla verle jugar.

Sergio Llul: 5. Magnífica actuación en el partido por el bronce contra Croacia en un momento difícil del partido, el único. A pesar de eso, se esperaba más de él. Sobresaliente en defensa, en ataque no ha estado acertado y era una de las claves para poder ajustar los sistemas entre juego interior y exterior ante la ausencia de Navarro. Por tiro y por explosividad. En el Real Madrid tiene un papel protagonista en ataque pero en la selección su rol es distinto y no termina de habituarse. Lastrado por problemas físicos, es imprescindible para el futuro de la selección.

Fernando San Emeterio: 5. Excelente en defensa y discreto en ataque. Su carácter nos ayuda en momentos puntuales de los partidos en los que la garra debe ayudarnos con la defensa.

Alex Mumbrú: 5. El regreso de un veterano. Su principal aportación apenas era visible: ser uno de los capitanes del equipo y que lograra mantener la cohesión y que el equipo no se hundiera tras las derrotas. Su papel en pista ha sido secundario pero sacrificado al jugar en algunos momentos.

Rudy Fernández. 8 Muy serio desde el primer día. Siempre aportando cosas en pista. Anotación en momentos clave, defensa, intensidad y rebotes. Los intangibles del baloncesto. La ausencia de Navarro nos dejaba sin nuestro principal referente exterior pero Rudy siempre aparece, alejando además la sombra de duda de su mala racha de tiro exterior en la final de la Liga ACB ante el Barcelona, 1 de 20 en triples. De una manera u otra. Y la sociedad con Sergio Rodríguez sigue funcionando de maravilla

Víctor Claver. 7.5. Se esperaba de él que diera un paso adelante en su papel en la selección y lo ha hecho. De menos a más en el torneo. Gran papel desde el inicio en la defensa y en el rebote y fue aumentando su producción ofensiva conforme íbamos avanzando en los partidos. Parece preparado para seguir aumentando su rol en el equipo.

Marc Gasol: 9. El ider del equipo en la pista. Asumía el papel principal por primera vez en la selección sin la sombra de Pau y ha cumplido con creces. Anotando, defendiendo y reboteando como lo que es: uno de los mejores pivots del mundo. Incluido en el quinteto del Eurobasket.

Germán Gabriel: SC. Decía que le gustaría ir a la selección aunque fuera de utillero y eso parece. El papel al que le ha condenado Orenga en la rotación del equipo ha sido residual y ha jugado poco más que los minutos de la basura. Eso sí: anotando su triple. Tremendamente desaprovechado ya que su carácter y clase, tanto en el poste bajo como en el tiro, nos hubieran venido muy bien. Pero Orenga lo ha tenido a bien. Uno de los juniors de oro merecía mucho más.

Pablo Aguilar: 5.5 primera aparición con la selección absoluta. Muy bien en defensa y en el rebote y anotando triples importantes. Papel secundario pero muy correcto que le hacía no desentonar en la rotación del equipo. Un acierto su inclusión en el equipo.

Xavi Rey: 3. Una de las decepciones del torneo. Se esperaba mucho más de su juego como garantía para dar minutos de descanso de calidad a Marc Gasol. Su primera aparición con la absoluta puede que le haya impresionado de más.

Anuncios