La diputada de UPYD en el Congreso Irene Lozano escribió en su blog de ElConfidencial.com el pasado 6 de Diciembre un artículo hablando acerca de Ciudadanos y de su lider Albert Rivera. En un tono crítico con C`s viene a relatarnos los diversos orígenes de UPYD y C´s señalando la vocación nacional desde el primer momento del partido de Rosa Díez y el nacimiento en Cataluña del partido liderado por Albert Rivera. Coincidiendo con este análisis inicial, no es menos cierto que el electorado al que se dirigen ambas formaciones es en gran parte el mismo. En primer lugar, su caladero de votos provenía de los electores desencantados del PSOE, en el caso de UPYD, y del PSC en Cataluña, en el caso de C´s. Un voto de izquierda clásico que huía de las veleidades y derivas nacionalistas del PSC y la desaparición del PSOE como partido nacional. Especialmente significativo en el caso de C´s y su principal fuente de votos en la ciudad y provincia de Barcelona y en UPYD con su fuerte arraigo en la Comunidad de Madrid.

Posteriomente , han ido ampliando su electorado a sectores del PP descontentos con la ambigüedad, debilidad y la poca claridad de Mariano Rajoy y los suyos ante los nacionalistas. En este caso , la claridad de UPYD y C´s ha tenido una amplia recompensa con un importante aumento de sus votos. Reconforta oir las intervenciones de Albert Rivera en el Parlamento Catalán( no solo habla en Televisión) desmontando los mitos y mentiras nacionalistas como reconforta la claridad de argumentos de Rosa Díez en temas clave como el terrorismo, la educación y la injusticia del Concierto Vasco.

Habla Irene Lozano, con acierto, que parece que es obligatorio que se fusionen ambos partidos en uno solo o que se presenten conjuntamente. Nada de eso. Pero si es cierto que la posible irrupción a nivel nacional de Movimiento Ciudadano crea inquietud en los posibles votantes ante la probable dispersión del voto entre ambas formaciones, sobre todo por la ley electoral española que castiga a las terceras opciones en circunscripciones pequeñas. La expansión de UPYD y Ciudadanos se debe, principalmente, a la dejación de funciones de los dos grandes partidos nacionales, PP y PSOE, sobre todo en temas de Estado y en sus relaciones con los nacionalistas.

También hay lugar para los ataques a C´s y Albert Rivera. Una crítica desafortunada es la referente al pasado de Albert Rivera y su militancia en Nuevas Generaciones del PP y que lo había ocultado. No sé donde está la ocultación si todo el mundo lo conocía. Si el pasado fuera causa de no poder rectificar en el futuro, qué diríamos entonces de Rosa Díez, que fue consejera del Gobierno Vasco con el PNV durante varios años. ¿ La inhabilita su pasado para defender sus posiciones actuales?. Por supuesto que no. Al contrario, a partir de ese momento y la posterior aparición del Foro de Ermua abandera una lucha sin complejos ante el nacionalismo. Eso es lo importante, no solo el pasado. Y no es la única crítica hacia C´s proveniente de UPYD. El diputado Carlos Martínez Gorriarán se refería a Movimiento Ciudadano como Movimiento de Tertulianos. Tampoco creo que sea demasiado “fresco” descalificar así a la posible competencia. Y la referencia inicial del artículo en la que se dice que ” España es ese país en el que todo el mundo cree en las bondades de la libre competencia”, es absolutamente enternecedora.

En lo que si acierta Irene Lozano es en criticar la desastrosa política de alianzas anteriores de Ciudadanos. Principalmente, su comparecencia en coalición en las últimas elecciones europeas junto a diversos partidos de muy dudosa reputación: por ejemplo, Libertas del irlandés Declan Ganley y su agrupación de partidos conservadores opuestos al desarrollo europeo y de tendencia muy conservadora, lo puesto a los orígenes de C´s. Si a eso unimos que en la misma coalición iba el Partido Social Demócrata de los tránsfugas Jose Luis Balbás y Eduardo Tamayo y que Miguel Durán, exdirector general de la ONCE y expresidente de Telecinco, era el cabeza de lista, no es de extrañar que no consiguieran nada. Y qué decir de sus flirteos con Miguel Angel Revilla, que no haya dicho ya.

Es muy difícil montar un partido de la nada en España. Sobre todo sin el apoyo de alguno de los grupos más importantes de comunicación y con escasos apoyos financieros. Por eso tiene tanto mérito lo que han hecho C´s y UPYD en España. Y en un momento en el que el desafío soberanista es cada vez más importante, no deja de ser una pena y un error que los dos partidos que con mayor esfuerzo y acierto se han opuesto al chantaje nacionalista, cada uno en su ámbito, anden a la gresca entre sí. No sabemos cuál es la mejor opción para ambas formaciones. Lo qué sí sabemos es que su política de dardos cruzados les perjudicará a los dos.

Anuncios