Se veía venir. Un partido que quiere ser central en la política española, como el PSOE, es muy difícil que pueda gobernar de forma prolongada y pacífica con una formación que pretende importar a España el modelo bolivariano de Venezuela, que apoya a una dictadura que asola un país durante más de 50 años como la cubana y cuyas juventudes justifican a una dictadura totalitaria como la de Corea del Norte. O que tiene diputados que impulsan asaltos a supermercados y elogian a Batasuna en su momento, Bildu ahora. Izquierda Unida para más señas. Una de las primeras cosas que hizo Susana Díaz al ser elegida Presidenta de la Junta de Andalucía fue iniciar una serie de visitas mediáticas para darse a conocer ante los medios de comunicación y, además, tener reuniones con representantes de grandes empresas. En Andalucía el principal problema es el paro y, con esas reuniones, se pretendía atraer inversiones con las que intentar salir del agujero negro en el que nos encontramos. Si el aliado que te da los votos para poder gobernar practica una política económica salida detrás del telón de acero, los inversones o salen huyendo o, directamente, no vienen. La inseguridad es el principal escollo para atraer negocios.

La crisis entre PSOE e Izquierda Unida en la Junta de Andalucía se ha desatado por el decreto de la Presidencia de la Junta por las que se quita a la consejería de Fomento, con la antisistema de salón Elena Cortés de IU al frente, las competencias de vivienda de titularidad pública. A continuación, Izquierda Unida ha comunicado que suspende, momentáneamente, el acuerdo de Gobierno en la Junta. La crisis viene motivada por el desalojo en Sevilla de la corrala La Utopía y la decisión de realojar a algunos de los desalojados en otras viviendas saltándose las listas de espera del municipio sevillano. Una decisión arbitaria e ilegal ya que se premiaba con ella a personas que nunca se habían inscrito en registros de demanda de vivienda pasando por encima de personas que si lo habían hecho y que se encuentran trabajando. La portavoz de la corrala es Irma Blanco García. Fue candidata por Izquierda Unida en el puesto número 9 en las elecciones municipales de 2003 al Ayuntamiento de Sevilla, ha trabajado en el mismo Ayuntamiento y, actualmente, tiene un contrato de 6 meses en el Ayuntamiento de Valverde del Camino, gobernado por IU, como coordinadora de un taller municipal de auxiliares de ayuda a domicilio. No tiene hijos. Además, los informes de la Junta de Andalucía descartaban el riesgo de exclusión social de las personas que habían ocupado las viviendas vacías. El resultado directo de las políticas de expropiaciones impulsadas por IU desde que forma parte de la Junta de Andalucía.

susaba

No puede ser que quién ocupa una vivienda tenga más derechos que quién espera pacientemente“. Son las palabras con las que esta mañana, Susana Díaz ha dado a conocer la publicación del decreto de la discordia. A pesar de todo, creo que era la opción más acertada, lógica y legal. Aunque ya sabemos que, desgraciadamente, la legalidad no suele ser un obstáculo para muchos miembros de Izquierda Unida para alcanzar sus objetivos. La duda ahora es que decisión tomará Izquierda Unida. Si retira el apoyo de forma definitiva al PSOE, se romperá el pacto de gobierno que permite a Diego Valderas ser Vicepresidente de la Junta y obligaría a convocar elecciones anticipadas, previsiblemente a la vuelta del verano. Unas elecciones en las que ganaría el PSOE, con Susana Díaz como candidata por primera vez, por mayoría simple y donde IU tendría gran influencia pero no tanta como ahora. Hay que recordar que el PP ganó las últimas elecciones pero al hacerlo sin mayoría absoluta, los votos de IU y PSOE les permiten formar gobierno. Es decir, el PSOE necesitaba sí o sí, los votos de IU para gobernar. En el escenario que se dibuja no será así. Con una simple abstención bastaría. El PP del nuevo lider Juan Manuel Moreno Bonilla, el de los curriculum imaginativos, no será rival.

No parece que Izquierda Unida esperara este golpe de autoridad de Susana Díaz. Y son horas inciertas para muchas personas. La gran cantidad de familiares de IU colocados en las diversas consejerías estarán muy atentos a las próximas horas y días para conocer su futuro laboral. Empezando por Amanda Meyer. La hija del eurodiputado de IU Willy Meyer es la secretaria general de Vivienda de la Consejería de Fomento. La pelota está en el tejado de IU. Las tensiones internas entre el núcleo duro del Partido Comunista de Andalucía y los proclives a mantener el pacto no han hecho más que empezar entre las bambalinas. Veremos qué decide.

Andalucia es una sociedad muy conservadora. Por esa razón el PSOE lleva más de 30 años gobernando de forma ininterrumpida. La dualidad del interior frente a las grandes ciudades y la costa no es nueva de ahora, pero se ha invertido el orden. Si durante la Segunda República, la izquierda ganaba en las ciudades y la derecha en el campo, desde la segunda mitad de los años 90 la tendencia se ha invertido. Ahora es la derecha quién gana en las ciudades y la izquierda resiste en el interior y las zonas agrarias. Sin ir más lejos, en Córdoba la roja de las últimas 5 elecciones municipales, 4 las ha gando el Partido Popular. Y solo ha gobernado en dos en virtud de los pactos entre PSOE e IU. Las apariencias engañan.

Anuncios