Diego Valderas no tendrá que abandonar, al menos de momento, el coche oficial. Con lo que le había costado llegar a él. Eso es al menos lo que cuenta Agustín Rivera hoy en ElConfidencial.com. Es el mismo Diego Valderas que fue Presidente del Parlamento andaluz gracias a los votos del PP. Susana Díaz ha reculado. Hoy ha dado marcha atrás en la retirada de competencias de las viviendas de titularidad pública a la consejería de Fomento, IU, y se las ha devuelto. El golpe de autoridad no ha durado ni 24 horas pero el pacto entre PSOE e Izquierda Unida que gobierna la Junta de Andalucía está herido de muerte. Por tanto, tendremos elecciones, probablemente, a la vuelta del verano. Octubre o Noviembre.

En Izquierda Unida había tensiones entre el sector duro del Partido Comunista de Andalucía y quiénes no querían abandonar ahora el Gobierno. Elena Cortés frente a Diego Valderas. Ya se sabe que fuera del Gobierno hace mucho frío y más si no estás acostumbrado a participar en Gobiernos como es el caso de Izquierda Unida. El desalojo de la corrala Utopía, un movimiento liderado por una militante de Izquierda Unida, ha devenido en una crisis entre PSOE e IU en el gobierno de la Junta. Es curioso que una ocupación ilegal suponga una crisis en un Gobierno inmerso en un escándalo millonario como es el caso de los ERES. No amenaza IU con una crisis de gobierno por los 700 millones de euros repartidos de forma irregular. Misterios de Andalucía. A pesar de la aparente unidad mostrada por Izquierda Unida en la crisis, esa imagen no es cierta. Izquierda Unida se caracteriza por dos cosas: querer hacer una política antisistema participando del sistema y de sus beneficios. Una contradicción que se traduce en acumular poder y presupuesto para imponer sus políticas, con respaldo minoritario, contrarias al sistema del que forman parte. La cuadratura del círculo perfecta.

La decisión de Susana Díaz de devolver a IU las competencias de vivienda 24 horas después de habérselas quitado deja una imagen de falta de credibilidad total. Susana Díaz es estrenó en el Gobierno de la Junta despidiendo a los consejeros manchados por el escándalo de los ERES.  Una imagen de autoridad que se ve mermada con esta decisión. Sus palabras de ayer acerca de quiénes ocupaban viviendas, sobre todo si tienen empleo, no podían tener más derechos que quiénes se apuntaban en las listas de espera correspondientes eran acertadas. La imagen que traslada de Andalucía decidiendo una cosa un dia y la contraria al dia siguiente transmite una imagen de falta de credibilidad y de seguridad jurídica que no nos beneficia en nada. Los efectos los iremos viendo en los dias y semanas siguientes.  La única lógica es la convocatoria rápida de elecciones con las que conseguir ser la fuerza más votada, ahora no lo es, y debilitar a Izquierda Unida en la composición del próximo Gobierno.

Anuncios