Lo que muchos temían, se ha materializado en la etapa de hoy del Tour de Francia. El rosario de caídas, averías y fatiga acumulada en los tramos de adoquines y pavés de la Paris Roubaix recorridos hoy durante el Tour han dejado marcada la carrera. Dos  caídas de Chris Froome unidas a la de ayer, el ganador del año pasado, le han obligado a retirarse.  Froome abandona el Tour y ya no podremos vivir el duelo esperado con Alberto Contador en la alta montaña. El todoterreno italiano Vicenzo Nibali no solo ha mantenido el liderato sino que lo ha aumentado de forma inesperada en el terreno menos propicio para él. Se ha visto al italiano con mucha determinación, afrontando los tramos más difíciles de pavés en cabeza y atacando. Su valentía se ha visto ampliamente recompensada. Solo decir que ha quedado por delante de Fabian Cancellara, uno de los grandes especialistas en el Infierno del Norte, cómo se conoce a la clásica Paris-Roubaix.

La etapa estaba llena de trampas de pavés y, además, se ha unido un invitado de última hora: la lluvia. El agua ha convertido los tramos de adoquines en una trampa mortal para los favoritos a ganar el Tour de Francia. Al abandono de Froome hay que unir la mala etapa de Contador. Sin chispa y con mucha precaución debido a la retirada de uno de los favoritos, ha entrado con mucho miedo en los tramos de pavés y en los últimos 5 kilómetros, Contador ha sufrido una pájara descomunal ofreciendo una imagen de gran debilidad quedándose del grupo en el que iba. Casi 3 minutos se ha dejado con Nibali. Valverde ha cedido un poco menos, 2:28s, yendo de menos a más y superando a Contador en el tramo final. No solo el Infierno del Norte tumba a Froome. Además, deja seriamente tovcado a Contador.

Una etapa espectacular. El agua, el barro y el pavés han confirmado todos los presagios. Una etapa dura, con multitud de caídas y un enorme desgaste que puede pasar factura el resto de los días. Nibali se afianza en la general y aleja a Contador a casi 3 minutos en la general. Una distancia importante que plantea un resto de Tour de Francia al ataque por parte del madrileño y un endurecimiento de la carrera para derribar al lider que puede empezar este mismo fin de semana con los etapas de Los Vosgos y sus trampas en forma de pequeños puertos con rampas fuertes. Subidas muy explosivas que no son las más adecuadas para Nibali. En la alta montaña, Contador parte con ventaja respecto a Nibali. Es superior si los dos están a su nivel. Pero la inyección de moral de Nibali en el día de hoy ha sido muy importante.

Lástima que no podamos disfrutar del duelo Froome-Contador y comprobar si la reválida de Froome tenía éxito. Pero es lo que tiene diseñar este tipo de etapas. La espectacularidad tiene muchos riesgos y uno de ellos es la posibilidad de que uno de los favoritos eche pie a tierra en los primeros días. Pero la carrera queda abierta. Nibali al frente, Valverde no ha perdido ninguna minutada y Contador tendrá toda la montaña para recuperar. Y, mientras tanto, Nairo Quintana viendo el Tour desde casa.

Anuncios