” No he pecado pero voy a pecar. Voy a hacer todo el mal que pueda”. Así empieza la película El Día de la Bestia, dirigida por Alex de la Iglesia y magníficamente interpretada por Santiago Segura y Alex Angulo, fallecido hoy en accidente de tráfico a los 61 años. Angulo inició su carrera en el mundo del teatro pero dónde alcanzó la fama, cómo no podía ser de otra manera en la época que nos ha tocado vivir, en la gran y pequeña pantalla. Principalmente por la película ya mencionada y por su participación en la serie Periodistas.

El Día de la Bestia es una comedia de acción con el Anticristo cómo telón de fondo. Fue una bocanada de aire fresco en el cine español tan orgulloso de sí mismo pero incapaz de renovarse por los años 90. Un cine subvencionado y político, para lo que les interesa, pero que difícilmente atría público a las salas de cine. El Día de la Bestia arrasó en taquilla. Una comedia sin pretensiones moralizantes que proponía pasar un buen rato. Y lo conseguía. La química entre Santiago Segura y Alex Angulo sostiene toda la acción junto con una legendaria banda sonora, con Estremoduro y Def con dos al frente. Angulo interpreta al padre Berriatúa que cree haber encontrado un mensaje secreto en el Apocalipsis por el cual se establece que el Anticristo nacerá en Madrid el 25 de Diciembre de 1995. A partir de ahí se esfuerza por localizar el lugar donde va a nacer para enfrentarse a él. Y unos secundarios perfectos. Terle Pávez, Nathalie Seseña( muy conocida ahora por La que se avecina) y Armando de Razza.

Una película llena de momentos divertidos e hilarantes con una pareja protagonista formando una especie de Don Quijote y Sancho Panza modernos buscando al Anticristo en un Madrid crepuscular entre molinos de viento renovados. La escena donde se dispara a los Reyes Magos refleja ese ambiente. Pero sin perder el humor. Pregunta el padre Berriatúa a Santiago Segura, dependiente de una tienda de discos. ” ¿ Es usted satánico?”. Respuesta: ” Sí. Y de Carabanchel“. El abuelo de Segura tomando tripis( ” es para un votillón padre”) y desfilando en pelotas por la casa. ” ¿ Ha leído usted a Tritemio?. Pues es fundamental”.  En fin. Multitud de recuerdos que se quedan grabados en la mente.

En el cine ocurre lo que pasa muchas veces en el mundo de la música. No son los mejores intérpretes los que cosechan la mayor fama. Hay otros factores en juego cómo el marketing y la apariencia física. Para los verdaderos amantes de la música o el cine no hay color, pero las grandes masas se mueven por criterios distintos. No es lo mismo la música de Los Planetas que la “música” de Enrique Iglesias. Ése es el principal mérito de El Día de la Bestia. Fue capaz de poner de acuerdo a crítica y público en España. Un milagro pocas veces conseguido. El verano es una buena época del año para recordar películas pasadas. Yo suelo volver a ver El Hombre Tranquilo. Hay que aprovechar para volver a ver El Día de la Bestia. Alex Angulo lo merece.

 

Anuncios