Segundo partido amistoso de la selección dentro del Mundial, esta vez contra Egipto. Un entrenamiento con público contra una selección aún más débil que Irán. Pero el partido si dejó algunas deficiencias de nuestro sistema de juego que deben mejorarse. Hoy empieza el Mundial de verdad contra Brasil a las 22:00h. Desgraciadamente, en Mediaset. Una de nuestras principales lagunas es el acierto en el tiro exterior. No terminamos de encontrar el clic necesario. Una lacra que se arrastra desde los partidos de preparación, con días puntuales algo mejores. Ayer, contra una pobrísima Egipto, muchos fallos desde fuera. La selección de tiros fue correcta pero el acierto escaso.

Tenemos un juego interior imperial. Una garantía con los hermanos Gasol, Ibaka y Felipe Reyes. Lo que ocurre es que para luchar por ganar el Mundial necesitamos equilibrio entre el juego interior y exterior. Ambos aspectos se retroalimentan. Al tener un juego en la zona tan poderosa, las zonas de los rivales tienden a cerrarse, generando más espacio para nuestros tiradores. Algo que es, sin duda, positivo. Pero si el acierto de nuestros tiradores no es bueno, las defensas se cerrarán cada vez más sobre nuestros pivots ante la falta de acierto en los triples. Un equilibrio que, de momento, no tenemos.

Otro de los aspectos negativos es la escasa aportación de José Manuel Calderón. No se le ve muy fino y, por momentos, mostrando un enfado y cabreo impropios de él: uno de los tíos más correctos sobre una cancha de Baloncesto. Ayer, sin ir más lejos, tres personales en 5 minutos ante Egipto. No parece que tenga problemas físicos así que parece que, más bien, un problema de engranaje en el esquema del equipo. Desde el Europeo del año pasado, el seleccionador Orenga apenas lo utiliza en la posición de base. Lo utiliza, casi siempre, en el puesto de 2 acompañando a otro base, ya sea Ricky Rubio o Sergio Rodríguez. Para mí, Calderón en buena forma es el base titular de España. Es el que mejor nos dirige de forma global y hace mejores a sus compañeros.  En este Mundial, Orenga sigue repitiendo el error, en mi opinión, de utilizar muchas veces dos bases a la vez. Este sistema es bueno cómo recurso, no cómo costumbre. Si lo utilizamos constantemente, pierde el efecto sorpresa y nos quita poder en ataque. Pero esta selección es digna de confiar. Y Calderón también. Mejorarán.

Hoy toca Brasil. Y nos tiene ganas después de qué nos dejamos ganar en los Juegos Olímpicos de Londres para evitar a Estados Unidos hasta la final. Brasil cuenta con un juego interior poderoso, muy cerca del nuestro en poderío físico, y un juego exterior encabezado por Barbosa y Marcelinho Huertas. Sigo pensando que a una España a su mejor nivel pasa por encima de cualquier selección actual, excepto Estados Unidos. Pero hay que demostrarlo. Y seguro que lo hacen. Croacia ha perdido hoy con Senegal( 75-77) y Argentina ha sufrido para ganar a Filipinas( 85-81). Y seguro que lo hacen. Nada está escrito.

PD. Muy curioso ver a Juanma Iturriaga comentando el partido con unos amigos. Nadie importante. Jordi Villacampa, Toñín Llorente y Chema Martínez.

Anuncios