España juega bonito, se divierte, tiene carisma“. No lo dice un cualquiera. Son palabras de Sasha Djordevic, actual seleccionador de Serbia y miembro de una generación de jugadores yugoslavos que dominó el baloncesto europeo y mundial. Una generación a la que solo la guerra, las sanciones y el nacionalismo le impidió medirse al auténtico Dream Team en los Juegos Olímpicos de Barcelona como un país unido. Eso es la selección española de Baloncesto: la heredera de aquella Yugoslavia que ganaba sus partidos por aplastamiento, se divertía jugando y maravillaba a todos. Ayer contra Francia se demostró nuevamente. Juego intenso, velocidad en ataque e impotencia en el rival incapaz de superar el vendaval que le venía encima. 88-64 para sellar el primer puesto a falta del partido de hoy ante Serbia y esperando rival para los octavos del final el sabado. España aplasta a Francia, nuevamente.

Algunos podrán decir que Francia viene sin Tony Parker. Y es cierto: su baja la nota Francia mucho. Pero estando Tony Parker también le hemos ganado por esta diferencia en cuartos de final de un Europeo. No pueden competir contra España si la selección está medianamente bien. Imagínense jugando a España a un gran nivel: no los pueden parar. La única selección que podría hacerlo es Estados Unidos con su potencia física y con su mejor selección. Ojalá podamos medirnos a ellos y comprobarlo en este Mundial. En el día de ayer pudimos ver más claramente la idea de juego de Orenga. La rotación principal para los partidos clave será de nueve jugadores quedando Felipe Reyes, Claver y Abrines en un papel testimonial. Es difícil dar minutos a todos y cuadrar el sistema de juego. Pero en momentos puntuales, si podría hacerse un cambio de planes. Por ejemplo: sacar a Claver algunos minutos para defender a tres altos y reservar a Rudy de ese papel. Es una variante que, de momento, no hemos visto.

Calderón jugó ayer bastantes minutos de base, por fin, pero sigue negado en el tiro exterior y en algunos momentos parece que se obsesiona con ello. Pero es importante recuperarlo porque nos puede aportar otro tipo de juego, diferente al de Ricky( muy bien ayer) y Sergio Rodríguez. Calderón es un lider: esté jugando o en el banquillo. Y en los partidos de cruces puede ser decisivo. De Pau y Marc Gasol, qué decir. Puntos, defensa, rebote y asistencias. Todo en uno. Pau alejando las malas sensaciones de las últimas temporadas en los Lakers y dominando el juego. Y Marc cómo lo que es: un jugador total que hace de todo. Un base en el cuerpo de un pivot.

Al menos por una vez, Batum se dedicó a jugar y no a hacer el payaso cómo suele hacer cuando juega contra España. Navarro lo agradeció.

Anuncios