Alberto Contador se enfadó ayer al final de la etapa que terminaba en los Lagos de Covadonga. La debilidad de su equipo en la montaña y la falta de colaboración de Alejandro Valverde y Joaquín Rodríguez para distanciar a un Froome que hacía la goma en toda la subida, le hicieron quejarse. Es cierto que no le ayudaron pero el lider es él y no tuvo las piernas suficientes para dejar a Valverde y el Purito después de varios ataques, incluido uno en el tramo más duro de la Huesera. Al final, sus dos acompañantes le remacharon y le recortaron unos segundos. Contador se quejaba porque considera a Froome el rival más peligroso en lo que queda de Vuelta aunque no sea el que está más cerca de él en la clasificación general. Cada uno hace su carrera. Por esa razón, hizo toda la subida de ayer más pendiente del retrovisor, vigilando a Froome, que en lo que tenía por delante. Valverde y el Purito Rodríguez sí se olvidaron de Froome y le recortaron algunos segundos. Su táctica inteligente les permite seguir con opciones de cara a ganar la Vuelta.

Froome hace cosas muy raras. Su equipo, Sky, también. El otro día, en la subida al santuario de Aralar, pudimos ver cómo un compañero de Froome tiraba del grupo y Froome se quedaba detrás. En esta Vuelta a España 2014, Chris Froome parece seguir una táctica distinta. No entra en ningún momento en los cambios de ritmo, se queda a cola del grupo( o unos metros por detrás) y solo al final echa el resto. En la subida a los Lagos de Covadonga de ayer, igual. Pendiente en todo momento de la pequeña pantalla del manillar que indica los vatios que está produciendo, sin hacer ningún esfuerzo de más. A cada ataque de Contador, Froome se va hacia atrás para luego ir remontando rivales. Y en el caso del final en alto de La Campeona para rematarlos en un explosivo ataque final, sacarles algunos segundos y dejarlos con cara de decir de donde sale este tío. Ésa es la gran incógnita: saber si, simplemente, se está reservando para las últimas etapas o que no puede hacer otra cosa. Ésa incógnita es la que está machacando la mente de Contador. No saber si Froome está mal o es una estrategia de carrera. La indecisión de Contador puede salirle cara.

Contador intentó seguir una táctica similar al principio de la Vuelta. Su caída en el Tour y su anuncio de que no vendría a la Vuelta, luego rectificado, era irreal. Aseguraba que venía para recuperar ritmo de competición e intentar ganar alguna etapa en la última semana de carrera. Nadie le creyó. Ya dijimos aquí que si Contador venía a la Vuelta era porque se encontraba mucho mejor de lo que decía y que su gen competitivo le haría luchar por ganar la Vuelta. Y en eso estamos.

El final de la Vuelta a España 2014 pasa por la cabeza de Contador. Si se obsesiona por controlar exclusivamente a Froome, al que tiene a 1:20 s en la general, corre el riesgo que Valverde le recupere los 31 segundos de desventaja solamente con ataques explosivos al final de los puertos y aprovechando las bonificaciones. En teoría, la tercera semana debería hacérsele larga al corredor murciano debido a su participación el Tour( Contador y Froome se retiraron en la primera semana por sendas caídas). Pero, habrá que verlo. Y Joaquín Rodríguez tiene esa misma capacidad para hacer unos últimos kilómetros rápidos y meterse más cerca del lider. También se encuentra a solo 1:20 en la general.

Hoy es la etapa reina con final La Farrapona previo paso por los altos, durísimos con sus 10 km y 8,5% de porcentaje medio, de la Cobertoria y San Lorenzo en una jornada en la que, nuevamente, se anuncia lluvia para hacer más dura la carrera. Hoy es el día para salir de dudas porque quedaría alguna etapa con un final repechos cortos, cómo Monte Castrove, y el sábado el final en Ancares. En la contrarreloj final de Santiago de Compstela, de solo 9 kilómetros, no puede haber muchas diferencias. Pero si seguimos con estas diferencias tan pequeñas, sí puede existir la posibilidad de cambi ode lider el último día. A Fignon en el 88 contra Greg Lemond le amargaron el último día en París.

PD: Qué pena comprobar el desgaste que viene padeciendo la subida a los Lagos de Covadonga. Sigue siendo duro pero un solo vistazo a los ganadores de los últimos años le hace perder atractivo. Los nombres que ganaban aquí eran Pedro Delgado, Lucho Herrera, Álvaro Pino, Pavel Tonkov, Oliverio Rincón y Marino Lejarreta. Grandes nombres del ciclismo todos ellos. Ahora no. En los últimos años son actores secundarios los que ganan aquí. Los Lagos ya no transmiten un nombre épico.

Anuncios