Muchos se preguntaban porque el seleccionador serbio Djordevic montó la bronca que montó al final del partido final de la primera fase contra España en la que nada nos jugábamos ni ellos ni nosotros. Principalmente porque perdían por 20 puntos. Pues, sencillamente, ha servido para ponerle las pilas a sus jugadores y ganar el cruce de octavos de final por 90-72 a Grecia( que llegaba imbatida) y derrotar en Brasil en cuartos de final por 84-56 en una exhibición defensiva y ofensiva tras el descanso. Un vendaval ofensivo liderado por Teodosic con 23 puntos, Bogdanovic con 12 puntos y 6 asistencias además del partido completo de Bjelica( 8 puntos, 8 rebotes y 5 asistencias) con una gran defensa sobre los jugadores interiores de Brasil. Si a eso unimos la actuación de los pivots Krstic y Raduljica( gran Mundial), tenemos el cuadro completo. Brasil aguantó hasta el inicio del tercer cuarto donde explotó Serbia con un gran arranque continuado por dos técnicas seguidas, merecidas, a Marquinhos y Thiago Splitter por continuas protestas. Parece mentira con lo veteranos que son. Desde ese momento, Serbia arrolló a Brasil anulando su juego interior y exterior. 11 puntos solamente entre Marcelinho Huertas, Splitter y Nene Hilario.

Serbia es una de las grandes selecciones históricas. Siempre con gran talento, clase e instinto ganador. Además de mucha mala leche. Después de unos años escondidos, la nueva generación liderada por Teodosic emergió en el Europeo 2009 llegando a la final que perdió contra Esspaña. En el siguiente año, 2010, llegaron a la semifinal del Mundial de Turquía, eliminando a España con un triple de Teodosic desde 8 metros, donde les robaron el partido los anfitriones. A partir de ahí, un nuevo hundimiento que parecía apagar las ilusiones de esta generación. Djordevic tomó el relevo del mito Dusan Ivkovic con la intención de poenr a punto la selección para el Europeo de 2015. Esas sensaciones parecieron confirmarse en la primera fase de este Mundial donde solo ganaron a Egipto e Irán y perdían contra Brasil, España y Francia. Pero el talento natural unido a una mejora espectacular en la defensa les han permitido llegar hasta semifinales donde esperan a Francia o España.

España o Francia. Cuartos de final en dos horas. No sabría decir una previsión. Podemos ganar nuevamente por 24 cómo en la primera fase, ganar de 30 o ganar por menos de 10 puntos y tener un partido apretado. No veo cómo Francia puede ganar a la mejor España. Y no es prepotencia. Es simplemente mirar e lhistorial. Francia tiene la baja de Tony Parker pero en los torneos que sí ha estado les hemos ganado con claridad excepto las semifinales del Europeo del año pasado donde Francia acudía con toda su artillería y España contaba con las bajas de Ibaka, Pau Gasol, Navarro y Felipe Reyes. Sufrieron para ganarnos por dos puntos después de dominar España por 15 puntos. El poderío físico de Francia, Parker y las decisiones de Orenga durante el torneo nos impidieron llegar a la final.

La clave del partido ante Francia estará, nuevamente, en el inicio del partido. Si jugamos con intensidad y somos capaces de correr en ataque, les será difícil pararnos. Lo normal es que planteen un partido duro y exigente gracias su superioridad física. Son más atletas que nosotros a pesar de contar con un juego interior inferior al nuestro. Sus dos principales amenazas serán Batum y el gran Boris Diaw, otro pivot con alma de base. Veremos cómo está Pau Gasol después de us molestias físicas y si puede rendir al máximo nivel. A pesar de eso, su hermano Marc Gasol, padre desde ayer, e Ibaka deben dominar los aros. En el juego exterior, Navarro es una garantía y Rudy siempre suma( en defensa o en ataque). La aportación de Sergio Llul desde el banquillo será decisiva gracias a su capacidad de elevar la intensidad de nuestro juego. La confianza de estar haciendo el mejor torneo con nuestra selección se le nota en sus aportaciones.

El estado físico de Pau Gasol preocupa. Y no se aclara lo que ocurre aunque algo de la rodilla. En cualquier caso, su aportación es fundamental pero a lo mejor no del todo necesaria contra Francia: tenemos equipo para ganarles sin él. Lo que plantean las dudas acerca del estado físico de Pau Gasol es la mala gestión de los minutos en la primera fase por parte de Orenga. En las últimas horas, se plantea que fue el propio Pau quién pidió jugr más minutos para ponerse a tono físicamente. Si es asi y Orenga cedió, mal hecho. Demuestra poca personalidad en que haga jugar a nuestra mejor jugador minutos inncesarios en partidos decididos con 34 años y después de una temporada en la que apenas ha jugado por diversos problemas físicos. A los grandes hay que tenerlos en pista en los partidos importantes. Y no cuando ganamos por 20 puntos.

Si el partido se plantea a un ritmo alto, Ricky Rubio comandará la ofensiva. Si necesitamos desatacar el ataque, tenemos a Sergio Rodríguez. Y de complemento, aunque mejor en la posición de base puro, estará Calderón: a cada partido ha ido mejorando sus números y sensaciones. Dentro de un rato saldremos de dudas. Serbia espera rival en semifinales.

Anuncios