Si la encuesta del Cis conocida esta semana confirmaba el terremoto político que ha supuesto la irrupción de Podemos desde las pasadas elecciones europeas hasta convertirle en actor principal del sistema político, en esta misma semana asistimos a su expansión al mundo sindical con la puesta en marcha del sindicato Somos. Un sindicato que no depende formalmente de Podemos pero al que se encuentra estrechamente vinculado por principios, discurso y programa de acción. Si con la encuesta del Cis, y otras más, se confirma el sorpasso que hace Podemos sobre Izquierda Unida, su llegada al mundo sindical tiene cómo objetivo tratar de sustituir a CCOO y UGT cómo principales referentes sindicales. Mismo discurso. Contra la casta política y contra la casta sindical. El objetivo es trasladar el discurso de lucha contra el bipartidismo político al terreno sindical. En pocas palabras: comerle el terreno a CCOO y UGT.

Cómo decíamos Somos no depende formalmente de Podemos pero ha nacido a partir de un círculo de sindicalistas de Podemos. En los estatutos registrado el pasado 31 de Octubre destacan que quieren promover ” un movimiento independiente y transversal“, modernizar las estructuras sindicales” y desterrar que ” unos pocos privilegiados tomen las decisiones que afecten a todos”. Los sindicatos mayoritarios dice que no les afectará mucho el nacimiento de Somos. Lo mismo pensaban IU, PSOE y PP. Porque si en el mundo político uno de los mejores aliados de Podemos han sido los escándalos de corrupción de los grandes partidos( tarjetas black, por ejemplo), el mundo sindical no le va a la zaga. CCOO y UGT están metidos hasta el cuello en los escándalos de los ERES y los cursos de formación. El método utilizado para garantizar la paz social, sobre todo en Andalucía. Participar todos en el negocio y así no protesta nadie.

Veremos pronto que daño hace Somos a CCOO y Podemos. El 26 de Noviembre celebran elecciones sindicales las antigüas Cajas de Ahorros( un agujero negro de corrupción cómo hemos visto) y en los colegios de Madrid el próximo 4 de Diciembre. Aunque no lo reconozcan en público, los sindicatos mayoritarios están preocupados por la aparición de Somos. Principalmente porque el discurso populista de Podemos contra el sistema político les afecta a ellos también, no solo a los partidos. Los sindicatos se han convertido en una pata más de un sistema que hace aguas y si IU está siendo barrida y superada por Podemos, a ellos les puede ocurrir lo mismo. El mercado de Somos y el de UGT y CCOO es idéntico, y muy identificados con las diversas mareas ciudadanas que han tomado protagonismo siguiendo la estela del 15-M. Otro lugar donde el discurso de Somos, y de Podemos, puede tener éxito es en la televisión pública, RTVE. Un ente público sin dirección y con una deuda endémica agravada por la falta de financiación. El debate más apropiado sería si reforzarla o cerrarla destinando sus recursos a otros asuntos. Personalmente, me inclino por la segunda.

Pero una cosa son las palabras y otras los hechos. Incluso las palabras en un mismo estatuto pueden decir una cosa y la contraria. En el borrador ético presentado a los medios cómo eje de actuación Somos dice lo siguiente: ” Las fuentes de financiación exclusivas de Somos serán las cuotas y donaciones de nuestros simpatizantes“. ” Renunciamos a cualquier subvención institucional que pueda poner en peligro nuestra autonomía”. ” Renunciamos a las partidas destinadas a la formación cuyos desvíos para otros fines han estado en los medios de comunicación”. Unos principios loables y sin tacha. Sobre todo, si fueran verdad. Solo establecían una excepción a la recepción de subvenciones públicas: el imperativo legal. En ese caso, no lo destinarían para el mantenimiento de su estructura sino a proyectos específicos relacionados con su actividad. Eso es lo que dice el borrador ético.

Pero en los estatutos de Somos la cosa es diferente y deja la puerta abierta a recibir cualquier tipo de subvención pública. Concretamente aquí: serán recursos del sindicato, entre otros muchos, ” cualesquiera otros fondos que pudieran recibir conforme a la ley previo acuerdo de la Comisión Ejecutiva después de consultar telemáticamente a todos los afiliados“. Eso se llama dejar la puerta abierta. Además, tampoco pone ninguna restricción para hacer negocios, al igual que UGT y CCOO. Entre sus recursos admite ” los productos de las actividades propias del sindicato, los beneficios procedentes de sus actividades promocionales y los que puedan obtenerse de los servicios que puedan prestar en relación con sus fines específicos”. Es decir, si sus miembros lo consideran oportuno, Somos podrá montar agencias inmobiliarias al estil ode UGT y asesoría jurídicas muy lucrativas cómo CCOO.

También establece, cómo no podía ser de otra manera, la igualdad total entre hombres y mujeres. No deja de ser curioso que la mñaxima estrella de Podemos, su lider Pablo Iglesias, tenga un programa de televisión en una televisión iraní, Hispan TV. Con lo que le gusta a la República Islámica de Irán la igualdad y la libertad en general, y la de las mujeres en particular.

 

Anuncios