Las últimas encuestas publicadas ponen de manifiesto lo que advertíamos aquí hace algún tiempo. El final de Izquierda Unida tal y cómo la conocemos está cerca. La irrupción de Podemos les hace llevarse gran parte de sus votos dejando a IU tiritando y con nulas opciones de crecer y tocar poder salvo si confluyen o se fusionan con Podemos de cara a las próximas elecciones autonómicas y locales. Y la mejor forma que han encontrado es hacerlo desde dentro de la propia IU, concretamente en Madrid. El intento de Podemos de reventar IU-Madrid necesita de poder para hacerlo, en forma de votos, y de personas dentro de la organización que apuesten por ello. El sector de Tania Sánchez forma parte de eso.

La semana pasada el coordinador general de IU, Cayo Lara, anunció que no se presentaría a las primarias para elegir al candidato a la Presidencia de Gobierno. Una decisión influida por el sector más joven de IU, liderado por Alberto Garzón, que promueve el acercamiento y la confluencia con Podemos arrinconando a la vieja guardia de Izquierda Unida y el Partido Comunista. Garzón es firmemente apoyado por la federación andaluza, la más poderosa junto con la madrileña, liderada por Antonio Maíllo en sustitución de Diego Valderas. Relevo generacional y relevo programático influido por la corriente seguidora del 15-M que vive en las nuevas generaciones de IU. Garzón y Maíllo son los principales apoyos con los que cuenta Tania Sánchez, candidata a dirigir IU Madrid.

A Cayo Lara no le gustaban las primarias. Es normal cuando toda tu vida política formas parte del aparato y consigues ascender de esa manera. Pero no fue la única causa. El método de elección elegido por IU de cara a sus primarias contempla no solo el voto de los militantes sino también de todo aquél simpatizante que se inscriba. Aquí entra en juego la clave de la cuestión. Este próximo fin de semana se celebran las primarias en Izquierda Unida Madrid en un proceso marcado por diversas irregularidades. Lo primero que llama la atención es el censo de votantes: 13.000 en total de los que solo 4.500 son militantes de IU. El resto son simpatizantes registrados en las últimas semanas con la intención evidente de decantar la votación del lado de Tania Sánchez frente al sector oficialista.

Cómo no puede ser de otra manera en la pelea política, el navajeo está siendo el protagonista de estas primarias. Por un lado, todos los escándalos relativos a Tania Sánchez y su gestión cómo concejal en el Ayuntamiento de Rivas Vaciamadrid, junto a su padre, en un claro ajuste de cuentas interno. Dos concejales de IU del mismo Ayuntamiento presentaron una denuncia a raíz de conocer el informe de la Cámara de Cuentas de Madrid que revelaba un agujero contable de 21 millones de euros en la Empresa Municipal de Vivienda. Y no es el único escándalo que acecha a Tania Sánchez. Otros lo explican mucho mejor. En las primarias de este próximo fin de semana en IU- Madrid se ha anulado ya 300 registros y en algún sitio cómo Torrejón de Ardoz se busca anular todos porque el coordinador se ha pasado a Podemos y se han inscrito más de 400 simpatizantes sospechosos de pertenecer directamente a Podemos. Un asalto mediante infiltración de simpatizantes para decantar la votación del lado de Podemos. La desconfianza es tal en IU, o lo que queda de ella, que para la votación se van a instalar dos urnas: una para los afiliados y otra para los simpatizantes para saber qué vota cada sector.

Lo relevante del caso es que la aparición de tantos simpatizantes para las primarias de IU Madrid, al igual que la aparición en medios de comunicación de informaciones que dejan la imagen de Tania Sánchez severamente dañada, no es casual. Responde a una lucha interna entre el sector oficialista de IU- Madrid, tocado por el escándalo de las tarjetas black de CajaMadrid, y el sector liderado por Tania Sánchez que busca la confluencia directa con Podemos. A ella le molesta que se lo recuerden pero no es algo irrelevante. Tania Sánchez es la actual pareja de Pablo Iglesias, lider de Podemos. O Pablo Iglesias es la actual pareja de Tania Sánchez. Normalmente no dejaría de ser una cuestión personal( sin ir más lejos el secretario de Estado de Cultura José María Lassalle está casado con la diputada del PSC Meritxell Batet) pero la política entra en juego desde el momento en que tu apuesta política consiste en acercar posturas, confluir e incluso participar conjuntamente en las elecciones con el partido del que tu pareja es el lider absoluto. Eso ya no es solo algo personal. Es algo político. Y en eso estamos.

Anuncios