Un inmenso error. La política andaluza tiene una serie de particularidades que Ciudadanos parece haber olvidado en su apoyo a la investidura de Susana Díaz como Presidenta de la Junta de Andalucía. A diferencia de Madrid y la Comunidad Valenciana donde el PP llevan gobernando desde 1995, en Andalucía no se ha conocido otro Gobierno que el del PSOE. En Madrid y Valencia gobernaron durante más de 10 años dos pesos pesados del socialismo español surgidos de la Transición com oson Joaquín Leguina y Joan Lerma. En Andalucía no. No ha existido alternancia en la Junta y ésa es una de las claves de la democracia. Otra particularidad significativa de Andalucía es la diferencia entre el campo y la ciudad. El PP gana en las ciudades y el PSOE en el campo y el interior. Incluso en estas últimas elecciones municipales en la que el PP se ha hundido, ha ganado en 7 de las 8 capitales de provincia, todas excepto Huelva, y en las ciudades más grandes e importantes como Marbella y Jerez.

La fuerza de Ciudadanos en las elecciones autonómicas andaluzas y en las municipales está en las ciudades. Su voto es principalmente urbano y ése voto se siente profundamente decepcionado por el apoyo a Susana Díaz y al PSOE para permitir que sigan gobernando después de más de 30 años de Gobierno ininterrumpido. Más que un Gobierno es un régimen perfectamente asentado con el control de los medios de comunicación como principal fuente de poder y con una corrupción presente a todos los niveles de la Administración. Otro error cometido por Ciudadanos con su apoyo al PSOE andaluz es que corren el riesgo de meterse un tiro en el pie. El Partido Andalucista pactó en dos legislaturas con el PSOE. Desde entonces no ha vuelto a aparecer por el Parlamento andaluz y se encuentra prácticamente extinguido. La muleta de Izquierda Unida en la pasada legislatura fue engañada con el adelanto de las elecciones y ha cosechado su peor resultado en unas elecciones andaluzas siendo superado ampliamente por Podemos.

8048363289_d1f020e908_z

Ciudadanos se presentaba como una promesa de cambio y alternativa al bipartidismo que no optaba por la venganza como Podemos, como ellos mismos señalaban, sino con una propuesta de transparencia, limpieza y regeneración democrática. Todas esas promesas parecen haberse olvidado con el apoyo a Susana Díaz. La Presidenta no representa ningún tipo de cambio más allá del cosmético y de imagen. Susana Díaz representa lo mismo que todos estos años han hecho sus antecesores en el Gobierno andaluz: políticas erronéas para revertir el retraso económico tradicional de Andalucía respecto del resto de España. Una política basada en el control social gracias a los acuerdos con sindicatos y patronal, una política de subvenciones que tiene como objetivo regar de dinero a los grupos y personas afines para seguir contando con su apoyo y el control de los medios de comunicación con Canal Sur como principal exponente. Escándalo de los cursos de formación, escándalo de los ERES y escándalo de la concesión de las minas de Aznalcollar.

La apuesta de Ciudadanos en Andalucía puede repercutir en el resto de España. En el acuerdo presentado existen vagas promesas de regeneración y transparencia. Nada que no hayamos visto y escuchado antes por aquí. Y la gran mayoría de votantes de Ciudadanos no entienden ni aprueban dar oxígeno a un PSOE andaluz asediado por los casos de corrupción. Solo hay que recordar las palabras de Albert Rivera. Ni no dimiten Griñán y Chaves que ni nos llamen. Ahí siguen solo con la promesa de que no repetirán. No debería extrañarnos teniendo en cuenta la postura de Juan Marín, candidato de Ciudadanos a la Junta. Se le notaba mucho que estaba deseando pactar con el PSOE como él lleva pactando con ellos en el Ayuntamiento de Sanlúcar de Barrameda. Esperemos que solo sea un traspiés momentáneo porque corren el riesgo de dilapidar todo el entusiasmo generado, que era real y cierto con algunas medidas regeneradoras y sin hundir la economía, por Albert Rivera y su valentía en la lucha ante el nacionalismo catalán. Una pena que esa misma valentía no se ha haya demostrado ante el régimen andaluz.

Anuncios