Ya estamos oficialmente en verano. Y no solo porque hayamos sufrido la primera ola de calor. Hoy empieza el Tour de Francia, el inicio oficioso del verano al celebrarse a primeros de Julio y protagonizar las tardes de casi todo el mes. A priori, un Tour de Francia que se presenta con una de las mejores participaciones en muchos años con hasta 4 candidatos a la victoria final en los Campos Elíseos de Paris. El vencedor del año pasado Vincenzo Nibali defiende el título ante Alberto Contador, Nairo Quintana y Chris Froome. Un pulso en toda regla a 4 bandas con un Alejandro Valverde en segundo plano para ayudar a Nairo Quintana o tomar el relevo si sufre algún percance. En un segundo nivel de favoritos aparecen los escaladores franceses franceses Thibaut Pinaut y Romain Bardet. Hinault fue el último francés en ganar el Tour de Francia en 1985. 30 años justos. También es Francia el país abanderado en la lucha contra el dopaje desde los años 90. Algo tiene que ver.

16832583651_79e1e92695_m

Con el anuncio de su retirada a finales de 2016, Alberto Contador se planteó un reto enorme para 2015. Ganar Giro y Tour en el mismo año. Un logro solo conquistado anteriormente por 7 ciclistas. Los dos últimos fueron Miguel Indurain en 1992 y 1993 y el malogrado Marco Pantani en 1998. Los anteriores en lograrlo fueron: Fausto Coppi, Jacques Anquetil, Eddy Merckx, Stephen Roche y Bernard Hinault. Todo leyendas del ciclismo. Eso da idea de la dificultad de lograrlo. A pesar de eso, Contador se plantea ese reto como una sola victoria desafiando la lógica ciclista de los últimos 20 años en que lo que se plantea es un objetivo importante por año entre las 3 grandes vueltas por etapas: Giro, Tour y Vuelta a España.

El objetivo de Contador se complica aún más por la forma en que ganó el Giro de Italia. Él mismo ha reconocido que le costó mucho más de lo que preveía. La presión física y mental lógicas de una carrera de 3 semanas, las caídas sufridas, la exhibición en el Mortirolo para recueprar el tiempo perdido  y la batalla planteada por el equipo Astaná ha supuesto un esfuerzo mayor del esperado. Y la sensación de debilidad transmitida ante el ataque de Mikel Landa y Fabio Aru en el puerto de la Finestre que le destrozaron, con una pájara importante y sin apoyo del equipo, poco antes del final del Giro transmite dudas de si Contador podrá aguantar la exigencia del Tour. Mi impresión es que el Tour se le hará largo y la última semana de la carrera francesa es muy dura.

El principal favorito es el colombiano del Movistar Nairo Quintana. Toda la preparación del año va enfocada a convertirse en el pimer latinoamericano en ganar el Tour de Francia renunciando a defender la victoria del Giro de Italia en 2014.  Con victoria en la Tirreno Adriático bajo la nieve incluida. El recorrido le favorece. Una sola contrarreloj individual corta, el primer dia con 14 kilómetros, y una montaña abundante le hacen ver la carrera de cara. además cuenta con uno de los mejores equipos y con la presencia de Alejandro Valverde que puede servir de amenaza y freno para sus rivales si mantiene el nivel demostrado esta primavera con victorias en la Flecha Valona y Lieja-Bastogne-Lieja. El colombiano ya impresionó en su primera participación en 2013, quedando segundo y ganando una etapa de montaña y ahora tiene su particular reválida.

Nibali defiende el título de 2014 con muchas ganas. Ya ha gando Vuelta, Giro y Tour( un logro impresionante) pero la superioridad mostrada el año pasado es engañosa ya que contó con la ayuda de las caídas y abandono de sus dos máximos rivales, Froome y Contador, y la no participación de Nairo Quintana. Es algo que se le ha recordado a lo largo de esta año y que le enfada especialmente. Pero es la realidad. Aún así, no hay que menosprociar su valía y su valentía. Es capaz de derrotar a cualquiera y puede convertirse en juez de la carrera y en un perfecto aliado para desestabilizar al lider. En montaña y con su especial habilidad para atacar en descensos.

Por útlimo queda Chris Froome. Toda una incógnita. El buen nivel mostrado en las últimas carreras no disipa las dudas que plantea su rendimiento y, sobre todo, su cabeza en carrera. Su equipo, el Sky, presume de tenerlo todo medido y controlado basando toda su planificación y desarrollo en carrera a la tecnología. Su obsesión por fiarlo todo a la medición de los vatios en carrera le convierten en esclavo de ella dejando a un lado algo muy importante en carrera: las sensaciones del corredor. Contador es un ciclista que sabe leer muy bien las carreras e improvisando en carrera según sus sensaciones y lo que observsa en los rivales haciendo ataques inesperados. Nibali exactamente lo mismo. Por eso son más difícles de controlar. Nairo Quintana tiene tanto potencial físico y mental a sus 25 años que combina perfectamente ambas materias. Froome es distinto. Ni siquiera en el Tour que ganó transmitió en 2013 la suficiente imagen de autoridad.

En resumen, un Tour 2015 que se presume apasionante. Con un recorrido atractivo empezando con una contrarreloj inicial y a los dos días con final en el Muro de Huy, tradicional llegada de la Flecha Valona. Un Tour que se caracteriza por ir reduciendo las etapas llanas insufribles y aburridas para sustituirlos por finales en duros y cortos repechos( Mende y el Muro de Bretagne tiene su hueco también en esta edición) y con los tramos de pavés en la primera semana. Hagan apuestas y, sobre todo, no se duerman.

Anuncios