La crónica sería fácil. Pau Gasol fue ayer más ET que nunca, en acertada definición del gran Andrés Montes. Un 6 de 7 en triples para una actuación redonda de 30 puntos y 6 rebotes. El público francés ovacionó a Gasol cuando se retiraba a falta de pocos minutos del final del partido después de pasarse todo el partido pitando a España. Eso se llama miedo y respeto por una selección que le ha ganado mucho más de lo que hemos perdido con ellos. Incluso con una Francia arrolladora, paliza a Turquía en el cruce de octavos, y una España con muchas bajas y dudas, nos temen. Bien está así.

CMIWeRMUcAAn6Z6

Asistimos ayer a un partido donde hubo de todo. Momentos de gran defensa con otros momentos de falta de concentración, y un ataque excelso en algunas fases junto con ataques mal planteados. La baja de Rudy Fernández ayer, ni un solo minuto jugó por sus problemas de espalda, mermaba aún más la falta de talento de nuestros jugadores respecto a campeonatos anteriores. Si a esto sumamos el pinchazo en el gemelo sufrido por Gasol en el calentamiento, el panorama se dibujaba negro. Más dudas en el Eurobasket 2015. El partido parecía confirmar estos temores. Altibajos constantes en el juego, tanto en defensa como en ataque, que nos hacían incapaces de poner tierra de por medio con una Polonia, no nos ha ganado un partido desde los Juegos Olímpicos de 1972, que jugaba sin miedo.

El partido transcurrió así hasta finales del tercer cuarto donde asistimos a una muestra de carácter de la selección jugando nuestros mejores minutos del campeonato justo en el momento en que hay que hacerlo: en los cruces eliminatorios. Aparte de la actuación sobrenatural de Pau Gasol, no es normal que un pivot de 2.15m meta 6 de 7 en triples, asistimos a varias revindicaciones. La más importante, quizás por no esperada, fue la aportación clave de Víctor Claver. Tan criticado, con razón la mayoría de ocasiones, ayer se destapó con una muy buena actuación después de una participación casi testimonial en el campeonato. En defensa aportó agresividad y rebote y los intangibles de de provocar fallos en los rivales. Su buen momento fue recompensado por Scariolo con 25 minutos en pista superando en la rotación a Fernando San Emeterio, titular los dos últimos partidos en sustitución de Rudy.

Otra aportación clave fue la actuación conjunta de Sergio Rodríguez y Sergio Llul, el Dúo Dinámico del Madrid. Con ellos en pista y con una mayor agresividad y dureza en defensa, empezamos a revertir el signo del camino que se encaminaba a un final igualado. Haciendo un mejor juego colectivo, con una mejor defensa, nuestro ataque ganó en velocidad y buscamos más alternativas que el simple pase interior a Pau. Ganamos en alternativas porque jugamos con mejor cabeza en el momento en que podría ser más difícil: con el partido igualado, con el público en contra y con bajas en nuestro equipo.

El camino a seguir está marcado. Necesitamos intensidad, velocidad para poder jugar al contraataque y equilibrio entre el juego interior y exterior para tener más alternativas en ataque. Grecia nos espera el martes a las 18.30 uscando el pase a semifinales y la lucha por las medallas como premio. Un equipo duro y rocoso en el que debemos superar el ritmo lento que impondrán al partido para tratar de que no hagamos nuestro mejor juego. Tienen una generación no tan brillante como las anteriores, con menos fondo de armario, pero siempre son un equipo. Tienen un plan. Nosotros también. Con menos talento que en otras ocasiones( cómo no echar de menos a Navarro, Calderón y Marc Gasol) pero con la ilusión de seguir disfrutando, incluso en la gonía, con este equipo.

Anuncios