Archivos para la categoría: POLITICA

Un inmenso error. La política andaluza tiene una serie de particularidades que Ciudadanos parece haber olvidado en su apoyo a la investidura de Susana Díaz como Presidenta de la Junta de Andalucía. A diferencia de Madrid y la Comunidad Valenciana donde el PP llevan gobernando desde 1995, en Andalucía no se ha conocido otro Gobierno que el del PSOE. En Madrid y Valencia gobernaron durante más de 10 años dos pesos pesados del socialismo español surgidos de la Transición com oson Joaquín Leguina y Joan Lerma. En Andalucía no. No ha existido alternancia en la Junta y ésa es una de las claves de la democracia. Otra particularidad significativa de Andalucía es la diferencia entre el campo y la ciudad. El PP gana en las ciudades y el PSOE en el campo y el interior. Incluso en estas últimas elecciones municipales en la que el PP se ha hundido, ha ganado en 7 de las 8 capitales de provincia, todas excepto Huelva, y en las ciudades más grandes e importantes como Marbella y Jerez.

La fuerza de Ciudadanos en las elecciones autonómicas andaluzas y en las municipales está en las ciudades. Su voto es principalmente urbano y ése voto se siente profundamente decepcionado por el apoyo a Susana Díaz y al PSOE para permitir que sigan gobernando después de más de 30 años de Gobierno ininterrumpido. Más que un Gobierno es un régimen perfectamente asentado con el control de los medios de comunicación como principal fuente de poder y con una corrupción presente a todos los niveles de la Administración. Otro error cometido por Ciudadanos con su apoyo al PSOE andaluz es que corren el riesgo de meterse un tiro en el pie. El Partido Andalucista pactó en dos legislaturas con el PSOE. Desde entonces no ha vuelto a aparecer por el Parlamento andaluz y se encuentra prácticamente extinguido. La muleta de Izquierda Unida en la pasada legislatura fue engañada con el adelanto de las elecciones y ha cosechado su peor resultado en unas elecciones andaluzas siendo superado ampliamente por Podemos.

8048363289_d1f020e908_z

Ciudadanos se presentaba como una promesa de cambio y alternativa al bipartidismo que no optaba por la venganza como Podemos, como ellos mismos señalaban, sino con una propuesta de transparencia, limpieza y regeneración democrática. Todas esas promesas parecen haberse olvidado con el apoyo a Susana Díaz. La Presidenta no representa ningún tipo de cambio más allá del cosmético y de imagen. Susana Díaz representa lo mismo que todos estos años han hecho sus antecesores en el Gobierno andaluz: políticas erronéas para revertir el retraso económico tradicional de Andalucía respecto del resto de España. Una política basada en el control social gracias a los acuerdos con sindicatos y patronal, una política de subvenciones que tiene como objetivo regar de dinero a los grupos y personas afines para seguir contando con su apoyo y el control de los medios de comunicación con Canal Sur como principal exponente. Escándalo de los cursos de formación, escándalo de los ERES y escándalo de la concesión de las minas de Aznalcollar.

La apuesta de Ciudadanos en Andalucía puede repercutir en el resto de España. En el acuerdo presentado existen vagas promesas de regeneración y transparencia. Nada que no hayamos visto y escuchado antes por aquí. Y la gran mayoría de votantes de Ciudadanos no entienden ni aprueban dar oxígeno a un PSOE andaluz asediado por los casos de corrupción. Solo hay que recordar las palabras de Albert Rivera. Ni no dimiten Griñán y Chaves que ni nos llamen. Ahí siguen solo con la promesa de que no repetirán. No debería extrañarnos teniendo en cuenta la postura de Juan Marín, candidato de Ciudadanos a la Junta. Se le notaba mucho que estaba deseando pactar con el PSOE como él lleva pactando con ellos en el Ayuntamiento de Sanlúcar de Barrameda. Esperemos que solo sea un traspiés momentáneo porque corren el riesgo de dilapidar todo el entusiasmo generado, que era real y cierto con algunas medidas regeneradoras y sin hundir la economía, por Albert Rivera y su valentía en la lucha ante el nacionalismo catalán. Una pena que esa misma valentía no se ha haya demostrado ante el régimen andaluz.

Anuncios

Susana Díaz está recogiendo lo que lleva sembrando desde que es Presidenta de la Junta de Andalucía. Desconfianza. Nadie se fía de ella. Ni sus antigüos socios de Izquierda Unida, a los que engañó y dejó tirados con la convocatoria de elecciones anticipadas rompiendo el pacto de Gobierno, ni los nuevos partidos emergentes como Podemos y Ciudadanos que tienen la llave de la gobernabilidad andaluza gracias a sus resultados. Esta semana Susana Díaz ha cosechado el primer no a su investidura por parte de toda la oposición y puede que no sea el último. Susana Díaz convocó las lecciones de forma anticipada para, según ella, lograr la estabilidad necesaria para el Gobierno y que su socio Izquierda Unida no podía prestarle. La estabilidad ahora es mucho menor a pesar de ganar las elecciones porque depende de unas fuerzas políticas que no tienen los mimos intereses que ella y que se juegan su credibilidad con su postura a las puertas de las elecciones autonómicas y municipales. El error de Susana Díaz empieza a descontar el plazo de dos meses para alcanzar un acuerdo. Si no, nuevas elecciones.

16622297350_26b5811d05_z

A pesar de ceder con la más que probable salida de la política de los expresidentes Manuel Chaves y José Antonio Griñán, Ciudadanos no cede en sus pretensiones. Albert Rivera dice que no se fía y que quiere que la salida de Manuel Chaves conste por escrito. Puede esperar sentado. La transparencia y el cumplimiento de compromisos no ha sido lo habitual en los 30 años que lleva gobernando el PSOE la Junta de Andalucía. El 22 de Marzo el PSOE ganó principalmente gracias al desplome del Partido Popular que pasó de 50 a 33 escaños. Susana Díaz y el PSOE conservaron sus 47 escaños perdiendo 150.000 votos repecto a los resultados de Griñán. Es decir, los peores resultados de su historia. Pero la irrupción de Podemos, 15 escaños, y Ciudadanos con 9, le han permitido conservar sus escaños. Eso sí, Susana esperaba mucho más llegando, incluso, a lograr la mayoría absoluta o quedar muy cerca de ella.

Si en la primera votación, Susana Díaz necesitaba mayoría absoluta, en las siguientes solo necesita mayoría simple. Las posibilidades de que Susana Díaz sea elegida Presidenta pasan por alguna de estas opciones.

Voto a favor de Ciudadanos: la postura de Ciudadanos pasa por permitir gobernar a la lista más votada pasan por la salida de Chaves y Griñán de la política, la firma de un pacto anticorrupción y una serie de medidas de reactivación económica con bajada del IRPF para las calses medias. Ciudadanos se enfrenta con una disyuntiva importante. Su aparición como fuerza política nacional ha tenido una importante subida en los últimos meses llegando a superar en las encuestas a Ciudadanos y situándose muy cerca del PSOE. Pero toca la hora de la verdad. Posicionarse en una votación. Retratarse en el apoyo o el rechazo a una fuerza política como el PSOE de Andalucía sumida en una serie de escándalos de corrupción, como el de los ERES, que los votantes andaluces no ha castigado en las urnas. Un cheque en blanco puede erosionar sus posibilidades a nivel nacional.

Abstención de Podemos o Partido Popular. Durante la campaña Susana Díaz no se cansó de repetir que no quería el apoyo de Podemos o del PP. Por eso extraña que sus palmeros de turno reclamen al PP responsabilidad para que se abstengan y dejen gobernar al PSOE. Para eso sobraban muchos insultos. La debacle del PP estaba más que anticipada por dos causas: por la caída general provocada por la gestión de Mariano Rajoy que perdjudica especialmente a sus posibles votantes por la subida de impuestos y los casos de corrupción, y por el débil liderazgo de Moreno Bonilla. Ya anticipamos que con él al frente, el PP nunca podría aspirar a ganar al régimen andaluz.

Izquierda Unida no cuenta para nada. Después de ser relegados por Susana Díaz y con Podemos quedándose con la mayor parte de sus votos, Antonio Maíllo se despachó con un discurso durísimo y personal contra Susana Díaz. No se esperaba otra cosa después de ser tirados como una colilla.

El caso de Podemos es distinto. Una fuerza surgida de la extrema izquierda que busca ensanchar su caladero de votos a través de la moderación de algunas de sus propuestas económicas, que nos llevarían a una ruina mucho mayor. Conseguir 15 diputados para un partido nuevo es un gran resultado. Pero ellos esperaban superar los 20 diputados y convertirse en una fuerza transversal capaz de luchar por la victoria en las generales, según los pronósticos de Pablo Iglesias. No han cumplido sus expectativas. La suma de Izquierda Unida y Podemos en estas elecciones son 20 diputados. No es casualidad que sea igual que el mejor resultado cosechado por IU en Andalucía, en las autonómicas de 1994 con Luis Carlos Rejón de candidato.

La fuerza de Podemos va a menos. Las palabras de Monedero, ” a veces nos parecemos a los que queremos sustituir“, y su salida de la dirección de Podemos marcan el tic tac particular de la formación del círculo. La lucha interna entre los críticos, provenientes en su mayoría de Izquierda Anticapitalista, las bases y la dirección no harán más que crecer ante el empuje de Ciudadanos que consigue aglutinar cada vez más votos y éstos sí transversales de verdad. Pesca en PP, PSOE y UPYD, que tiende a la desaparación por la nefasta gestión de Rosa Díez y la dirección ante una posible alianza con Ciudadanos.

Por último, una predicción. Si hubiera nuevas elecciones, no tengan duda de que el principal beneficiado sería el PSOE y Susana Díaz. El electorado andaluz es, en su gran mayoría, muy conservador y el dominio mediático del PSOE en Andalucía es abrumador. Tenemos el precedente de las elecciones anticipadas de 1996, las siguientes a la legislatura bautizada como la pinza. El PSOE mejoró sus resultados de forma clara. Convendría no olvidarlo.

La convocatoria de elecciones andaluzas anticipadas por Susana Díaz tenía un doble objetivo. Por un lado, coger en fase de formación a la estructura andaluza de Podemos y pillarles por sorpresa. Por otro lado, ganar las elecciones para presentarse con ese aval ante los previsibles malos resultados del Psoe en las próximas elecciones locales y autonómicas de Mayo y que pudiera servirle de trampolín para su hipotético salto al liderazgo nacional del PSOE. Saltando por encima de Pedro Sánchez. Una estrategia en la que priman sus intereses personales por encima del de los andaluces y de los de su partido.

Pero para conseguir ese doble objetivo, Susana Díaz necesita en las elecciones andaluzas del 22 de Marzo una victoria holgada, que la conseguirá, y mayoría absoluta o quedarse muy cerca de ella. Algo que parece difícil a dia de hoy. Lo más probable esque pierda escaños y votos respecto a los resultados de Griñán. La excusa para adelantar las elecciones era la inestabilidad que provocaba en el Gobierno andaluz la coalición con Izquierda Unida. Una inestabilidad que no le impidió aprobar con ellos apenas un mes antes los Presupuestos para 2015.

7500776694_3e4733d6ac_z

Estamos ya en campaña electoral y todas las encuestas ponen de manifiesto varias cosas. El PSOE ganará con holgura pero sin mayoría absoluta. El PP andaluz de Juan Manuel Moreno sufrirá un importante batacazo y la irrupción de Podemos como tercera fuerza política, dejando a IU bajo mínimos, trastoca todo el tablero político. Si se cumplen estas previsiones lo que conseguirá Susana Díaz es traer más inestabilidad al Parlamento andaluz. Precisamente lo que quería evitar. Solo le quedaría la opción de gobernar con la permisividad de Podemos o del PP. Con una IU hundida, con sus votos tampoco alcanzaría la mayoría absoluta. Aunque así fuera, la tomadura de pelo de la disolución anticipada del Gobierno de coalición, dificultaría mucho reeditar ese Gobierno.

En cualquiera de esos dos supuestos quien sale perdiendo es Pedro Sánchez y el PSOE a nivel nacional. Si pacta con Podemos, sería la constatación de que la formación de Pablo Iglesias y Monedero aspira a lograr unos excelentes resultados a nivel nacional y espantaría a votantes moderados que se asustarían ante un pacto entre PSOE y Podemos. Y si pacta con el PP, el PSOE se hundiría por la izquierda recibiendo Podemos muchos votos más de parte del PSOE ya que la maquinaria política y mediática de Podemos sacaría partido a un posible acuerdo, por pequeño que fuera, entre PSOE y PP. Eso terminaría de hundir las posibilidades de Pedro Sánchez.

Todo esto son conjeturas antes de abrir las urnas. En Andalucía hay una particularidad importante. El voto del PSOE es muy conservador. En las capitales de provincia y las ciudades más grandes gana el PP de forma clara. Hasta el momento. El PSOE consigue sus mejores resultados en las zonas de interior. Voto urbano contra voto interior. Y Podemos es una fuerza política cuya principal característica es el voto urbano y en Andalucía, según la última encuesta del CIS, se quedará casi con la mitad de los votantes de IU, arañando menos al PSOE. Si algo se ha demostrado con la irrupción de Podemos es que todas las previsiones pueden saltar por los aires y que nada está escrito. En apenas un año han pasado de no existir a conseguir 5 escaños en el Parlamento Europeo y amenazar el orden establecido de PP y PSOE. Algo que, en menor medida, también está consiguiendo Ciudadanos de Albert Rivera con su salto a la política nacional.

La ambición de Susana Díaz puede hacerle pagar caro el adelanto de las elecciones andaluzas. Se trata de una apuesta a todo o nada que puede hacer que se vea obligada a convocar elecciones anticipadas de nuevo si no puede formar Gobierno. Pero tiene una opción política muy clara. Situar en un extremo político al PP y en otro a Podemos quedando ella en el centro de la ecuación y como dique de contención entre dos extremos. Para eso tiene a Canal Sur.

Día de Andalucía. Día de encuestas. Es tradicional que los medios andaluces publiquen encuestas de intención de voto en la festividad andaluza. Y más a 3 semanas de la celebración de las elecciones autonómicas andaluzas. Ya saben cómo son las encuestas. Tenemos la manía de mentir en muchas cosas y también lo hacemos en los sondeos. Pero es cierto que suelen servir para marcar tendencias y establecer previsiones para las elecciones.

200px-Flag_of_Andalucía.svg

En los diversos sondeos que se publican hoy, hay varias tendencias que se repiten.

Susana Díaz y el PSOE volverán a ganar las elecciones autonómicas y situarse como primera fuerza política. Perdiendo votos y quedándose lejos de la mayoría absoluta pero recuperando el liderazgo después de la derrota ante el PP andaluz y Javier Arenas en 2012. Una derrota que no le impidió gobernar gracias al gobierno en coalición con Izquierda Unida. Hasta que lo rompieron para convocar estas elecciones anticipadas. La intención de Susana Díaz al adelantar las elecciones autonómicas es pillar por sorpresa a Podemos, sin una estructura totalmente consolidada en Andalucía, y poner su victoria encima de la mesa ante un previsible batacazo en las próximas elecciones autonomicas y locales del mes de Mayo. Una forma de reivindicarse como alternativa al liderazgo nacional de Pedro Sánchez.

El PP andaluz de Juan Manuel Moreno Bonilla sufre una caída importante. Después del mazazo de las últimas elecciones autonómicas, ganar pero sin mayoría absoluta, el PP andaluz sigue la misma órbita del PP nacional de Mariano Rajoy: huida de votantes, principalmente hacia la abstención u otras opciones, y sin ninguna opción de formar gobierno. La diferencia entre PSOE y PP varía entre las diversas encuestas. La mínima es establece en 5 puntos. Lo más probable es que aumente un poco.

Podemos irrumpe como tercera fuerza política superando ampliamente a Izquierda Unida. El partido de Pablo Iglesias se presenta a sus primeras elecciones después del éxito de las elecciones europeas y acelera el final de Izquierda Unida como fuerza alternativa de la izquierda del PSOE. Aquí entran en juego las cosas de las encuestas. En unas encuestas Podemos obtiene el 12% de los votos y en otras el 22% pisando los talones al PP. Una diferencia que se traduce en un horquilla de escaños de 12 a 24 diputados. Demasiado amplia. Mi impresión es que quedará en un punto intermedio, alrededor de los 17.

Izquierda Unida sigue la tendencia a la baja y a la insignificancia política a nivel nacional aunque en Andalucía su suelo electoral es mayor. Antonio Maíllo sustituye a Diego Valderas como candidato a la Junta después de que IU quedara como un pardillo al aprobar los Presupuestos de 2015 con el PSOE y a las pocas semansas convocarse las elecciones anticipadas. Maillo es el principal valedor del candidato a la Moncloa Alberto Garzón. Los resultados electorales serán mirados con lupa por sus detractores. La OPA hostil de Podemos a Izquierda Unida, quedándose con sus votos y con sus cuadros, comienza su hoja de ruta electoral.

Ciudadanos sube como la espuma y UPYD se estanca o baja. La irrupción de Ciudadanos como alternativa a nivel nacional se refleja también en Andalucía. En todas las encuestas consigue representación en el Parlamento andaluz. En mayor o menor medida. La apuesta de Albert Rivera de competir a nivel nacional afecta principalmente al PP y a UPYD. El fracaso de las negociaciones entre C`s y UPYD disminuye las expectativas electorales de la formación de Rosa Díez. Y Andalucía puede ser el primer lugar en el que se compruebe. Si en Cataluña la aparición de Ciudadanos hace unos años afectaba especialmente al PSC, por su deriva nacionalista, ahora empieza a morder también en el elctorado popular.

El panorama después de las elecciones del dia 22 de Marzo es muy abierto. La victoria el PSOE y Susana Díaz es clara pero no logrará mayoría absoluta y el más que previsible hundimiento de IU puede hacer que entre ambos partidos no sumen la mayoría absoluta para gobernar. En ese caso, Susana Díaz quedará en manos de Podemos. Precisamente lo que quería evitar al convocar anticipadamente las elecciones. Lo que nadie contempla es un acuerdo entre PSOE y PP.

Más de 30 años gobernando el PSOE en Andalucía. Ni aquí ni en Valencia ni en Madrid ni en Cataluña es bueno que la misma formación política gobierne tanto tiempo de forma ininterrumpida. Así, ocurre lo que ocurre. Corrupción a gran escala.

Suele quejarse Tania Sánchez, con razón, de que casi siempre se le pregunta por su relación personal con el lider de Podemos, Pablo Iglesias. Pero no puede negar que la pregunta es pertinente si además de ser su pareja, sus propuestas políticas coinciden con las de él siendo ambos, hasta ahora, de distintos partidos. Con más razón si en la rueda de prensa en la que anuncia que abandona IU, Tania Sánchez proclama que buscará pactar con Podemos desde una formación propia de próxima creación. Algo que nadie dudaba. Que se irá, bajo cualquier formato o fórmula, buscando el abrazo político con Podemos en una candidatura de unidad popular y la confluencia electoral con el partido de su pareja. Pablo Iglesias ya le ha tendido la mano para ello. Esto era algo que tampoco nadie dudaba. Dentro de Izquierda Unida hay muchos miembros que ven a Tania Sánchez cómo un submarino de Podemos dentro de la organización. Dispuesta a todo con tal de dinamitar su propio partido. Cómo Alberto Garzón. Y una vez consumado el derribo de IU, ahora toca el PSOE. Tercero ya por detrás de Podemos en el último barómetro del CIS con la inestimable ayuda de Zapatero, Bono y su reunión con Pablo Iglesias a espaldas de Pedro Sánchez.

Esta semana se ha consumado la huida de Tania Sánchez hacia Podemos. Abandona Izquierda Unida por dos causas principales. Primero, por las divergencias internas en Izquierda Unida acerca de la posible confluencia con Podemos en las próximas elecciones municipales y autonómicas. Y segundo, por los escándalos derivados de su actuación cuando era concejal en Rivas y concedió, junto a su padre también concejal, cuantiosas subvenciones superiores al millón de euros a la empresa de la que su hermano era administrador único, Aupa. Una cosa tiene que ver con la otra. Si finalmente era imputada, los estatutos de IU impiden que cualquier persona imputada pueda presentarse a unas elecciones. Además, si dimite de su cargo de diputada en la Asamblea de Madrid, su proceso se retrasará al pasar a la Justicia ordinaria y no llegará antes de las elecciones.

Porque la imagen de Tania Sánchez ha quedado muy tocada al conocerse los múltiples chanchullos suyos con la empresa de su hermano en el Ayuntamiento de Rivas. Concesiones a la empresa de su hermano votando ella misma la concesión cuando tenía que ausentarse de la votación. Y alegando que desconocía que su hermano era el administrador único de Aupa y que tenía la sede en la casa del padre. Será republicana pero se parece mucho a las excusas de la Infanta Cristina. Si te dedicas a atacar a los demás con un discurso moral y ético y tienes los pies de barro, lo normal es que te ecuentren debilidades en forma de presunta corrupción. Si hasta el Gran Wyoming la criticó en La Sexta. Cómo no sería la cosa.

Lo que realmente sucede dentro de Izquierda Unida es algo que ya veníamos anunciando aquí desde hace algún tiempo. El final de Izquierda Unida. La irrupción de Podemos desde las pasadas elecciones europeas y su consolidación en todas las encuestas a partir de entonces como alternativa de poder provocaron una fractura interna en IU entre la vieja guardia y las nuevas generaciones emergentes. La vieja guardia tiene muchos recelos a la hora de diluir la marca de la coalición en diversas plataformas electorales, tipo Ganemos para las municipales, y perder poder e influencia en la estrategia política. Las nuevas generaciones con Alberto Garzón( no se puede vivir con tanto odio dentro) y Tania Sánchez a la cabeza preferían aliarse con Podemos en las elecciones. Una confluencia que desangraría a IU y que le hace perder votos cada día que pasa. Por una razón muy sencilla: la gente prefiere el original a la copia. Si votar IU es votar Podemos, gran parte de los votantes elegirán la papeleta de Podemos o a quién apoye Podemos.

En el caso concreto de IU Madrid la situación es realmente complicada. Tania Sánchez ganó las elecciones primarias dentro de la coalición y era la candidata en las próximas elecciones autonómicas. Junto al ganador de las primarias al Ayuntamiento, Mauricio Valiente, constituían el ala crítica de la federación madrileña que había perdido por escaso margen, 51% frente al 49%, el último Congreso. Desde entonces, las rivalidad y la tensión no habían desaparecido. El escándalo de la tarjetas de Caja Madrid-Bankia vino a continuar la batalla interna al pedir el sector de Tania Sánchez, con el apoyo de Alberto Garzón, la dimisión y salida inmediata de dos históricos pesos pesados de IU Madrid: los portavoces Gregorio Gordo y Ángel Pérez, al estar salpicados por el uso indebido tarjetas de la entidad. El todavía coordinador general Cayo Lara fue más prudente: suspensión de militancia. Estos dos bandos internos son los mismos que difieren en la estrategia ante Podemos. Tania Sánchez y los suyos promueven la confluencia directa sin más con Podemos y el sector oficial prefiere una coalición clásica antes que diluir, y destruir, las siglas de Izquierda Unida. Una batalla por el control del proceso. Una batalla por el poder. O por las migajas del poder.

Esa estrategia equivocada de IU vamos a verla muy pronto. En las elecciones andaluzas del 22 de Marzo, Podemos pasará por encima de IU Andalucía a pesar de que en este territorio resiste mejor que en otros el avance de Pablo Iglesias y los suyos. El coordinador general de IU Andalucía es Antonio Maíllo, el principal apoyo de Alberto Garzón en su candidatura a las Elecciones Generales. Personalmente me parece un tipo honesto aunque no comparta sus ideas políticas. Pero Susana Díaz le ha metido un gol por la escuadra con la ruptura del gobierno de coalición en la Junta de Andalucía y la convocatoria de elecciones anticipadas. Que le salga bien o mal a Susana Díaz es otra cosa. Pero que tu socio de gobierno consiga aprobar los Presupuestos con tus votos y al mes siguiente disuelva el Gobierno andaluz es de una ingenuidad política asombrosa.

Alberto Garzón sale muy tocado de la huida de Tania Sánchez. El candidato de IU a La Moncloa se ha retratado en varias ocasiones como su principal aliado y se queda ahora con un papel curioso. Además de candidato a la Moncloa es secretario de Convergencia de Izquierda Unida. Entre sus tareas está la de buscar la confluencia con otros movimientos de cara a las elecciones. Pero es difícil que te tomen en serio cuando no eres capaz de llegar a a acuerdos dentro de tu mismo partido y tus aliados huyen del mismo.

Con la convocatoria de elecciones anticipadas en Andalucía el 22 de Marzo, la Presidenta de la Junta de Andalucía Susana Díaz se juega su futuro político a todo o nada. Y también se juega el futuro del PSOE en una apuesta muy arriesgada en la que triunfa rotundamente o fracasa de forma estrepitosa. No hay medias tintas en estas elecciones. La victoria del PSOE y Susana Díaz en las próximas elecciones está garantizada pero es imposible que logre mayoría absoluta. La razón oficial por la que se adelantan las elecciones es por la falta de confianza entre PSOE e IU en Andalucía. La famosa inestabilidad que dice la Presidenta que hay entre los socios de Gobierno. Una inestabilidad que no existía hace menos de un mes cuando aprobaron los Presupuestos. Pero las razones verdaderas son otras.

El adelanto de las elecciones viene marcado por tres circunstancias.

– En primer lugar, la ambición personal de Susana Díaz por dar el salto a la política nacional como lideresa del PSOE sustituyendo a Pedro Sánchez. Para ello, necesita presentarse a unas elecciones como cabeza de lista y ganarlas. La vida política de Susana Díaz viene marcada por su ascenso a través del aparato del partido. Es Presidenta por dedazo de Griñán, antes de huir a Madrid, como éste lo fue por dedazo de Manuel Chaves, ambos comprometidos hasta las cejas en el escándalo de los ERES. Necesita que se visualice su liderazgo y no hay mejor escenario para ello que ganar unas elecciones.

– En segundo lugar, el ascenso imparable en todas las encuestas de Podemos desde las elecciones europeas de Mayo 2014 aconseja adelantar las elecciones todo lo posible para pillar a Podemos sin una estructura sólida de partido en Andalucía ya que, a diferencia de otras regiones, su implantación en Andalucía parece que va mucho más despacio. Si Podemos ya ha fagocitado a Izquierda Unida y se coloca por delante del PSOE en algunas encuestas a nivel nacional, la intención de Susana Díaz es cogerles sin la suficiente preparación. El final de IU, perdidos ante el empuje de Podemos, resistirá más en Andalucía que a nivel nacional. Pero serán superados por ellos. La presumible candidata de Podemos a las elecciones andaluzas será la eurodiputada Teresa Rodríguez que lleva semanas buscando el cuerpo a cuerpo con Susan Díaz. De momento no lo ha conseguido.

– Y en tercer lugar, el embarazo de Susana Díaz. Que duda cabe de que juega un factor fundamental en el adelanto de las elecciones. No por casualidad, el embarazo se filtra el mismo día que Susana Díaz acude a inaugurar un colegio, en Enero, y en la misma semana en la que se empieza a hablar de la posibilidad de adelantar las elecciones. Las excusas principales son dos: el anunciado viaje de Diego Valderas a los saharauis, cuando las relaciones entre Junta y Marruecos son excelentes, y el futuro referendum que anunció el nuevo coordinador general de IU Antonio Maíllo para Junio, en el cual los militantes de IU decidirían si continuaban con el pacto de Gobierno. Al final no será necesario.

Como decíamos al principio, el PSOE andaluz va a ganar las próximas elecciones autonómicas andaluzas. Recuperará el primer obtuvo que obtuvo el PP en las elecciones anteriores. Sin duda alguna. Pero lo hará sin mayoría absoluta perdiendo votos y escaños dejándole en una situación más precaria. Y tendrá solo dos opciones: o reeditar el gobierno de coalición y el pacto de legislatura con Izquierda Unida, algo improbable porque están acabando tirándose los trastos a la cabeza, o recurrir a pactos concretos y variables con el PP andaluz, con la propia IU o con Podemos. La entrada de UPYD y Ciudadanos parece muy difícil. En cualquier caso, un panorama postelectoral complicado de manejar que puede provocar una gran inestabilidad. Precisamente lo que Susana Díaz no se ha cansado de repetir que quiere evitar.

Las circunstancias políticas han cambiado mucho en el PSOE y en la Junta de Andalucía en apenas 6 meses. El verano pasado la estructura del PSOE andaluz se volcó para apoyar a Pedro Sánchez como futuro secretario general. Susana Díaz amagó con presentarse pero la elección directa por los militantes del futuro lider le hizo cambiar de opinión y apoyar a Pedro Sánchez para que no saliera elegido Eduardo Madina. Ahora, Pedro Sánchez no le vale. Y es verdad que parece que no tiene, de momento, la suficiente madera de lider y que está más preocupado por la imagen que por los contenidos. Pero apenas lleva 6 meses. Y recogiendo el testigo del desastre dejado por Zapatero y mantenido a flote, a duras penas, por Rubalcaba.

En Andalucía las cosas son distintas. El liderazgo de Susana Díaz es sólido, dominando todas las provincias. Enfrente tiene poco de lo que preocuparse. La elección de Moreno Bonilla como “lider” del PP andaluz augura muchos años de oposición al PP. Pero los más perjudicados por el adelanto de las elecciones son los amigos de IU. Es la primera vez que tocan poder en la Junta de Andalucía y van a ser despedidos de mala manera sin saber muy bien por qué. Lo que sí es seguro que muchos familiares de cargos de IU saldrán de sus puestos oficiales de aquí a poco. Derrotados por la ambición de Susana Díaz.

Los niños han ganado. Así se conoce dentro de Izquierda Unida a los candidatos más jóvenes que empiezan a sustituir a la vieja guardia de la formación de izquierdas. Primero fue Alberto Garzón enseñándole la puerta de salida a Cayo Lara y ayer fue Tania Sánchez la que ganó las elecciones primarias de Izquierda Unida a la Comunidad de Madrid venciendo al sector oficialista con un amplio margen, con un 56% de los votos sobre el 35% cosechado por José Antonio Moreno, representante oficialista. En las primarias para el ayuntamiento, victoria también del sector crítico que encabeza Tania Sánchez en la persona de Mauricio Valiente, con un 59%.

El objetivo del sector liderado por Tania Sánchez es la confluencia e integración en una única candidatura con Podemos y otras organizaciones de izquierda a través de las diversas plataformas de Ganemos de cara a las próximas elecciones locales. Pablo Iglesias y Podemos no quieren presentar candidaturas propias para las elecciones municipales para no quemar su imagen de marca y preservarla para las elecciones generales donde pretenden ganar. El punto conflictivo de las primarias de IU Madrid ha sido precisamente este. El sector oficialista ha detectado una gran cantidad de miembros de Podemos que se han inscrito para votar y apoyar al sector de Tania Sánchez ya que en las primarias votan tanto afiliados cómo simpatizantes registrados. Una suerte de OPA hostil de Podemos hacia IU consistente en votar y apoyar a los miembros de IU más proclives a pactar con Podemos.

La campaña ha sido sucia con dos sectores fuertemente enfrentados. El sector oficialista ha impugnado a muchos simpatizantes por la sospecha de ser miembros encubiertos de Podemos y desde el sector de Tania Sánchez se ha vinculado el surgimiento de las informaciones relativas a sus escándalos en el Ayuntamiento de Rivas-Vaciamadrid( y los jugosos contratos a su hermano) a su previsible victoria y ha visto la mano de sus rivales en IU detrás de estas informaciones. Lo más probable es que esté en lo cierto pero no es eso lo importante. Lo fundamental es si lo que se ha publicado es verdad o no. Si lo es, hay que tener mucho rostro para seguir acudiendo a tertulias de televisión a denunciar escándalos y corruptelas. De los demás, claro. De los suyos, ni pío. La situación interna de IU Madrid a partir de las primarias es de guerra interna y de bicefalia. A un lado, el sector oficialista que controla las instituciones y al otro lado Tania Sánchez y los suyos que tomarán el mando de la organización de cara a las próximas elecciones. Hay que estar atentos a la posible convocatoria de una Asamblea extraordinaria para tomar el control total de la organización gracias al impulso de las primarias.

La victoria de Tania Sánchez y se ha cobrado su primera víctima política. Hace escasos minutos ha dimitido Eddy Sánchez, coordinador general de Izquierda Unida Madrid. La razón de la dimisión es la aplastante derrota de los candidatos de su sector aunque Eddy ha remarcado que tenía tomada la decisión antes de las primarias. Se abre ahora un período de incertidumbre en el que Tania Sánchez tratará de hacerse con el poder en la organización.

Una confluencia que afecta a todos los partidos pero, principlamente, a dos. Por un lado, a la propia Izquierda Unida que ya se encuentra en una posición testimonial en todas las encuestas( al nivel de sus peores resultados) y que busca su particular salvavidas en agarrarse a la estela de Podemos tratando de influir a través de Ganemos: una clásica táctica de infiltración. Y por otro lado afecta al PSOE que calcula que un tercio de los votos de Podemos procede de sus filas. En el PP también rasca, en menor medida, Podemos. Pero el principal enemigo del PP es la abstención.

La carrera de Ana Mato es uno de los mejores ejemplos de cómo la política actual no promociona a los mejores a los puestos más altos de responsabilidad sino a los mediocres. Ana Mato nunca ha sido una política que destaque por su gestión ni cuenta con una oratoria capaz de articular un discurso coherente que pueda atraer y motivar a los ciudadanos. Si además, tiene los pies de barro por su vinculación familiar con la trama Gurtel, apaga y vámonos. No es el único caso, por supuesto, pero la dimisión de una ministra es siempre un motivo más para recalcar en qué se han convertido las escalas superiores de la política española.

La razón del ascenso político de Ana Mato hasta el Gobierno es su lealtad inquebrantable a Mariano Rajoy, el lider político qué más poder ha acumulado desde el inicio de la Transición gracias a su mayoría absoluta en las elecciones generales de 2011 y a la victoria arrolladora en las autonómicas y locales del mismo año. Nadie había acumulado tanto poder territorial. El mérito no es de Rajoy, es de Zapatero. Lo importante no son los méritos sino la lealtad al jefe. Así, no podemos extrañarnos de que la política esté llena de mediocres y aprovechados.

La carrera política de Ana Mato estaba marcada desde la implicación de su exmarido, Jesús Sepúlveda, en la trama Gurtel. Más de 700.000 euros recibió de la trama liderada por Francisco Correa y una parte de ellos los disfrutó Ana Mato en diversos viajes, fiestas y regalos para sus hijos. Esta semana el juez Ruz la señala cómo ” partícipe a título lucrativo“. Es decir, beneficiarse de dinero obtenido de algún delito aunque no se tenga constancia del origen ilícito del mismo. No está imputada pero tendrá que responder por ello. A pesar de eso, su presencia en el Gobierno era contraproducente para un Rajoy que hoy mismo encaraba un Pleno sobre medidas contra la corrupción. La foto con Ana Mato podía ser aún más demoledora para la deteriodada imagen del Presidente del Gobierno.

Es otra de las constantes de la política. Cuando dejas de serme útil, me desprendo de tí. Hace unos meses se rumoreaba que Ana Mato había presentado la dimisión a Rajoy pero que éste no la aceptó. Ahora, parece justamente al revés. Mato quería aguantar pero Rajoy no ha querido. La caída de Ana Mato era inevitable para tratar de hacer resurgir la maltrecha imagen de Rajoy y el PP.  Si es así, es una medida acertada pero tardía. Aparte de su relación indirecta con la trama Gurtel, había más motivos para despedirla empezando por su espantosa gestión de la crisis del ebola donde fue sustituida por la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría debido a su falta de liderazgo y su incapacidad para ofrecer explicaciones o, simplemente, dar la cara de forma convincente.

Los tiempos políticos han cambiado. La dimisión de Ana Mato, unida a la reciente dimisión de Gallardón por el fracaso en la reforma del aborto, trastoca los planes de un Rajoy poco partidario de hacer cambios en el Gobierno. Si antes Rajoy podía permitirse mantener a la cuestionada Ana Mato cómo ministra de Sanidad, mantenerla ahora apuntaba directamente a la cabeza de Rajoy cómo Presidente. Sobre todo por las últimas encuestas que sitúan al PP con apenas el 28% de voto y donde la irrupción de Podemos cómo partido clave en el nuevo panorama político lo ha revolucionado todo. Solo tenemos que ver la capacidad del secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, para proponer lo contrario a lo que avaló hace poco a cuenta de la reforma del artículo 135 de la Constitución en la que se reflejaba el compromiso de estabilidad presupuestaria. Una medida promovida por Zapatero en el verano de 2010, todavía cómo Presidente, que contó con el respaldo del entonces desconocido Pedro Sánchez y del PP. Es lo bueno de las hemerotecas. Te pillan en cualquier renuncio.

Las últimas encuestas publicadas ponen de manifiesto lo que advertíamos aquí hace algún tiempo. El final de Izquierda Unida tal y cómo la conocemos está cerca. La irrupción de Podemos les hace llevarse gran parte de sus votos dejando a IU tiritando y con nulas opciones de crecer y tocar poder salvo si confluyen o se fusionan con Podemos de cara a las próximas elecciones autonómicas y locales. Y la mejor forma que han encontrado es hacerlo desde dentro de la propia IU, concretamente en Madrid. El intento de Podemos de reventar IU-Madrid necesita de poder para hacerlo, en forma de votos, y de personas dentro de la organización que apuesten por ello. El sector de Tania Sánchez forma parte de eso.

La semana pasada el coordinador general de IU, Cayo Lara, anunció que no se presentaría a las primarias para elegir al candidato a la Presidencia de Gobierno. Una decisión influida por el sector más joven de IU, liderado por Alberto Garzón, que promueve el acercamiento y la confluencia con Podemos arrinconando a la vieja guardia de Izquierda Unida y el Partido Comunista. Garzón es firmemente apoyado por la federación andaluza, la más poderosa junto con la madrileña, liderada por Antonio Maíllo en sustitución de Diego Valderas. Relevo generacional y relevo programático influido por la corriente seguidora del 15-M que vive en las nuevas generaciones de IU. Garzón y Maíllo son los principales apoyos con los que cuenta Tania Sánchez, candidata a dirigir IU Madrid.

A Cayo Lara no le gustaban las primarias. Es normal cuando toda tu vida política formas parte del aparato y consigues ascender de esa manera. Pero no fue la única causa. El método de elección elegido por IU de cara a sus primarias contempla no solo el voto de los militantes sino también de todo aquél simpatizante que se inscriba. Aquí entra en juego la clave de la cuestión. Este próximo fin de semana se celebran las primarias en Izquierda Unida Madrid en un proceso marcado por diversas irregularidades. Lo primero que llama la atención es el censo de votantes: 13.000 en total de los que solo 4.500 son militantes de IU. El resto son simpatizantes registrados en las últimas semanas con la intención evidente de decantar la votación del lado de Tania Sánchez frente al sector oficialista.

Cómo no puede ser de otra manera en la pelea política, el navajeo está siendo el protagonista de estas primarias. Por un lado, todos los escándalos relativos a Tania Sánchez y su gestión cómo concejal en el Ayuntamiento de Rivas Vaciamadrid, junto a su padre, en un claro ajuste de cuentas interno. Dos concejales de IU del mismo Ayuntamiento presentaron una denuncia a raíz de conocer el informe de la Cámara de Cuentas de Madrid que revelaba un agujero contable de 21 millones de euros en la Empresa Municipal de Vivienda. Y no es el único escándalo que acecha a Tania Sánchez. Otros lo explican mucho mejor. En las primarias de este próximo fin de semana en IU- Madrid se ha anulado ya 300 registros y en algún sitio cómo Torrejón de Ardoz se busca anular todos porque el coordinador se ha pasado a Podemos y se han inscrito más de 400 simpatizantes sospechosos de pertenecer directamente a Podemos. Un asalto mediante infiltración de simpatizantes para decantar la votación del lado de Podemos. La desconfianza es tal en IU, o lo que queda de ella, que para la votación se van a instalar dos urnas: una para los afiliados y otra para los simpatizantes para saber qué vota cada sector.

Lo relevante del caso es que la aparición de tantos simpatizantes para las primarias de IU Madrid, al igual que la aparición en medios de comunicación de informaciones que dejan la imagen de Tania Sánchez severamente dañada, no es casual. Responde a una lucha interna entre el sector oficialista de IU- Madrid, tocado por el escándalo de las tarjetas black de CajaMadrid, y el sector liderado por Tania Sánchez que busca la confluencia directa con Podemos. A ella le molesta que se lo recuerden pero no es algo irrelevante. Tania Sánchez es la actual pareja de Pablo Iglesias, lider de Podemos. O Pablo Iglesias es la actual pareja de Tania Sánchez. Normalmente no dejaría de ser una cuestión personal( sin ir más lejos el secretario de Estado de Cultura José María Lassalle está casado con la diputada del PSC Meritxell Batet) pero la política entra en juego desde el momento en que tu apuesta política consiste en acercar posturas, confluir e incluso participar conjuntamente en las elecciones con el partido del que tu pareja es el lider absoluto. Eso ya no es solo algo personal. Es algo político. Y en eso estamos.

Cada vez que se conocen más detalles del contrato por el que Íñigo Errejón cobraba 1.800 euros mensuales de forma fraudulenta de fondos públicos por no hacer nada, o casi nada, la cosa huele peor. No por la cantidad, mísera en comparación con otros escándalos, sino por el hecho de que Errejón y Podemos se muestran siempre que pueden por ser los adalides de la transparencia y campeones de la moralidad pública cargando contra el resto de partidos por no ser tan buenos y honrados cómo ellos. Pero no es así. Son unos tigres de papel a los que no le ha hecho falta ser ni tan siquiera diputados para beneficiarse irregularmente del mismo sistema que ellos mismos proclaman que quieren sustituir. Si ellos luchan contra la casta política heredera de la Transición, al mismo tiempo se constituyen en una casta universitaria que se reparten el trabajo creando contratos ad hoc para los amigos políticos. Bienvenido a la casta, Íñigo Errejón.

El encargado de la convocatoria y director del proyecto es el profesor de Economía aplicada de la Universidad de Málaga Alberto Montero. Compañero de Errejón en la dirección de Podemos y en la Fundación CEPS, Centro de Estudios Políticos y Sociales. La institución que recibió varios millones de euros de Venezuela. En el contrato se estipula que el horario es 8 a 16h, de lunes a viernes, completando un total de 40 horas semanales y que deberá realizarse presencialmente en la Universidad de Málaga, cosa que no ha sucedido. Alberto Montero reconoció que le informó del puesto de trabajo a Íñigo Errejón y él fue el único aspirante al puesto. Blanco y en botella. En el contrato se admite la posibilidad de trabajar en otro sitio siempre y cuando tuviera relación con el proyecto. No parece que la dirección de campaña de Podemos en las elecciones europeos tenga mucho que ver con las políticas públicas de vivienda en Andalucía. Por si fuera poco, Errejón cobraba al mismo tiempo por su trabajo en Podemos. Es decir: cobrar un sueldo por su trabajo real y otro por uno al que no acudía. La puerta giratoria de Íñigo Errejón se le cierra en la cara. Casta universitaria. Su amigo Alberto Montero ha salido a defenderle diciendo que tenía autorización, verbal no por escrito, para realizar su trabajo desde Madrid. Pero si todo es tan legal, ¿ por qué renuncia al puesto?. Pues porque le han pillado. Cómo si tuviera una beca black. La Universidad de Málaga se ha visto obligada a abrirle un expediente por el presunto fraude y por vulneración de la Ley de Incompatibilidades.

Tampoco hay que engañarse. A Podemos, Pablo Iglesias, Monedero, Errejón y a otros se les está empezando a mirar con lupa porque constituyen una amenaza para los partidos tradicionales, PP y PSOE, que ven su situación de poder en peligro por la irrupción de Podemos. Es totalmente cierto. Pero no creo que eso sea lo más relevante. Lo importante es si todas las informaciones que conozcamos sobre ellos y sus comportamientos irregulares son ciertas o no. Y cuánto más se sabe de la beca o contrato público de Errejón por no hacer nada, o casi nada, más asco da que los supuestos redentores de la cosa pública tengan los pies de barro para criticar los comportamientos irregulares de los demás. Las encuestas sitúan a Podemos muy cerca de PSOE y PP en las elecciones generales( por delante en intención directa de voto) y esta misma semana se ha conocido otra encuesta que los sitúa en primera posición en las elecciones forales de Navarra. Quedan apenas 7 meses para las elecciones autonómicas y locales. Mucho tiempo todavía.

Al hilo de esta polémica, Pablo Iglesias se ha bajado de la entrevista que tenía esta noche en Telecinco y qué contaba con la presencia de dos periodistas colaboradores, Pepa Bueno de la SER y Luis Herrero de Esradio. La entrevista estaba prevista desde hace semanas pero en el último momento se han planteado dos exigencias por parte del lider de Podemos. Que la intervención se haría por videoconferencia desde la sede de Podemos y con una única pregunta pactada cómo si fuera Rajoy hablando a través de la pantalla de plasma que tantas veces ha criticado, con razón, Pablo Iglesias. Cristóbal Montoro y Pedro Sánchez sí han participado en el mismo programa aceptando preguntas de los periodistas. Lo extraordinario del caso es que el lider de Podemos sustenta gran parte de su caladero de votos gracias a su participación masiva en programas y tertulias de televisión.

Pero entre el escándalo de Errejón y la sobreexposición de Iglesias se recomendaba pasar a un prudente segundo plano. Sobre todo después del varapalo sufrido el pasado domingo con la entrevista en la Sexta realizada por Ana Pastor que dejó al descubierto todas las lagunas y debilidades tanto de Pablo Iglesias cómo lider político y de las recetas políticas y económicas del partido que, supuestamente, ha venido para salvarnos de los políticos de la casta. Pero claro. Ana Pastor no es el amigo Jesús Cintora de Cuatro y la imagen de Iglesias quedó por los suelos. Confesión de parte. ” Debo trabajar más y mejor“. Hasta el populismo tiene un límite.