Archivos para la categoría: SERIES

Estamos em pleno verano y es tiempo de vacaciones para muchas personas. Sol, playa y montaña como destinos preferentes pero con una gran posibilidad, gracias a las nuevas tecnologías, de disfrutar de aquellas series que por falta de tiempo no hemos podido ver durante el año o recuperar algunas series con las que pasar un buen rato. Hoy en dia, se puede compaginar todo esto. Con un simple portátil podemos aparcar el estrés de las vacaciones y disfrutar de un buen rato. No se trata de una lista de las mejores series ni tienen que ser actuales. Pero son grandes series, y de diversas temáticas, en las que dejar volar la imaginación, reirse a mandíbula batiente, rompernos la cabeza o, simplemente reir.

SHERLOCK

Adaptación del clásico de Conan Doyle producida por la BBC con la particularidad de que se hace vivir a Sherlock Holmes( excepcional Benedict Cumberbatch)  y al doctor Watson, Martin Freeman, en Londres en pleno siglo XXI. Sus capacidades deductivas siguen intactas así como su distancia emocional con los casos en los que participa. Dos temporadas hasta el momento y 3 episodios de hora y media de duración cada uno. Historias clásicas pasadas por el tamiz de la modernidad como El perro de los Baskerville. Una serie que nos permite descubrir como podría ser Sherlock rodeado de teconología: telefónos móviles, portátiles, pruebas de ADN, pero sin perder su esencia: la observación, el análisis y el humor negro. Respeta personajes y lugares clásicos: la dirección de Baker Street es la misma, la casera sigue siendo la señora Hudson y, nuevamente, tendrá que vérselas con el malvado Moriarty y con Irene Adler. Magnífica creación de Mark Gatiss y Steven Moffat con las que vivir varias aventuras modernas del detective por excelencia, ahora en la actualidad.

THE KILLING: Forbrydelsen

Serie original danesa que cuenta con una adaptación americana llamada, simplemente, The Killing. La versión americana tiene dos temporadas, muy buena la primera y mala la segunda, pero es superior la danesa que tiene más temporadas pero de casos distintos. En la primera temporada trata acerca del asesinato de la adolescente Nanna Birk Lrsen y de la investigación de la policía a cargo de la detective Sarah Lund, interpretada a la perfección por Sofie Grabol, que hace un pequeño cameo en la versión norteamericana. La investigación del asesinato sirve para reflejar el trasfondo de la sociedad danesa, desde el mundo de la política a la inmigración así como las relaciones y conflictos íntimos de los personajes. Todo envuelto en una enorme nube de intriga que conforme van apareciendo nuevas pistas hace que todo sea más oscuro. Serie que cuida todos los detalles: la construcción de los personajes, la música, los escenarios. Para los amantes del misterio clásico.

FRASIER

Una serie que dejó hace muchos años de emitirse pero que no deja indiferente a nadie con el paso de los años. Spin off de otra mítica serie, Cheers, pero superior en mi opinión. Dos hermanos. Frasier y Niles Crane. Interpretados por Kelsey Grammer y David Hyde Pierce.  Psiquiatras los dos. Irónicos y mordaces. Neuróticos, envidiosos, engreídos, cabezotas y con grandes problemas para relacionarse con las mujeres. Pero con buen corazón.  Su padre Martin Crane, un expolicía jubilado por un disparo, vive con Frasier al mudarse éste a Seattle y trabajar en la radio, y contrapone el punto de cordura que le falta a los dos hermanos. La compañera de Frasier en la radio, Rozz, y la enfermera de Martin, Daphne, ponen el acento femenino. Una serie exponente del mejor humor inteligente( ¿ cuál no lo es?), con unos diálogos brillantes y algunas situaciones hilarantes. La actual Bing Bang Theory bebe mucho del formato de Frasier, aunque a simple vista pueda no parecerlo. Sheldon es Niles y Leonard es Frasier. Episodios de unos 22 minutos que con situaciones hilarantes y muy divertidas para pasar un buen rato. Una de las mejores series de comedia, sino la mejor, que se han hecho.

WALLANDER

Otra serie de misterio ambientada en el norte de Europa. A pesar del clima frío, el detective Kurt Wallander, interpretado por Kenneth Branagh, investiga los crímenes más violentos de su localidad. Serie lenta, que se recrea en el personaje principal y en sus conflictivas relaciones personales, sobre todo con su hija. Divorciado como metáfora de la destrucción de su mundo interior por la dedicación que tiene al esclarecimiento de los asesinatos que investiga. Se trata de una miniserie al estilo de Sherlock lo que le permite centrarse en la calidad más que en la cantidad y basada en las novelas de Henning Mankell.

LOST: PERDIDOS

La serie que mayor debate ha creado en la historia. Sin duda alguna. Desde el momento en que empezó una legión de fans inundó Internet con múltiples teorías para una serie que se prestaba a ello. Un accidente de avión en una isla desierta, un grupo de supervivientes de diverso origen y una serie de sucesos extraños e inexplicables en los que la isla se convierte en un personaje más de la trama. Una serie con tantas vueltas de tuerca que sería imposible de resumir y que, años después de terminar su emisión, sigue generando debates. Mejor verla.

Anuncios

Arrancó anoche en Estados Unidos, Showtime, la octava y última temporada de la serie Dexter. Una serie con una premisa bien clara desde la primera escena del primer capítulo: el asesinato de culpables que escapan a la acción de la Justicia por parte del protagonista, Dexter Morgan. Una especie de justiciero moderno que llega dónde la Justicia no puede o no quiere llegar: la justicia poética en grado sumo. Esta justicia no es aplicada solamente para vengar a los que han sufrido y no han podido ser vengados. Desde niño, Dexter es diferente: vio a su madre morir de forma violenta y una sombra crece dentro de él, su oscuro pasajero, que le empuja a satisfacer sus necesidades e instintos matando. Otros comen helados o hacen deporte: él mata. Su padre adoptivo es el único que conoce su secreto y al ver que no puede controlar su instinto, canaliza esa furia al castigo de los que escapan a la acción de la justicia enseñándole un código de actuación que debe seguir al pie de la letra. El principal mandamiento: no ser descubierto nunca.

Pero claro, si este justiciero trabaja como forense para la policía de Miami y su hermana es también policía pues la cosa se complica. Si, además, tu padre también fue miembro de la misma policía el caos es mucho más grande. Y no se trata de un asesino sin más: es cruel y descuartiza a sus víctimas, es metódico gracias al entrenamiento realizado por su padre y no teme correr riesgos por satisfacer sus deseos y de paso librarse de unos cuantos asesinos. La serie descansa en dos pilares fundamentales. Las interpretaciones de Dexter Morgan, magníficamente interpretado por Michael C. Hall, y su hermana adoptiva Debra Morgan, Jennifer Carpenter. Son las constantes principales a lo largo de todas las temporadas. Una relación sin fisuras hasta que su hermana descubre su terrible secreto de la forma más inesperada, a raíz de ahi la relación cambia y pende de un hilo. A esta incógnita es a lo que debe responder esta última temporada. Mi apuesta personal es que Dexter acabará mal. Además, morirá a manos de su hermana, incapaz de seguir mintiendo por él. Una serie oscura, sobre todo al principio, y pesimista. La sociedad está corrompida y solo hay enemigos entre sus miembros. Así que, nada mejor que un asesino en serie para limpiar a una sociedad podrida.

Una serie que ha contado a lo largo de todas estas temporadas con unos secundarios de lujo. Jimmy Smits, John Lithgow( magnífico en su papel de asesino Trinity en la 4ª temporada) Julia Stiles, Jonny Lee Miller, Edward James Olmos entre otros, interpretando siempre, salvo Julia Stiles, al malo de turno al que hay que eliminar convertido en antagonista de Dexter. Sus intervenciones no duran más de una temporada y conforman una trama específica A pesar de su frialdad, Dexter también tiene su corazoncito. Con el tiempo, descubre que es capaz de amar y no solo como forma de camuflarse entre la sociedad: ama de verdad. Su matrimonio con Rita, su hijo Harry lo demuestran. Pero nada se interrumpe en su camino a la hora de matar, otra constante a lo largo de la serie.

La venganza es uno de los sentimientos más humanos y todos en algunos momentos lo hemos experimentado: bien porque la anhelamos o porque la hemos sufrido y seguramente en algún momento nos gustaría ser como Dexter: frío, implacable y resolutivo a la hora de resolver conflictos. Veremos si la cosecha que ha ido sembrando a lo largo de las 7 temporadas tiene un final a la altura del camino recorrido. Ganará Dexter o acabará muerto o encerrado. No debería tener un final feliz. El resurgir de la 7º temporada, tras dos anteriores muy planas, nos lleva hacia un final más abierto y una posible vuelta a los orígenes de Dexter: despiadado, calculador y sanguinario. Pronto lo veremos.

En primer lugar tengo que decir que no creo que se trate, simplemente, de una cuestión de talento o de calidad. Es algo de fondo, estructural. El debate de que por qué son malas nuestras series es antigüo, aunque nunca es bueno generalizar. En nuestra televisión hay suficente capacidad  para desarrollar buenas series pero se han visto lastradas por una serie de circunstancias, sobre todo si los comparamos con las series norteamericanas, las reinas hoy en dia. Vamos a detallarlas.

1. La cuestión fundamental es el formato. Las grandes series norteamericanas se emiten, principalmente, por canales de cable y temáticos. Por lo tanto hay un grado de especialización que aquí, sencillamente, no existe. La mayoría de series españolas se emiten por Televisiones comerciales ( Tele 5, Antena 3 ), con lo cual buscan dirigirse a la mayor parte de audiencia para que su principal fuente de financiación, los anunciantes, puedan vender sus productos al más amplio público posible. Si el público que ve mi cadena es del perfil seguidor de Sálvame o similares pues no va a demandar un producto de gran calidad sino que están orientados a otro tipo de entretenimiento, no van a querer ver Mad Men o Sherlock por ejemplo. Series tipo Crematorio son una bocanada de aire fresco en ese sentido.

2.  Derivada de la primera premisa, está la necesidad de alargar la duración de los capítulos. Series como Los Hombres de Paco, El Internado, Hospital Central, El Comisario tienen una duración de alrededor de 90 minutos. Esta duración tan larga requiere muchas tramas de relleno que no apartan nada salvo abarcar todo el horario de prime time, de 22-24h. Así, la calidad del producto merma considerablemente. Por ejemplo: House dura alrededor de 42 minutos y Dexter 50 por episodio. Prima la calidad sobre la cantidad. Por no hablar de series de humor como Frasier, Friends y Bing Bang Theory donde cada capítulo gira alrededor de los 20- 22 minutos.

3. Actores encasillados: Tenemos muy buenos actores en España pero en muchos casos están totalmente encasillados. Un actor tan bueno como Antonio Resines difícilmente lo vemos ya fuera de un bar tras la experiencia de Los Serrano y es una pena ya que demostró su vena dramática y amplio registro en papeles como La Buena Estrella, espectacular interpretación, o La Caja 507.

4. Malos guiones: el principal defecto de nuestros guiones son los estereotipos. Un situación y un episodio se repiten una y otra vez hasta la saciedad. Trama, nudo y desenlace. Hay poquísima amplitud de registros. Parece como si tuvieran una cuadrícula para realizar los guiones y todos los episodios se realizan siguiendo esa escaleta, falta de imaginación en suma.

5. Trabajar en nuestra Televisión hasta hace poco tiempo era sinónimo de ser un apestado. Muchos actores y guionistas solo lo hacían por necesidad económica. Ahora  ese prejuicio va cambiando, no está ya tan mal visto ni te miran por encima del hombro los compañeros, sobre todo ahora en una época de crisis económica a todos los niveles. El talento y los recursos que había se destinaban generalmente al cine, dejando el campo televisivo muchas veces convertido en una ciénaga de calidad.

6. ¿ Por qué razón siempre tienen que aparecer niños en nuestras series?. Casi siempre mal utilizados, rellenando tiempo, protagonizando historias absurdas. Y si no son los niños, son sus abuelos. El ejemplo de Médico de Familia es palmario. El Chechu, la hermana adolescente, la chacha ( por supuesto, andaluza, como buen tópico ), los protagonistas, el abuelo, su amigo y no había vecino del quinto porque era una casa unifamiliar, sino también.

7. Y por último, la política de las cadenas. Si una serie no vende desde el principio, no suelen tener paciencia con ella. Se mueve de día, de horario, se cambian guionistas. La dictadura de las audiencias. Se convocan a los dioses o se reza, que tanto da.  Todo con tal de remontar las audiencias. Como cuando se destituye a un entrenador de fútbol, el cambio no suele funcionar.

PD: no me voy a meter con la versión española de Cheer`s porque no soy tan cruel.