Archivos para las entradas con etiqueta: Froome

Ya estamos oficialmente en verano. Y no solo porque hayamos sufrido la primera ola de calor. Hoy empieza el Tour de Francia, el inicio oficioso del verano al celebrarse a primeros de Julio y protagonizar las tardes de casi todo el mes. A priori, un Tour de Francia que se presenta con una de las mejores participaciones en muchos años con hasta 4 candidatos a la victoria final en los Campos Elíseos de Paris. El vencedor del año pasado Vincenzo Nibali defiende el título ante Alberto Contador, Nairo Quintana y Chris Froome. Un pulso en toda regla a 4 bandas con un Alejandro Valverde en segundo plano para ayudar a Nairo Quintana o tomar el relevo si sufre algún percance. En un segundo nivel de favoritos aparecen los escaladores franceses franceses Thibaut Pinaut y Romain Bardet. Hinault fue el último francés en ganar el Tour de Francia en 1985. 30 años justos. También es Francia el país abanderado en la lucha contra el dopaje desde los años 90. Algo tiene que ver.

16832583651_79e1e92695_m

Con el anuncio de su retirada a finales de 2016, Alberto Contador se planteó un reto enorme para 2015. Ganar Giro y Tour en el mismo año. Un logro solo conquistado anteriormente por 7 ciclistas. Los dos últimos fueron Miguel Indurain en 1992 y 1993 y el malogrado Marco Pantani en 1998. Los anteriores en lograrlo fueron: Fausto Coppi, Jacques Anquetil, Eddy Merckx, Stephen Roche y Bernard Hinault. Todo leyendas del ciclismo. Eso da idea de la dificultad de lograrlo. A pesar de eso, Contador se plantea ese reto como una sola victoria desafiando la lógica ciclista de los últimos 20 años en que lo que se plantea es un objetivo importante por año entre las 3 grandes vueltas por etapas: Giro, Tour y Vuelta a España.

El objetivo de Contador se complica aún más por la forma en que ganó el Giro de Italia. Él mismo ha reconocido que le costó mucho más de lo que preveía. La presión física y mental lógicas de una carrera de 3 semanas, las caídas sufridas, la exhibición en el Mortirolo para recueprar el tiempo perdido  y la batalla planteada por el equipo Astaná ha supuesto un esfuerzo mayor del esperado. Y la sensación de debilidad transmitida ante el ataque de Mikel Landa y Fabio Aru en el puerto de la Finestre que le destrozaron, con una pájara importante y sin apoyo del equipo, poco antes del final del Giro transmite dudas de si Contador podrá aguantar la exigencia del Tour. Mi impresión es que el Tour se le hará largo y la última semana de la carrera francesa es muy dura.

El principal favorito es el colombiano del Movistar Nairo Quintana. Toda la preparación del año va enfocada a convertirse en el pimer latinoamericano en ganar el Tour de Francia renunciando a defender la victoria del Giro de Italia en 2014.  Con victoria en la Tirreno Adriático bajo la nieve incluida. El recorrido le favorece. Una sola contrarreloj individual corta, el primer dia con 14 kilómetros, y una montaña abundante le hacen ver la carrera de cara. además cuenta con uno de los mejores equipos y con la presencia de Alejandro Valverde que puede servir de amenaza y freno para sus rivales si mantiene el nivel demostrado esta primavera con victorias en la Flecha Valona y Lieja-Bastogne-Lieja. El colombiano ya impresionó en su primera participación en 2013, quedando segundo y ganando una etapa de montaña y ahora tiene su particular reválida.

Nibali defiende el título de 2014 con muchas ganas. Ya ha gando Vuelta, Giro y Tour( un logro impresionante) pero la superioridad mostrada el año pasado es engañosa ya que contó con la ayuda de las caídas y abandono de sus dos máximos rivales, Froome y Contador, y la no participación de Nairo Quintana. Es algo que se le ha recordado a lo largo de esta año y que le enfada especialmente. Pero es la realidad. Aún así, no hay que menosprociar su valía y su valentía. Es capaz de derrotar a cualquiera y puede convertirse en juez de la carrera y en un perfecto aliado para desestabilizar al lider. En montaña y con su especial habilidad para atacar en descensos.

Por útlimo queda Chris Froome. Toda una incógnita. El buen nivel mostrado en las últimas carreras no disipa las dudas que plantea su rendimiento y, sobre todo, su cabeza en carrera. Su equipo, el Sky, presume de tenerlo todo medido y controlado basando toda su planificación y desarrollo en carrera a la tecnología. Su obsesión por fiarlo todo a la medición de los vatios en carrera le convierten en esclavo de ella dejando a un lado algo muy importante en carrera: las sensaciones del corredor. Contador es un ciclista que sabe leer muy bien las carreras e improvisando en carrera según sus sensaciones y lo que observsa en los rivales haciendo ataques inesperados. Nibali exactamente lo mismo. Por eso son más difícles de controlar. Nairo Quintana tiene tanto potencial físico y mental a sus 25 años que combina perfectamente ambas materias. Froome es distinto. Ni siquiera en el Tour que ganó transmitió en 2013 la suficiente imagen de autoridad.

En resumen, un Tour 2015 que se presume apasionante. Con un recorrido atractivo empezando con una contrarreloj inicial y a los dos días con final en el Muro de Huy, tradicional llegada de la Flecha Valona. Un Tour que se caracteriza por ir reduciendo las etapas llanas insufribles y aburridas para sustituirlos por finales en duros y cortos repechos( Mende y el Muro de Bretagne tiene su hueco también en esta edición) y con los tramos de pavés en la primera semana. Hagan apuestas y, sobre todo, no se duerman.

Pues tenía razón Alberto Contador. El rival más fuerte que tenía en esta Vuelta era Chris Froome y no Alejandro Valverde o Joaquín Rodríguez. A pesar de las dudas transmitidas por Froome en todas las etapas de montaña, hoy ha demostrado una actitud ofensiva haciendo que su equipo pusiera un fuerte ritmo en la parte final de la etapa, continuada por un espléndido Mikel Nieve marcando el ritmo en la Farrapona y preparando el ataque final de Froome. Y el inglés lanzó su ataque. Y Contador respondió y se agarró a su rueda para rematarlo en el último kilómetro con un demarraje que le hizo ganar la etapa y aumentar su ventaja en la general respecto a sus rivales. Contador da el golpe en la Farrapona y queda más cerca de la victoria.

No pudieron hacer lo mismo Valverde y Purito Rodríguez que, como señalábamos ayer, empiezan a pagar el esfuerzo de las tres semanas de Tour de Francia. El golpe de autoridad de Contador deja a Valverde a 1.36s cómo segundo y a Froome cómo tercero a 1.39s. Una última semana que cerrará la clasificación general pero que deja la impresión de que Contador tiene la victoria en su mano a falta de dos etapas importantes. El sábado la subida a Ancares y la contrarreloj en Santiago el último día de apenas 9 kilómetros. Un podium abierto todavía porque las diferencias no son grandes y Contador tampoco puede confiarse aunque haya aumentado su ventaja.

En la subida a San Lorenzo, previa a la ascensión final a la Farrapona, se ha producido un hecho lamentable. Una pelea a puñetazos entre dos ciclistas que iban en la escapada principal del día. A un lado del ring el ruso Rovny, compañero de Contador. Al otro lado del ring, el colombiano Brambilla. Brambilla recriminaba a Rovny que no tirara en la escapada y éste tratando de explicarle que eran órdenes de su equipo. Al colombiano no le gustan las explicaciones y le suelta un mandoble en la barbilla. Así un par de veces y el ruso le contesta. Todo ello, sin bajarse de la bicicleta dando una imagen gansgteril y penosa en un deporte sacudido por la mancha del doping.

Lamentable no solo por el hecho en sí de la pelea sino por la primera decisión de los jueces de no hacer nada hasta el final de la etapa. Imaginen un partido de fútbol o baloncesto donde dos jugadores se pelean a puñetazos per ono son expulsados y siguen jugando el resto del partido: no tiene ningún sentido. Se ve que ser comisario o juez en una gran Vuelta da mucho tiempo para comer y reposar la comida pero no para trabajar. Por una vez estoy de acuerdo con el presentador de TVE, Carlos de Andrés, encargado de retransmitir el ciclismo en la televisión pública. Era lamentable e injusto que ambos ciclistas siguieran en carrera cuando la pelea se había visto en directo y delante de todo el mundo cómo si no pasara nada.  Injusto porque a Jose Joaquín Rojas, cómo comentaban en TVE, se le expulsó por aprovecharse de forma continuada del rebufo de un coche en una etapa de montaña. Y no sacaba ningún beneficio: no iba a ganar la general y no luchaba por la victoria de etapa. Alguien con más poder de decisión que ellos decidió expulsarlos con toda la lógica del mundo. No es la primera vez que ocurre y la decisión no podía ser otra: expulsión inmediata.

Mañana jornada de descanso y empiezan las últimas etapas con claro favoritismo de Contador para ganar la Vuelta a España 2014 pero con unas diferencias tan pequeñas no puede descuidarse y no tener ningún accidente. El precedente de su ataque en Fuente Dé no hay que olvidarlo.

 

Llegada con subida doble al Alpe d´Huez. En el dia que Froome falla por primera vez, Contador cede aún más tiempo en la general. Joaquin Rodríguez y Nairo Quintana apuntan al podio. Resumen rápido de la etapa pero que no nos permite valorar con amplitud lo sucedido en la etapa de hoy. En una de las etapas que se barajaban para aislar al lider lejos de meta, la realidad fue distinta. Gran batalla de salida hasta que se forma la escapada buena del dia, de dónde sale el ganador Riblon, pero el lider bien asistido en la primera subida al Alpe d´Huez. Nadie de los favoritos se movió en esta primera subida. Dos carreras como era previsible: una por delante luchando por la etapa y luego los hombres de la general luchando por el podio final en Paris.

A partir de ahi asistimos a un par de errores garrafales de estrategia de dos equipos: el Sky de Froome y el Saxo Bank de Contador. Los primeros en fallar son Contador y Krezugier que se lanazan a un descenso vertiginoso del col de la Sarenne, previo al final, en el que apenas llegan a los 20 segundos de diferencia con el grupo principal malgastando unas fuerzas que más tarde echarían en falta. Una estrategia más acertada hubiera sido intentarlo con uno de los dos dejando al otro a la espera en el grupo principal guardando fuerzas y esperando al desgaste de los rivales. En el llano anterior al ascenso final, el equipo Movistar impone un ritmo muy alto para tratar de acercar lo más posible al grupo a los escapados e intentar luchar por la victoria de etapa. No lo consiguieron pero si desgastaron al peloton de los favoritos.

Ya en el subida final al Alpe d´Huez viene el segundo error garrafal del dia. La obsesión de Froome, mal manejado por su equipo, de responder a cualquier ataque por pequeño que sea. Si año pasado la dualidad Froome-Wiggins puso de manifiesto la fortaleza mayor de Froome respecto a su lider, este año la capacidad táctica de Froome y el Sky es lamentable. Froome ataca en la subida sin necesidad para hacer la selección final y gasta fuerzas. Cuándo Froome atraviesa problemas, Richie Porte acelera. Lo mismo del año pasado. La diferencia en esta edición es que hay escaladores que si son capaces de atacar al equipo Sky con éxito. Dónde no podía llegar el año pasado Nibali, si están llegando este año Nairo Quintana y Joaquin Rodríguez. El acelerón final de Quintana y Rodríguez reflejó la debilidad de Froome, con una pequeña pájara incluida a 4 km del final que le ha supuesto 20 segundos de sanción por ingerir alimentos en un tramo ya no permitido.  El regreso de los escarabajos colombianos representado por Quintana y la gran semana final de Purito Rodríguez nos prometen grandes emociones en las dos etapas alpinas que restan. Joaquín apuntaba hace unos dias que se veía cerca del podio. Nadie le creyó. Después de hoy, ya no parece tan descabellado.

La diferencia de Froome respecto a los rivales es muy importante. Más de 5 minutos respecto a Contador y Nairo Quintana.  Joaquín Rodríguez ya es quinto. Pero más importante aún es que ha demostrado debilidad en la montaña ante los escaladores puros y con dos etapas durísimas de montaña por delante, y sin más contrarreloj, es una invitación a que haya más ataques por parte de sus rivales con el objetivo de desbancarle de la primera posición. Mañana, posiblemente, veamos un ataque lejano de Contador como forma de expiar su corazón herido y jugarse todo a una carta como ya hiciera en el Tour de 2011 camino de Alpe d´Huez. Misión difícil pero no imposible.

PD: sin los 10 minutos perdidos en la etapa de los abanicos, Alejandro Valverde sería segundo en la general.

Este año no está Wiggins en el Tour de Francia. Se nota mucho. Sobre todo porque Froome apenas tiene que mirar hacia atrás en las subidas buscando a su lider. Si vuelve la mirada hacia atrás es solo para ver el daño que hacen sus ataques a los rivales, cada vez más desmoralizados y lejos en la clasificación general. Alberto Contador va en las montañas siempre a rueda de alguien: en los Pirineos le salvó Kreuziger de perder una minutada y ayer en el Mont Ventoux se agarró a Mikel Nieve al descolgarse de Froome.  Y e so es el mayor síntoma de que no está en plenitud ya que siempre se ha caracterizado por una actitud ofensiva en carrera. Valverde estuvo espléndido en los Pirineos pero, una vez más, volvió a perder terreno en el llano por una rotura en la bici. Nairo Quintana sí responde. El lider del maillot blanco y más joven de los aspirantes es la principal rueda a seguir por el lider en los Alpes a pesar de ser sexto en la general a 5.47: es el único que le puede hacer daño con ataques uno contra uno de ahí la vigilancia especial en los Pirineos.

Ganó Chris Froome ayer en el Mont Ventoux ,tras destrozar a todos sus rivales, vestido de amarillo como lo hizo Eddy Merckx en 1970 también de amarillo lider. Aprovechando el trabajo de su equipo, reduciendo el grupo al mínimo y rematando a Quintana a la vera del monolito de recuerdo a Tom Simpson, muerto en la cima en 1967 en plena etapa, recuerdo de los excesos. Y al igual que Merckx necesitó oxígeno tras cruzar la linea de meta a 2000 metros de altitud, detalles que se resaltan en una biografía. Nairo Quintana atacó de lejos, a 13 km, en un ataque de instinto como confesó. El Sky, tan disminuda su fortaleza respecto al año pasado, si estuvo ayer a la altura. Richie Porte hizo el trabajo sucio como en el primer dia de los Pirineos y dejó la lanzadera para el ataque de Froome. Demostró nuevamente que es el más fuerte en montaña.

Si Froome no gana este Tour no será seguramente por él: está demostrando tener más piernas y fuerzas que sus rivales. Si no gana será por la debilidad de su equipo. Ése debe ser el objetivo de los rivales: asilar a Froome mediante un ataque de estrategia ya que los mano a mano en la montaña los están perdiendo todos. Contador tiene a Kreuziger para poder lanzarlo por delante y machacar al Sky dejando solo a Froome. Movistar tiene a Valverde, sin opciones de podium, para servir de puente a un ataque de Quintana. Los holandeses del Belkin, Mollema y Ten Dam, no suponen un peligro aparente para el Dky: se limitarán a conservar lo que tienen que es bastante: podium en París.

Solo Froome ganará o perderá el Tour. O para ser más exactos solo un desfallecimiento o un ataque coordinado y de lejos de sus rivales puede aprovechar la debilidad de su equipo y obligarle a responder a todos los ataques. Terreno hay suficiente esta semana: el martes llegamos a Gap con la ya famosa subida, y bajada, al col de Manse, dónde Beloki sufrió una brutal caída y Armstrong hizo una excursión por el campo, como terreno perfectamente abonado a las emboscadas. Contrarreloj dura con dos puertos de segunda el miércoles, el jueves doble subida a Alpe D´Huez y dos etapas más de montaña el viernes y el sábado antes de llegar a París. El tremendo cansancio acumulado puede provocar explosiones en los ciclistas y eso es lo que tienen que intentar los rivales de Froome: reventar al equipo Sky de lejos y obligar a que sea Froome el que tenga que responder a todos los ataques. Hasta que pueda. No pueden esperar al último puerto porque, de momento, ahí Froome es imbatible.

En los Alpes se intuía. Ahora, en los Pirineos se afirma. Froome dejará a Bradley Wiggins ganar el Tour de Francia 2012. Anteriormente el sufrimiento de Wiggins para seguir el ritmo de Froome en las subidas se achacaba a problemas de comunicación. Hoy, en el ascenso final a Peyresourde cada vez que el keniata blanco apretaba un poco dejaba unos metros atrás al lider, se volvía a mirarle y levantaba el pie para que llegara a su rueda. En algunas ocasiones le levantaba las manos para que le siguiera. Mensaje claro: Soy más fuerte que tú y vas a ganar porque yo te dejo que lo hagas.  Nibali lo intentó pero no pudo hacer más, llegó a su límite. El equipo Sky llegó este año a la salida del Tour con la idea clara de ganarlo con Wiggins, el británico mod, y no cambiará de idea salvo accidente o desfallecimiento. Ésa es la política del equipo. El próximo año será distinto: se adivina un pacto por el que Froome colabora para que Wiggins gane este Tour y tener en el próximo vía libre.

De esta situación se benefició Alejandro Valverde. Obtuvo premio a su gran clase, su gran esfuerzo ( hoy sí ) y al trabajo de su equipo, especialmente Rui Costa y Rubén Plaza. Después de un Tour de mala suerte, caídas y desconexiones mentales en el llano: un gran triunfo para cerrar la carrera. En una etapa rápida de salida, con gran lucha desde el principio y sin que el pelotón le dejara nunca tener una gran ventaja, lo que da un mayor mérito a su triunfo.

La otra actuación rocambolesca la protagonizó el “equipo” RadioSchack. Su mejor hombre en la general, 5º, Haimar Zubeldia sufría en el último ascenso y ninguno de los 3 compañeros que iban cerca de él se dignó ayudarle y perder menos tiempo. Kloden, incluso, pinchó,  se quedó a su altura y siguió hacia delante sin el menor rubor ni mirarle. Con su jefe Bruyneel acusado de dopaje sistemático en su equipo quizá sea pedir demasiado pedirle que diriga un equipo ciclista.

Históricamente en el Tour han tenido lugar rivalidades entre compañeros de equipo pero siempre ha terminado ganando el más fuerte. Lo visto hoy, reduce mucho el valor de la victoria de Wiggins. La falta de rivales de envergadura en la montaña dispuestos a dinamitar la carrera le han permitido vigilar únicamente a Nibali. Si hubiera un corredor más fuerte que Nibali en la montaña Froome y su director se hubieran visto obligados a elegir entre quedarse con Wiggins y perder la carrera o dar vía libre a Froome.  Salvo accidente, Wiggins ganará este Tour. Pero siempre quedará la sensación de  qué lo hizo porque el más fuerte de la carrera, Froome, se lo permitió.

Un gesto. Un solo gesto fue suficiente en la Vuelta de 2011 para que Wiggins liberara de su servicio a Froome durante el ascenso al Angliru. Un leve asentimiento con el que Froome pasó de gregario a líder y luchar por la vitoria. En el Tour 2012 puede repetirse la historia, esperemos que no sea como farsa, como diría Marx.

El planteamiento del Sky es apostar por Wiggins al máximo pero si la carrera lo pone al límite y no aguanta  el ritmo de Nibali en las subidas, Froome daría un paso al frente. Una cosa es que no gane tu hombre elegido y otra que no ganes nada. Froome es más fuerte en las subidas y pierde muy poco en contrarreloj respecto a Wiggins. La clave puede estar, como en las grandes películas, en los a priori actores secundarios. Evans no tiene ya nada que perder así que hará lo que peor se le da: atacar. Lamentable su estrategia de ayer. Nibali y Van de Broeck también atacarán: lo llevan en los genes. Y que decir de los españoles, principalmente Alejandro Valverde y Juanjo Cobo. Descartados en la lucha por la general, les queda la opción de ganar alguna de las etapas de los Pirineos.

Esta confluencia de intereses junto con un ritmo duro y sostenido en los ataques pueden reventar a Wiggins: la tercera semana su motor siempre va a menos y ya vimos como tuvieron que parar a Froome en la subida a La Toussuire. Su equipo, la llamada Selección Nacional Británica, es el más fuerte con diferencia pero en estos días no aguantarán toda la presión que van a sufrir por sus rivales. La gran diferencia respecto a la Vuelta del año pasado es que no hay un puerto de la dureza extrema del Angliru y que después queda una última contrarreloj que juega a favor de Wiggins.

Lemond-Hinault, Riis y Ullrich, Contador y Armstrong, Delgado e Indurain, Aitor González y Oscar Sevilla. Muchos precedentes y siempre acaba en polémica. Los ciclistas lo tienen claro: si sueltan a Froome, gana de calle. Veremos que ocurre,  aunque siempres nos quedará Twitter para que sus mujeres se peleen.