Archivos para las entradas con etiqueta: nairo quintana

No pudo ser. El sueño de victoria del romanticismo y la épica representado por el colombiano Nairo Quintana no pudo derrotar a la ciencia y la tecnología moderna cuyo máximo exponente es el equipo Sky y el británico Chris Froome que acaba de ganar su segundo Tour de Francia. Dos maneras opuestas de entender el ciclismo. Nairo Quintana es un escalador clásico que se guía por sus sensaciones y por su dolor de piernas para interpretar el momento adecuado para atacar en montaña mientras que Froome lo fía todo a la teconología representado en su ordenador de a bordo que le marca lo que dice su cuerpo: las pulsaciones, la potencia y los watios que mueve en su esfuerzo para saber cuando puede atacar y cuando toca defender para no explotar.

16156761660_c8c6b0bf35_m

Froome ha ganado el Tour de Francia a Quintana aventajándole en solo 1.12 minutos. Una ventaja pequeña que ha hecho decisiva la diferencia realizada en la segunda etapa con los abanicos y en la que cedió 1.28 minutos al británico. Como indicábamos aquí antes de iniciarse la batalla decisiva de los Alpes, Nairo Quintana terminaría mejor la tercera semana del Tour y conseguiría reducir la ventaja de Froome y ponerle en apuros. La duda era si sería suficiente para derrotarle. No lo fue. A pesar de la exhibición de Froome en la primera etapa de montaña en los Pirineos en los que Froome sacó un minuto a Nairo y un mundo al resto de sus rivales, la diferencia no era definitiva. Algunos teníamos en mente el final del primer Tour ganado por Froome, el de 2013, para saber que los últimos días de montaña se le atragantan al británico. Si en 2013, Nairo le sacó un minuto en Alpe D`huez y le derrotaba en la penúltima etapa, ese precedente servía para imaginar un final de Tour más apretado.

En 2013, Nairo llegaba a las últimas etapas de montaña con una desventaja de más de 5 minutos mientras que en 2015 la diferencia apenas superaba los 3 minutos. Una diferencia importante pero no insalvable. A eso se agarraba su equipo que contaba con la baza de un Alejandro Valverde muy bien situado en la general y con la valentía de dos ganadores de Tour como Nibali y Alberto Contadormuy alejados en la general y que podían dinamitar la carrera desde lejos. Eso guión se cumplió. Los ataques lejanos de Nibali y Contador en las dos últimas etapas de montaña sirvieron para desgastar a Froome y su equipo que se encontró más solo que de costumbre, salvo en la ascensión de Alpe D`huez con un gran Richie Porte y Poels  que le ayudaron a no hundirse ante la desaparición por fatiga de Geraint Thomas.

El Tour de Francia está lleno de subidas y puertos míticos. Pero ninguno supera la leyenda de alpe D`huez. Se subió por primera ve en 1952 con el mito Fausto Coppi venciendo en su cima. Pero causó tanta impresión que no volvió a subirse hasta 25 años después. Desde entonces, apenas falta a la cita. Casi 14 kilómetros de subida con una pendiente media del 8.3% en una ascensión con 21 curvas de herradura. Este era el escenario para la batalla final de Alpe D`huez entre Nairo y Froome en una etapa de apenas 110 kilómetros. Desde la salida con la subida previa a la Croix de Fer, el ritmo fue alto con ataques de Valverde Y Quintana quedejaron solo a Froome y con la sensación de que llegaba mucho más justo de fuerzas que el colombiano. Ya en el rpimer kilómetro de alpe D`huez, Quintana aceleró para distanciar a Froome pero no pudo hacerlo hasta el tercer intento con un ataque intermedio de Valverde, por fin tercero en el podio de París entre lágrimas. Un ataque con el que intentaba reducir la ventaja de 2.38 minutos del británico. Una batalla preciosa. Quitana mirando hacia delante y Froome mirando a su manillar para controlar su desgaste y pidiendo a sus compañeros Poels y Porte un ritmo fácil de seguir y diciendo que no con la cabeza cuando intentaban subir el ritmo. Por momentos parecía a punto de hundirse con esa forma tan peculiar de correr: cabezeando y mirando la pantalla de su ordenador.

Quintana, más clásico, no lleva ordenador en los días de montaña. Ciencia contra sensaciones. Un método distinto para distintas formas de entender el ciclismo. Una subida que fue una especie de contrarreloj en la que Quintana distanció en 1.26 minutos a Froome pero que fue insuficiente para el doble objetivo que tenía antes de la salida: ganar la etapa y ganar a Froome. No consiguió ninguna de las dos. Siempre nos quedará la incógnita de si con un ataque un poco más lejano la previa a la subida de Alpe D`huez, Quintana se habría acercado a su objetivo. Jaleado por los aficionados el colombiano como si fuera un ganador, se quedó cerca con un punto de lamento de la ocasión perdida. A sus 25 años. ha corrido dos veces el Tour de Francia. Las dos ha quedado segundo detrás de Chris Froome. En 2013 a 4.20 minutos y en 2015 a 1.12 minutos. El cerco se estrecha.

Anuncios

Tiene el británico Chris Froome una extraña forma de correr. Con la cabeza casi siempre baja en las etapas de montaña, concentrado al máximo en su marcadores de potencia y pulsómetros para tratar de exprimir al máximo sus condiciones. Por esa razón es tan difícil saber si realmente se encuentra bien o mal. Un misterio para sus rivales que le ven perder la rueda un par de metros del que va delante y soltar luego un latigazo al que nadie es capaz de responder. Es lo que pasó en la primera etapa de montaña de este Tour de Francia. Lo mismo que ocurrió en el Tour que ganó en 2013. Un estilo que desconcierta a sus rivales.

14683160559_52d68db9c8_z

A pesar de esa superioridad mostrada hasta el momento, podemos estar ante un espejismo que se puede esclarecer en las 4 etapas alpinas que nos quedan por delante para acabar este Tour de Francia 2014. Esta edición del Tour de Francia viene marcada por la superioridad, hasta el momento, de Froome y su equipo Sky con dos escuderos de lujo, Richie Porte y Geraint Thomas. Casi todo el mundo da el Tour casi por sentenciado. Pero no es así. Dos rivales de enorme importancia al principio de la carrera se han descolgado cediendo mucho tiempo en la montaña.  Alberto Contador vuelve a pagar el error de intentar ganar en el mismo año Giro y Tour, le viene grande tal empresa, y el italiano Vincenzo Nibali no se encuentra al mismo nivel que en 2014 cuando ganó el Tour con una gran superioridad. O puede que sí pero que se beneficiara de la ausencia de Nairo Quintana, por decisión propia para ganar el Giro, o por las caídas de Froome y Contador.

La principal amenaza para la victoria de Froome viene de parte del colombiano Nairo Quintana. Con la compañía de Alejandro Valverde y el equipo Movistar. Una dupla con la que jugar con los nervios de Froome y el equipo Sky. La victoria de Froome en 2013 vino marcada por un guión similar al de este año. Gran superioridad en la primera etapa de montaña pero con un bajón importante de rendimiento en la tercera semana con las últimas etapas de montaña. Perdió tiempo en la última etapa de montaña y en Alpe D`Huez con Nairo Quintana y Joaquim Rodríguez transmitiendo malas sensaciones y una mala planificación porque antes de no poder aguantar el ritmo de sus compañeros de podio, les atacó. Una mala estrategia que puede reptirse este año porque se empeña en salir a todos los ataques de Alejandro Valverde. Con eso debe jugar Movistar. Lanzar a Valverde por delante lejos de meta para que Froome y el Sky se desgasten y luego rematar con Nairo Quintana, que va a más en cada etapa que pasa y que es el que puede ganar a Froome. Además, este año no hay contrarreloj final con la que Froome pueda aumentar su ventaja.

Contador y Nibali tienen muy difícil ganar. Yo no apostaría por ninguno de ellos. Pero sí pueden convertirse en jueces de la carrera. El ciclista español es muy dado a realizar ataques arriesgados y lejanos, siguiendo su instinto, que pueden dinamitar y poner patas arriba la carrera. Al estilo del ataque a 90 kilómetros de meta en la edición de 2011. No ganó pero nos regaló una etapa bellísima. Junto con Nibali, otro corazón caliente a la hora de atacar, pueden convertirse en los perfectos aliados para intentar destronar a Chris Froome y el equipo Sky. La reválida de Quintana puede pasar por estos dos aliados en la montaña.

4 etapas de alta montaña nos quedan. Apostaré porque Nairo Quintana será capaz de recortar los 3.10 minutos que Froome le lleva de ventaja por sus cualidades de escalador y por tener la mente más fría que el británico a pesar de su juventud. Aunque luego venga Froome y de un zarpazo que nos calle a todos. A su favor cuenta con que ya no tiene que mirar atrás para esperar a Bradley Wiggins.

Ya estamos oficialmente en verano. Y no solo porque hayamos sufrido la primera ola de calor. Hoy empieza el Tour de Francia, el inicio oficioso del verano al celebrarse a primeros de Julio y protagonizar las tardes de casi todo el mes. A priori, un Tour de Francia que se presenta con una de las mejores participaciones en muchos años con hasta 4 candidatos a la victoria final en los Campos Elíseos de Paris. El vencedor del año pasado Vincenzo Nibali defiende el título ante Alberto Contador, Nairo Quintana y Chris Froome. Un pulso en toda regla a 4 bandas con un Alejandro Valverde en segundo plano para ayudar a Nairo Quintana o tomar el relevo si sufre algún percance. En un segundo nivel de favoritos aparecen los escaladores franceses franceses Thibaut Pinaut y Romain Bardet. Hinault fue el último francés en ganar el Tour de Francia en 1985. 30 años justos. También es Francia el país abanderado en la lucha contra el dopaje desde los años 90. Algo tiene que ver.

16832583651_79e1e92695_m

Con el anuncio de su retirada a finales de 2016, Alberto Contador se planteó un reto enorme para 2015. Ganar Giro y Tour en el mismo año. Un logro solo conquistado anteriormente por 7 ciclistas. Los dos últimos fueron Miguel Indurain en 1992 y 1993 y el malogrado Marco Pantani en 1998. Los anteriores en lograrlo fueron: Fausto Coppi, Jacques Anquetil, Eddy Merckx, Stephen Roche y Bernard Hinault. Todo leyendas del ciclismo. Eso da idea de la dificultad de lograrlo. A pesar de eso, Contador se plantea ese reto como una sola victoria desafiando la lógica ciclista de los últimos 20 años en que lo que se plantea es un objetivo importante por año entre las 3 grandes vueltas por etapas: Giro, Tour y Vuelta a España.

El objetivo de Contador se complica aún más por la forma en que ganó el Giro de Italia. Él mismo ha reconocido que le costó mucho más de lo que preveía. La presión física y mental lógicas de una carrera de 3 semanas, las caídas sufridas, la exhibición en el Mortirolo para recueprar el tiempo perdido  y la batalla planteada por el equipo Astaná ha supuesto un esfuerzo mayor del esperado. Y la sensación de debilidad transmitida ante el ataque de Mikel Landa y Fabio Aru en el puerto de la Finestre que le destrozaron, con una pájara importante y sin apoyo del equipo, poco antes del final del Giro transmite dudas de si Contador podrá aguantar la exigencia del Tour. Mi impresión es que el Tour se le hará largo y la última semana de la carrera francesa es muy dura.

El principal favorito es el colombiano del Movistar Nairo Quintana. Toda la preparación del año va enfocada a convertirse en el pimer latinoamericano en ganar el Tour de Francia renunciando a defender la victoria del Giro de Italia en 2014.  Con victoria en la Tirreno Adriático bajo la nieve incluida. El recorrido le favorece. Una sola contrarreloj individual corta, el primer dia con 14 kilómetros, y una montaña abundante le hacen ver la carrera de cara. además cuenta con uno de los mejores equipos y con la presencia de Alejandro Valverde que puede servir de amenaza y freno para sus rivales si mantiene el nivel demostrado esta primavera con victorias en la Flecha Valona y Lieja-Bastogne-Lieja. El colombiano ya impresionó en su primera participación en 2013, quedando segundo y ganando una etapa de montaña y ahora tiene su particular reválida.

Nibali defiende el título de 2014 con muchas ganas. Ya ha gando Vuelta, Giro y Tour( un logro impresionante) pero la superioridad mostrada el año pasado es engañosa ya que contó con la ayuda de las caídas y abandono de sus dos máximos rivales, Froome y Contador, y la no participación de Nairo Quintana. Es algo que se le ha recordado a lo largo de esta año y que le enfada especialmente. Pero es la realidad. Aún así, no hay que menosprociar su valía y su valentía. Es capaz de derrotar a cualquiera y puede convertirse en juez de la carrera y en un perfecto aliado para desestabilizar al lider. En montaña y con su especial habilidad para atacar en descensos.

Por útlimo queda Chris Froome. Toda una incógnita. El buen nivel mostrado en las últimas carreras no disipa las dudas que plantea su rendimiento y, sobre todo, su cabeza en carrera. Su equipo, el Sky, presume de tenerlo todo medido y controlado basando toda su planificación y desarrollo en carrera a la tecnología. Su obsesión por fiarlo todo a la medición de los vatios en carrera le convierten en esclavo de ella dejando a un lado algo muy importante en carrera: las sensaciones del corredor. Contador es un ciclista que sabe leer muy bien las carreras e improvisando en carrera según sus sensaciones y lo que observsa en los rivales haciendo ataques inesperados. Nibali exactamente lo mismo. Por eso son más difícles de controlar. Nairo Quintana tiene tanto potencial físico y mental a sus 25 años que combina perfectamente ambas materias. Froome es distinto. Ni siquiera en el Tour que ganó transmitió en 2013 la suficiente imagen de autoridad.

En resumen, un Tour 2015 que se presume apasionante. Con un recorrido atractivo empezando con una contrarreloj inicial y a los dos días con final en el Muro de Huy, tradicional llegada de la Flecha Valona. Un Tour que se caracteriza por ir reduciendo las etapas llanas insufribles y aburridas para sustituirlos por finales en duros y cortos repechos( Mende y el Muro de Bretagne tiene su hueco también en esta edición) y con los tramos de pavés en la primera semana. Hagan apuestas y, sobre todo, no se duerman.

El año que Froome tuvo vía libre, ganó el Tour de Francia. El mismo año en que ningún ciclista español ha ganado ninguna victoria de etapa a pesar del protagonismo indudable de nuestros corredores, podium de Joaquín Rodríguez y presencia constante de Alejandro Valverde y Alberto Contador, y de contar con el mejor equipo del Tour, Movistar( 2 victorias de Rui Costa y una de Nairo Quintana). Desde el año 1998 nuestros ciclistas no se van de vacío, el año de la victoria de Pantani y del escándalo Festina que marcó el inicio de la lucha contra el dopaje. Froome ha hecho en el Tour lo mismo que el resto de la temporada: Ganar. Y ganar con superioridad. Pero deja muchas dudas de cara al futuro. El sentido táctico en carrera del equipo Sky y del propio Froome deja bastante que desear. Es más bien lamentable y propio de un ciclista aficionado. Su ataque en Alpe d´Huez para a continuación quedarse y sufrir una pequeña pájara al igual que en la última subida de los Alpes nos indican que estamos ante un corredor nervioso, más preocupado por los vatios que mueve sobre la bici que por sus sensaciones. La evidente superioridad mostrada, en contrarreloj y en montaña, ha enmascarado esta realidad. Veremos cuándo tenga alguien más cerca de su nivel como responde a la presión de la carrera.

Se van los ciclistas españoles con sensaciones contradictorias. Sin victorias de etapa pero con mucho protagonismo. 4 corredores entre los 10 primeros tras las dos últimas fugas de Dani Navarro.

Alberto Contador: no es el mismo desde que ha vuelto después de su sanción por el positivo por clembuterol en el Tour de 2010. Ha perdido mucho terreno en contrarreloj y en montaña ya no es el corredor agresivo y dominador de antaño, aquel que controlaba la carrera y que este año solo ha atacado en los descensos, con los abanicos y en un puerto de segunda, consciente de la limitación de sus piernas. Si no es por Kreuziger no hubiera llegado a la última subida con posibilidades de podium.  En todo el año solo ha ganado una etapa en Argentina en Enero, muy poco bagaje para quién acostumbraba a disputar y ganar carreras desde Febrero como forma de entrenamiento para las grandes vueltas. En estos momentos se halla inmerso en un mar de dudas y que tendrá que despejar en el futuro. Su renuncia a la próxima edición de la Vuelta a España ahonda esas dudas. Cuarto puesto para él que le sabe a muy poco. Eso sí, el año que peor está en el Tour es cuándo ha dispuesto de mejor equipo. Cosas del destino.

Joaquín Rodríguez: para mí el mejor corredor de este Tour con su tercer puesto. En su madurez ciclista, conoce perfectamente sus limitaciones y sus fuerzas y ha sido el corredor con mejor sentido táctico en carrera. Invisible la mayor parte del tiempo al no disponer de un equipo tan potente como sus rivales, aprovechó bien las oportunidades que tuvo, sobre todo en Alpe d´Huez. Ya tiene podios en Tour, Vuelta y Giro lo cual no está al alcance de muchos. Su único lunar fue perder la Vuelta 2012 ante Contador por un error táctico y quedar tercero a pesar de ser más fuerte que el primero.

Alejandro Valverde: la maldición de Valverde en el Tour continua. Y se agiganta. Llegaba con el objetivo del podio y lo tenía en sus piernas. Si no fuera por los 9 minutos perdidos en la etapa de los abanicos hubiera luchado por el podio. Constante en montaña y colaborador de Nairo Quintana cuándo fue necesario.

Nairo Quintana: la sensación y revelación de la carrera. Sin duda. Se le esperaba en el Tour desde el Dauphine Libere de 2012 dónde destrozó al equipo Sky de Wiggins y Froome en la  subida a Joux Plane. Ganador de etapa, del maillot de la montaña y del blanco de mejor joven y segundo puesto en el podio de París. Ha demostrado ser valiente y prácticamente el único que ha luchado cara a cara con Froome en la montaña. Tiene un enorme margen de mejora en las cronos y se adaptó muy bien al liderazgo del equipo tras la debacle de Valverde. Todo ello en su primera participación en el Tour y segunda grande tras la Vuelta a España 2012. El futuro es suyo.

Marcel Kittel: Ganador de 4 etapas y rey de los sprints por delante de Mark Cavendish.

Este año Froome no tenía que mirar hacia atrás en las subidas para esperar a Wiggins pero no paraba de hablar por el pinganillo, mal de estos tiempos, pidiendo información y sin saber que hacer dando muestras de nerviosismo y de no dominar la carrera a pesar de la importante vwentala con la que contaba. Aparentemente iba a dejar sentenciado el Tour en los Pirineos por la superioridad mostrada pero acabó la última semana cediendo tiempo ante Nairo Quintana y Joaquín Rodríguez. Y el equipo Sky ha demostrado una debilidad que no se esperaba. Solo Richie Porte, y no siempre, ha estado a la altura de las necesidades. Veremos como responde en el futuro ante estos y nuevos rivales.

Llegada con subida doble al Alpe d´Huez. En el dia que Froome falla por primera vez, Contador cede aún más tiempo en la general. Joaquin Rodríguez y Nairo Quintana apuntan al podio. Resumen rápido de la etapa pero que no nos permite valorar con amplitud lo sucedido en la etapa de hoy. En una de las etapas que se barajaban para aislar al lider lejos de meta, la realidad fue distinta. Gran batalla de salida hasta que se forma la escapada buena del dia, de dónde sale el ganador Riblon, pero el lider bien asistido en la primera subida al Alpe d´Huez. Nadie de los favoritos se movió en esta primera subida. Dos carreras como era previsible: una por delante luchando por la etapa y luego los hombres de la general luchando por el podio final en Paris.

A partir de ahi asistimos a un par de errores garrafales de estrategia de dos equipos: el Sky de Froome y el Saxo Bank de Contador. Los primeros en fallar son Contador y Krezugier que se lanazan a un descenso vertiginoso del col de la Sarenne, previo al final, en el que apenas llegan a los 20 segundos de diferencia con el grupo principal malgastando unas fuerzas que más tarde echarían en falta. Una estrategia más acertada hubiera sido intentarlo con uno de los dos dejando al otro a la espera en el grupo principal guardando fuerzas y esperando al desgaste de los rivales. En el llano anterior al ascenso final, el equipo Movistar impone un ritmo muy alto para tratar de acercar lo más posible al grupo a los escapados e intentar luchar por la victoria de etapa. No lo consiguieron pero si desgastaron al peloton de los favoritos.

Ya en el subida final al Alpe d´Huez viene el segundo error garrafal del dia. La obsesión de Froome, mal manejado por su equipo, de responder a cualquier ataque por pequeño que sea. Si año pasado la dualidad Froome-Wiggins puso de manifiesto la fortaleza mayor de Froome respecto a su lider, este año la capacidad táctica de Froome y el Sky es lamentable. Froome ataca en la subida sin necesidad para hacer la selección final y gasta fuerzas. Cuándo Froome atraviesa problemas, Richie Porte acelera. Lo mismo del año pasado. La diferencia en esta edición es que hay escaladores que si son capaces de atacar al equipo Sky con éxito. Dónde no podía llegar el año pasado Nibali, si están llegando este año Nairo Quintana y Joaquin Rodríguez. El acelerón final de Quintana y Rodríguez reflejó la debilidad de Froome, con una pequeña pájara incluida a 4 km del final que le ha supuesto 20 segundos de sanción por ingerir alimentos en un tramo ya no permitido.  El regreso de los escarabajos colombianos representado por Quintana y la gran semana final de Purito Rodríguez nos prometen grandes emociones en las dos etapas alpinas que restan. Joaquín apuntaba hace unos dias que se veía cerca del podio. Nadie le creyó. Después de hoy, ya no parece tan descabellado.

La diferencia de Froome respecto a los rivales es muy importante. Más de 5 minutos respecto a Contador y Nairo Quintana.  Joaquín Rodríguez ya es quinto. Pero más importante aún es que ha demostrado debilidad en la montaña ante los escaladores puros y con dos etapas durísimas de montaña por delante, y sin más contrarreloj, es una invitación a que haya más ataques por parte de sus rivales con el objetivo de desbancarle de la primera posición. Mañana, posiblemente, veamos un ataque lejano de Contador como forma de expiar su corazón herido y jugarse todo a una carta como ya hiciera en el Tour de 2011 camino de Alpe d´Huez. Misión difícil pero no imposible.

PD: sin los 10 minutos perdidos en la etapa de los abanicos, Alejandro Valverde sería segundo en la general.