Archivos para las entradas con etiqueta: rudy fernández

Algunas veces la realidad es dura. En el deporte también. Pero debemos ser conscientes de que todo lo ganado por la selección española de Baloncesto no puede mantenerse siempre. Navarro no es eterno. Gasol tampoco. Ni siquiera Felipe Reyes, aunque a veces lo parezca. Pero estamos acostumbrados al caviar, al glamour de un equipo liderado desde principos de siglo por los juniors de oro que ganaron el Mundial junior en Lisboa en 1999 y el Mundial absoluto en 2006. Luego dos europeos consecutivos, 2009 y 2011, con dudas al principio en ambos torneos, y dos finales inolvidables de Juegos Olímpicos ante Estados Unidos. Seguiremos teniendo un buen equipo pero para que salgan otro Pau Gasol y Juan Carlos Navarro pasará mucho tiempo. O no. Nunca se sabe. Ni siquiera en Estados Unidos ha salido otro Michael Jordan o Magic Johnson. No. Lebron James tampoco vale.

El batacazo del Mundial de 2014 nos hizo despertar de un dulce sueño de éxitos prácticamente ininterrumpidos.  Una auténtica caída de los dioses ante el equipo francés. Una mala gestión de Orenga en el torneo y hacer el peor partido en el cruce de cuartos contra Francia nos eliminó. Scariolo vuelve para manejar un grupo que conoce en gran parte tratando de recuperar las sensaciones con él a los mandos en los Europeos de 2009 y 2011.

COQIp_uUAAEq-6d

Hoy empiezan los cruces de octavos de final del Eurobasket 2015. Nuestro habitat natural y donde mejor jugamos alcanzando siempre, como mínimo, las semifinales desde 1999. Pero llegamos a este Eurobasket con muchas dudas condicionados por las numerosas ausencias que tenemos. Navarro con su fascitis permanente. Ricky Rubio y Calderón con una temporada plagada de lesiones. Marc Gasol por decisión propia después de firmar el contrato de su vida con Memphis. Ibaka por la decisión salomónica de llevar a Mirotic. Y en plena preparación, otra fascitis nos hace perder a Alex Abrines, el mejor tirador puro que tenemos. Tampoco ayudó la gira de preparación diseñada por José Luis Sáez, más pensada para los ingresos de la Federación que para preparar el Europeo. Una gira sin partidos contra rivales potentes y con todos los partidos disputados en casa. Nada nuevo. Scariolo se encargó de recordar varias veces que cuando el llegó al cargo la preparación ya estaba diseñada.

Una vez en el torneo, nuestra primera fase se caracteriza por luces y sombras. Día y noche con un intervalo de pocos minutos en el mismo partido. Como si hubiera un timón que cambia el rumbo. Ahora minutos espléndidos, ahora una pájara descomunal. Nos clasificicamos para el cruce de octavos como segundos en el grupo más difícil del torneo. Victorias fáciles frente a Turquía e Islandia y sufrimiento hasta el último segundo contra Alemania curiosamente en el mejor partido de forma global hasta el momento. Pero derrotas frente a Serbia y frente a Italia con Belinelli y Gallinari como estiletes que nos destrozaron a base de triples.

Claros y oscuros que se traducen en que somos el equipo que más anota y el que menos balones pierde por partido. Pero con una defensa blanda y lenta en ocasiones que nos hace llegar tarde a cubrir al rival. Con Scariolo de nuevo en el banquillo, ésa debería ser una de nuestras armas más fuertes. Buena defensa para hacer transiciones rápidas al aro rival. El ADN histórico de nuestro baloncesto que estamos exhibiendo en pequeñas dosis. Otro desajuste es el equilibrio entre juego interior y exterior. Con Mirotic, Pau Gasol y Felipe Reyes, más las aportaciones de Willy Hernangomez, el juego interior nos proporciona un buen número de puntos. Pero el tiro exterior está faltando. El debutante Pau Ribas es nuestra mejor baza y está cumpliendo con creces pero nos hace falta el acierto de Sergio Llul y de Sergio Rodríguez. Contra Alemania el Chacho cumplió jugando su mejor partido y siendo nuestro mejor hombre y Llul jugó con agresivas penetraciones compensando su falta de acierto desde la línea de tres.

Y poco más. La falta de Abrines y la poca aportación de Rudy Fernández por sus problemas de espalda lastran nuestro juego. Rudy está jugando infiltrado cada partido soportando un gran dolor. Se le nota en la cara. Cualquier esfuerzo lleva aparejada una cara de sufrimiento. Ésta es una de las claves. Rudy aporta intensidad en el juego, una gran defensa y tiro desde fuera. Pero sus minutos están muy medidos por su condición física. De su posible, pero incierta, mejoría física, pasan algunas de nuestras mejores opciones. Tanto en ataque como en defensa. Esos intangibles que no salen en las estadísticas y que le hacen ser básico en nuestra selección.

Llegamos a la segunda fase sin brillo. Pero estamos ahí. En los cruces donde se deciden los torneos. Lo anterior sirve de poco. Mi esperanza es que en el partido contra Alemania jugamos el encuentro más serio hasta el momento. Precisamente cuando llegan los partidos clave. Y esta selección es ahí donde mejor se desenvuelve. Esta tarde cita a las 18.30 en los octavos de final contra la Polonia de Gortat. Para llegar a los Juegos Olímpicos de Rio hay que pasar obligatoriamente a cuartos de final, solo los finalistas tienen plaza directa y del tercero al séptimo jugarán un Preolímpico. Sería el broche perfecto para la mejor generación de baloncesto de nuestro país.

Anuncios

El Real Madrid de Baloncesto vivió la temporada pasada señales contradictorias. Después de practicar durante meses uno de los mejores baloncestos en mucho tiempo del baloncesto europeo( espectacular, vistoso, rápido y efectivo), llegó al final de la temporada desfondado. Perdió la final de la Euroliga y de la ACB dejando un mal sabor de boca a la que podría haber sido la mejor temporada de su historia. El deporte se ha convertido también en resultadista. A pesar del lleno continuo en el pabellón y la admiración de mucha gente, la temporada quedó incompleta al escaparse los títulos más importantes. La Final ACB ante el Barcelona que siempre escuece un poco más.

El verano tampoco fue tranquilo. El Real Madrid impuso a Pablo Laso el cambio de sus ayudantes habituales por Tabak. Un cambio que se interpretó, correctamente, como una pérdida de confianza de la directiva en el entrenador. Pero a partir de ahí, se tomaron unas decisiones para reforzar el equipo que, al ganar la Copa del Rey, se han visto que eran las adecuadas. En las finales, algunas veces no basta con la calidad del equipo. Se necesita carácter e intensidad cuando se apaga la luz en ataque. En resumen, disponer de alternativas( y usarlas, ¿verdad Orenga?) para mejorar el equipo. Se fichó a Andrés Nocioni y al lituano Jonas Maciulis que proporcionan al equipo un plus de intensidad defensiva que hacía falta, carácter y alternativas en ataque. Nocioni imprimió un ritmo alto a la defensa, puso 4 tapones en la final y convirtió 2 triples jugando como un 4 abierto supliendo la baja de Mirotic.

La Copa del Rey de Baloncesto se ha convertido en un coto privado de Madrid y Barcelona en los últimos años. 5 de las 6 últimas finales las han protagonizado ellos, con 3 victorias para el Real Madrid. La única que no monopolizaron se la llevó el Barcelona tras derrotar al Madrid en cuartos de final después de dos prórrogas. Unos partidos plenos de intensidad y con alternativas, alguno de ellos decididos en el último segundo. De Solozábal en los años 80 a la canasta de Sergio Llul en 2014 que dio el título al Real Madrid. La irrupción de Pau Gasol en el estrellato fue, también, en una Copa del Rey, Concretamente, en la final de 2001 en Málaga donde destrozó al Real Madrid. El mismo campeonato que ha coronado a Rudy Fernández con su tercer MVP de la Copa, siendo el primer jugador en alcanzarla. Gran exhibición de Rudy en la final con 16 puntos, 4 rebotes, 5 recuperaciones y 4 asistencias dejando de lado algunas de sus tonterías recurrentes en los últimos años en forma de técnicas gratuitas.

Porque Rudy siempre aporta. Aunque no anote, está en todos los sitios. Defiende, roba balones y provoca faltas en el contrario. Algo que no supieron valorar bien en Portland al dejar reducido su papel a poco más que un francotirador desde la línea de tres puntos. Pero no solo fue cuestión de Rudy. La valentía y clase de Sergio Rodríguez se dejó notar en los minutos finales así como la aportacion del incombustible Felipe Reyes. Además, Pablo Laso le ganó la partida a Xavi Pascual que hizo unas cosas muy raras como jugar los últimos minutos sin base, dejando a Marcelinho Huertas en el banquillo cuando se decidía el partido. Luego nos enteramos que tuvieron bronca al final del partido. Puede que ahí esté la clave. ” No llegamos al 100%“. Es lo que decía el entrenador del Barcelona justo antes de iniciarse la Copa del Rey. Es cierto. aún así llegaron a la final. Y compitieron.

PD: La peor imagen, al menos para mí, es la que ha transmitido Juan Carlos Navarro. Da pena ver el estado actual del mejor jugador de la historia del Baloncesto español, junto a su amigo Pau Gasol. Fuera de sitio e intrascendente y con un físico cada vez más debilitado por las lesiones y el desgaste provocado por los años. Ojalá pueda recuperar y volver a disfrutar de su juego.

No va más. Quinto y definitivo partido de cuartos de final entre Real Madrid y Olimpiakos con el acceso a la Final Four como premio. Una eliminatoria que repite la final del año pasado y que sigue un guión prácticamente igual: dominio del Real Madrid en los dos primeros partidos y resurgimiento de Olimpiakos en los dos segundos. El espectacular inicio de campaña del Real Madrid deslumbró a toda Europa durante meses. Muy pocas veces se había visto un dominio tan insultante, ni siquiera la Jugosplastika de Toni Kukoc y Dino Radja, durante tantos partidos seguidos. Paliza tras paliza y exhibición tras exhibición con un juego alegre y vistoso. Con la Copa del Rey asegurada y la ventaja de campo en la Liga asegurada, el objetivo de la temporada es la Copa de Europa.

Una de las claves de la derrota el año pasado fue el juego interior. Para ello, el equipo de Pablo Laso trabajó muy bien en los despachos y fichó al griego Bourousis como garantía de presente y a Salah Mejri como proyección de futuro. La apuesta era clara: dureza interior para afrontar los partidos complicados, sobre todo en Europa. Bourousis ha tenido altibajos en la temporada pero en los momentos claves ha respondido, salvo en estos dos partidos en Grecia. Y eso el Real Madrid lo ha notado. Si en el segundo partido completó una soberbia actuación, 19 puntos y 10 rebotes, en su país no ha rendido al mismo nivel. No vamos a descubrir ahora la dureza de juego y la permisividad arbitral cuando se juega en Grecia, pero no ha sido la única, ni la más importante, causa de las derrotas. El mal inicio de partido y fallos en los tiros libres influyeron más en la derrota.

Esta noche la clave está del quinto partido entre Ral Madrid y Olimpiakos está en que el equipo madrileño vuelva a tomar el mando de los partidos. El gran arma del Real Madrid es su potente juego exterior. Rudy Fernández, Sergio Llul y Sergio Rodríguez forman una tripleta en su máximo esplendor deportivo y mental. La misma que ha dominado en toda la temporada. De su capacidad para marcar el ritmo del partido pasan gran parte de las opciones de superar la eliminatoria. Jaycee Carroll está recién salido de una lesión y no se encuentra a su nivel pero solo con que enceste su primer triple puede coger la confianza necesaria. Y Mirotic es raro que haga varios partidos malos seguidos. El juego rápido al contraataque desarrollado por Pablo Laso y que ha maravillado durante todos estos meses es el arma para derrotar a los griegos que tratarán de imponer un juego lento y parsimonioso.Por el contrario, si el partido es trabado, Olimpiakos lleva las de ganar. Han perdido potencial respecto al año pasado pero sigue contando con Spanoulis y con una fortaleza mental a prueba de bombas. Su arma principal será la dureza defensiva. Veremos si fuera del infierno griego responden igual.

En la Final Four de Milan esperan Barcelona ,CSKA Moscú y Maccabi. Un terceto de lujo al que falta confirmar un invitado por la corona europea. Y Rudy Fernández no suele fallar en los partidos clave.

8 campeonatos de Europa llegando, como mínimo, a semifinales. 2 oros seguidos y tres finales consecutivas. Ayer aspirábamos a la cuarta final seguida y conquistar el triplete solo conseguido por la URSS y Yugoslavia. Éste es el gran mérito de nuestra selección de basket. La constancia en el éxito que haga que sepa a poco luchar por el bronce y caer en semifinales. Y no es poco lo conseguido. Ni mucho menos. Este revés no hará que pierda la confianza en este grupo de jugadores de leyenda. El deporte del Baloncesto parece sencillo. Meter la pelota en la canasta contraria y evitar que la metan en la tuya. No es solo eso. Es fuerza, talento y capacidad de sacrifico, psicología y dirección técnica. Ayer nos enfrentamos en semifinales a la Francia de Tony Parker( 32 puntos). La selección más física del torneo y que nos ganó precisamente por eso: por físico y por dirección técnica.75-72 tras una prórroga.

No hemos sabido jugar los finales apretados. A pesar de contar con ventajas importantes en los últimos minutos. Nos pasó lo mismo con Eslovenia, Grecia e Italia. Nuestros jugadores llegan al final de estos partidos y parece como si bajaran los brazos. La defensa, la mejor del campeonato, se desintegra y en ataque se nos hace de noche: tiros muy forzados y mal seleccionados que nos impiden anotar. Explicaciones hay muchas. Y no solamente por las bajas de Pau Gasol y Juan Carlos Navarro. Mi explicación es que a nuestro seleccionador Orenga le viene grande el cargo de seleccionador de Baloncesto. Es lógico. No ha tenido apenas experiencia de entrenador de club y siempre ha estado en segundo plano, a la sombra, y ahora ha tenido que encarar el papel principal. Su política de rotaciones creo que ha sido la principal causa de que el equipo se funda en los últimos minutos de los partidos igualados. Y su poca cintura a la hora de tomar decisiones tampoco ayuda a corregir el rumbo cuando el partido se complica. Si a eso unimos decisiones inexplicables de dias anteriores, y de ayer, tenemos el cuadro completo.

Nuestro inicio de partido fue, como siempre, muy bueno. Defensa agresiva y eficaz que solo Tony Parker conseguía romper. Ahí si estuvo acertado Orenga. No teníamos que obsesionarnos con los puntos de Parker porque los iba a meter. La clave era que el resto del equipo no le acompañara. El miserable Batum apenas apareció en todo el partido. Lo bueno es que esta vez no agredió a nadie( supongo porque no estaba Navarro). Y lo conseguimos hasta el tercer cuarto. En el inicio del segundo cuarto ya habíamos utilizado a 10 jugadores. La combinación de Rudy Fernández y Marc Gasol en el liderazgo ofensivo nos hizo irnos al descanso con solvencia. Magnífica la segunda unidad comandada por Sergio Rodríguez y una buena actuación de Pablo Aguilar. Aquí entran algunas de las decisiones inexplicables de Orenga. Por qué no jugó ayer más minutos Pablo Aguilar, solo 11 y ninguno en la segunda parte, cuando su actuación fue muy buena. Y el empicenamiento en jugar con Mumbrú de 4.  ¿Y Ricky Rubio?. No jugó en la prórroga ni los últimos minutos del partido.

La exhibición de Tony Parker tuvo como respuesta el inicio del acierto exterior del resto de sus compañeros. A partir de ahí, partido a cara o cruz. Cualquiera podía ganar y la combinación de Sergio Rodríguez con Rudy Fernández, tres alley hoop a cual más maravilloso, nos hacía mantener la ilusión. Pero, nuevamente, nos faltó rematar. No estuvimos acertados en ataque y tuvimos la posibilidad de cerrar el partido antes de la prórroga y ni el triple de Calderón ni el palmeo de Víctor Claver tuvieron acierto. En este juego también entra en juego el factor suerte. Ya en la prórroga, Francia estuvo más acertada que nosotros a pesar del empuje final de Sergio Rodríguez. Sensacional partido. 11 puntos, 9 asistencias y 6 rebotes.

Me “acusaba” ayer una amiga al final del partido de ser condescendiente con la selección hagan lo que hagan. Yo contestaba que no era eso sino confianza en 8 Europeos seguidos sin bajar de semifinales y tres finales consecutivas con dos títulos, más un Mundial y dos platas olímpicas con dos partidos para el recuerdo contra Estados Unidos. Y que nos ganaron por el físico y por Orenga. En ese orden.

 

Dusan Ivkovic, seleccionador serbio, dijo tras la final del Europeo 2009, en la que España arrasó a su Serbia por 85-63 en la final, que nunca había visto dominar a una selección un campeonato como a España. Tal vez cambie de opinión después del partido de hoy. Lo decíamos tras la derrota contra Italia y las dudas, lógicas, sembradas por nuestro juego y la dirección técnica. Éstos eran los partidos que le gustaban jugar a nuestra generación de oro: los partidos decisivos a vida o muerte en la que se juega todo el torneo. Nuevamente, sacamos nuestra mejor versión cuando más necesario es.  Cuando llega la hora de la verdad, esta selección siempre responde. Una victoria abrumadora que sella nuestro pase a semifinales dónde nos espera Eslovenia o Francia que juegan a las 21h: otro partido apasionante.

Una victoria basada en un inicio arrollador. Defensa agresiva, acierto en el tiro exterior, contraataques rápidos y sin bajar el pistón en todo el partido. Ésta vez sí. Pisando a fondo el acelerador. Partido completo de principio a fin. Sin especulación de ningún tipo. De inicio Calderón, jugando infilitrado por problemas físicos en el hombro, y Rudy, 13 puntos en el primer cuarto, dominando en ataque. Marc Gasol y Víctor Claver dominaban la zona.  Acierto tras acierto en ataque y una defensa voraz sobre Serbia a la que dejamos en solo 5 puntos en el primer cuarto. El nivel de impotencia era tal que los serbios apenas hacían faltas. Estaban desorientados sin saber de dónde venían los golpes. Parecía como si dijeran que no era esto lo que esperaban de España. El tridente Marc Gasol, Rudy Fernández y Calderón canalizó el inicio de la paliza bien acompañados por Claver y Ricky Rubio.

Luego en el segundo cuarto, continuamos con la exhibición y se inició el show de Sergio Rodríguez, 22 puntos y 4 asistencias. Como hemos dicho en más de una ocasión, es uno de los pocos jugadores que por sí mismo es capaz de revolucionar y dar la vuelta a un partido por sí solo. Hoy ha dado una vuelta de tuerca más anotando, repartiendo asistencias y volviendo loca a la defensa serbia. Como ha madurado el Chacho. Hoy, su recital ha tenido continuidad: no ha sido sustituido cuando estaba en su mejor momento. Verlo jugar sonriendo es uno de los mayores placeres sobre una pista de baloncesto. Mientras, los aficionados serbios pitaban a sus jugadores: señal de impotencia absoluta ante el vendaval que los estaba arrollando. Marcador de 48-23 al descanso. Recordando mucho a la actuación en el Europeo 2011 ante Lituania. Sobra cualquier otro comentario.

El inicio del tercer cuarto con un parcial de 11-0 y 7 puntos de Claver indicaba que no se bajaba el nivel en ningún momento y que no se bajarían los brazos en defensa como en partidos anteriores. Con esta victoria tan contundente hemos tenido una buena ocasión para que varios de nuestros jugadores descansaran y enviar un claro mensaje al rival que nos toquen. Calderón ha jugado solo los 7 primeros minutos por sus molestias en el hombro. No ha hecho falta más. Pablo Aguilar ha vuelto a jugar, tras dos partidos sin participar, y ha vuelto a cumplir en defensa y en ataque. Y Germán Gabriel no faltó a su cita con el triple en los pocos minutos que juega. Marc Gasol ha jugado solo 22 minutos y ha secado al mejor jugador serbio:  Nenad Krstic.

Y llegamos a las semifinales. Un escalón del que España no se baja en los Europeos desde hace 16 años. Esto da una idea de la competitividad, talento y hambre por ganar que tiene esta selección y este grupo. Otras selecciones tienen altibajos. Aparecen y desaparecen. Rusia y Turquía, uno de los mayores fraudes del Baloncesto Europeo, no han pasado de la primera fase. Macedonia, semifinalista en el último Europeo, tampoco. Nosotros seguimos. Sin Pau Gasol ni Juan Carlos Navarro. Sin Felipe Reyes y sin Ibaka. Semifinales el viernes. 21:00h. Ante Francia o Eslovenia. Que pase el siguiente.

Malas sensaciones, muy malas, deja la derrota de hoy ante Grecia. No sólo porque llevaran 11 años sin ganarnos sino por la forma en la que hemos perdido. En otro partido con final apretado no hemos sido capaces de ganar. Grecia se jugaba el campeonato hoy. Si perdía quedaba con 0 victorias en la segunda fase y prácticamente sin opciones de clasificarse para los cruces de cuartos. Con su victoria hoy, nos traslada la patata caliente. Es indispensable que nuestra selección gane a Finlandia el próximo sábado y, posiblemente, a Italia el lunes( el mejor equipo del torneo hasta ahora). Como decíamos, la derrota de hoy es importante peros sobre todo por las consecuencias y las sensaciones que transmiten.

Un buen inicio de España, al igual que en la derrota ante Eslovenia. Un Rudy espectacular, anotando con facilidad y un buen acompañamiento del equipo. Anotando todos y sin depender en exceso de Marc Gasol, nos pusimos rápidamente por delante bordeando los 10 puntos. Al final del primer cuarto vimos una de las principales debilidades de nuestra selección: la dirección técnica. Falló el seleccionador, Juan Antonio Orenga, al no sentar a Marc Gasol cuándo cometió la segunda falta personal. Lo sentó en el banquillo al cometer la tercera y lastró el buen funcionamiento de la selección. Y no es la primera vez que ocurre en este campeonato. ¿ Por qué no lo sentó Orenga?. ¿ Tan poca confianza tiene en Xavi Rey y Germán Gabriel?.  Error grave. Ya no volvió a jugar hasta la segunda parte dónde fue clave, como siempre.

Como indicábamos al inicio del campeonato, era el juego interior dónde más íbamos a notar las bajas. Pau Gasol, Ibaka y Felipe Reyes garantizaban rebote, intimidación y relevos de garantía a los pivtos titulares. Desgraciadamente, Xavi Rey no está dando la talla suficiente y dar el descanso necesario a Gasol aportando minutos de calidad.  Pablo Aguilar sí está cumpliendo con su papel pero, lógicamente, no podemos de él lo mismo que aportaban los ausentes. Aquí tenemos otro lunar de Orenga: las rotaciones. Correctas en el juego exterior pero malas y, en algunas ocasiones, absurdas. Pablo Aguilar sale hoy de titular, hace un buen papel, anota un triple y coge rebotes importantes y ya no juega ni un solo segundo más en el resto del partido. ¿ Y Germán Gabriel?. Ni un minuto hoy, nuevamente.  No tiene sentido llevar a un jugador y que juegue tan solo los minutos de la basura. En los dos finales ajustados que hemos tenido los hemos perdido y dando la sensación de cansancio tanto físico como mental. El aro se nos hace muy pequeño. A pesar de escaparnos en el inicio del último cuarto por 8 puntos, 60-52, el gran Spanoulis marcó el ritmo del partido y nos machacó. Como en la final de la Euroliga de este año ante el Real Madrid.

Una parte final del partido calcada a la derrota con Eslovenia. Ni el equipo local ni Grecia han jugado mejor que nuestra selección. El juego de España es, en lineas generales, bueno. Lo que ocurre es que llegamos al final de los partidos igualados con dudas. Nos faltan los principales referentes ofensivos, Pau Gasol y Navarro, que se jugaban las posesiones decisivas. Aún así, tiene mucho talento nuestra selección y jugadores de sobra experimentados para llevar la manija del equipo. Calderón, Rudy, Ricky y Marc Gasol son lideres en sus equipos. Pero Eslovenia nos destrozó con Dragic y Grecia hoy con Spanoulis. Y encajamos muchos puntos en el último cuarto, 27 hoy. Nos falta solo eso. Aguantar en defensa en el último cuarto.

Si quería destacar el partidazo de Víctor Claver. 9 puntos y 11 rebotes. Y en un dia complicado con Marc Gasol ausente más tiempo del habitual. La columna vertebral del equipo está funcionando muy bien. Hoy: Marc Gasol 20 puntos. Rudy Fernández, 20 puntos. Hoy Calderón ha aportado menos en ataque que en otros dias. Pero con un equipo tan duro y rocoso como Grecia necesitamos el apoyo de la segunda unidad del equipo. Y en los partidos clave, este apoyo está faltando. Nos jugaremos el pase a los cuartos con Finlandia e Italia. Sigo teniendo confianza en los jugadores por lo que han demostrado en los últimos años. Se la merecen. No puedo decir lo mismo del seleccionador, Juan Antonio Orenga. Muy lento en reaccionar. Me recuerda a Mario Pesquera en el Europeo 2005 en Serbia. Una gran decepción.

Con solvencia y autoridad. A diferencia de los inicios de los dos últimos Eurobasket en los que fuimos campeones, 2009 y 2011, hemos iniciado este campeonato con una victoria clara y sencilla. Una defensa asfixiante y perfecta contra Croacia a las que hemos dejado en 2 de 17 en triples y solo 40 puntos. Sólo un dato. La primera canasta croata en el último cuarto llegó con 8 minutos ya jugados. Jugamos de inicio con las ideas muy claras. Dominio del rebote defensivo para salir al contraataque y en el juego posicional 5 contra 5, balones a Marc Gasol para anotar en la pintura o distribuir juego a los compañeros con sus asistencias. Además, si el entrenador rival sienta de inicio a su mejor jugador, Ante Tomic, pues mucho mejor.  Pero solo al inicio del partido fuimos capaces de correr al contraataque. 24-9 de salida para disipar dudas. Cada día se parece más a Sabonis en este aspecto. Es impagable tener a un pivot de 2.15 con esa visión de juego.

No hemos notado las ausencias de nuestros jugadores estrella: Pau Gasol, Felipe Reyes, Ibaka y Juan Carlos Navarro. Es el mejor mensaje que ha transmitido hoy la selección. Como ya destacamos anteriormente, el juego exterior sigue siendo una baza fundamental de este equipo. La baja de Navarro ha hecho dar un paso más al frente a Rudy Fernández y Sergio Llul y el dinamismo aportado en la dirección de nuestra tripleta de bases nos aporta la posibilidad de tener el ritmo adecuado para cada partido. Fiabilidad, consistencia y tiro de Calderón; la capacidad de romper defensa de Ricky Rubio con sus penetraciones y la marcha que aporta al equipo Sergio Rodríguez y su facilidad para romper partidos.

Entre los aspectos a destacar, dentro de la excelente defensa general, es la actuación de Víctor Claver. Sin suerte en ataque pero con una defensa y una capacidad para cerrar el rebote que nos debe ayudar a ganar partidos. Pero tiene que soltarse en ataque. Nos hará falta.

El papel de los debutantes ha sido discreto. Pablo Aguilar ha estado muy bien en defensa, incluidos dos tapones, pero la aportación y presencia de Xavi Rey y Germán Gabriel ha sido prácticamente testimonial. La de Gabriel era esperada por su escasa participación en los partidos de preparación. Pero no la de Xavi Rey que debe suplir y dar descanso a Marc Gasol con minutos de calidad. La dirección de Juan Antonio Orenga ha sido buena pero con un único lunar: la excesiva presencia en pista de Marc Gasol: 36 minutos. Tendría que haberle dado un poco más de descanso, sobre todo cuándo ganábamos por un margen de 15-18 puntos. Hay que prevenir su cansancio y evitar una posible lesión.

Y la imagen transmitida por Croacia ha sido una pena. Un equipo sin carácter, sin alma y sin la mala leche característica de los equipos balcánicos. Terminar el partido abucheado por tu propia afición da idea del horrible partido, por culpa de nuestros jugadores, que han jugado. Si Drazen Petrovic levantara la cabeza y viera que tienen que recurrir a un jugador nacionalizado, Draper, para jugar de base y escolta, pensaría que ése no es su país.

Esto no ha hecho más que empezar pero la dirección es buena. Mañana más contra Eslovenia. Juega en casa y nos tienen ganas.

Estadísticas del partido: http://www.eurobasket2013.org/en/default.asp?cid={221A6A0E-D8D6-4016-B84F-1CC6CF17A09F}&compID={D166E39E-2323-4863-B229-76357A926FA2}&season=2013&roundID=8722&gameID=8732-C-3-1

Se llegó al quinto partido de la final de Liga entre Real Madrid y Barcelona. 20 años después celebró el Madrid un título de Liga ante su afición y 6 años después del último título liguero. En ambos mismo MVP: Felipe Reyes. En ese intervalo de tiempo sólo 3 campeonatos ligueros conquistados: el ganado en el año 2000 en el último partido en el Palau dónde Djordjevic consumó su venganza contra Aíto, en el año 2005 con la impresionante remontada en el quinto partido en casa del TAU, 8 puntos en 50 segundos, rematada con el triple final de Alberto Herreros y la de 2007 también ante el Barcelona con Felipe Reyes como gran protagonista. Muy pocos títulos para la sección de baloncesto madridista,, muy maltratada desde mediados de los años 90.

Ha ganado el mejor equipo de la liga regular y su apuesta por un juego rápido y alegre que solo ha podido mostrar con cuentagotas ante el Barca durante la final. A pesar de perder, el Barcelona ha marcado el ritmo de los partidos con su juego estático, posicional junto a una defensa muy sólida( esa zona que tanto se le ha atragantado al Madrid) y solo cuándo el Madrid ha podido correr, ha marcado diferencias. Buena prueba de ello son las continuas oscilaciones en el marcador del último partido de anoche: estirones del Madrid de 10 y hasta 17 puntos contrarrestados eficazmente por los barcelonistas. Un Barca disminuido por las largas ausencias de Jawai y Pete Mickeal unidas a la de Juan Carlos Navarro y su presencia testimonial en el partido definitivo. El carácter y el orgullo le permitieron llegar con opciones de victoria a los últimos minutos. El desgaste físico del año les pasó factura ante el poderío físico y el juego coral del Madrid encarnados en el último partido por Rudy Fernández, Darden y Felipe Reyes.

Una victoria muy importante para Pablo Laso que sale reforzado con este título. Supuesto entrenador de transición cuándo llegó para corregir el desastre heredado de Ettore Messina, ha convertido a un equipo perdedor en ganador con su apuesta por el buen baloncesto y un juego vistoso que ha devuelto la alegría a las gradas. Tres títulos en dos años( Copa, Supercopa y Liga junto a la final europea) refuerzan su labor . No obstante se antojan algunas medidas necesarias para poder seguir optando a los títulos. La primera es la presencia de un pivot dominante. Begic ha mejorado en la recta final de la temporada y ha cumplido en la final pero se necesita alguien más determinante en la zona, sobre todo para competir en Europa. Mirotic debe aún madurar un poco más para convertirse en uno de los lideres del equipo( calidad le sobra) y corregir la irregularidad que ha exhibido en la final: solo ha sido decisivo en el final del tercer partido y se antoja poco para el mejor jugador de  la liga regular. Jayce Carroll ha estado desaparecido en toda la eliminatoria salvo en el inicio del quinto partido y ha sido anulado por una excepcional defensa de Brad Oleson. Y el misterio de Carlos Suárez: participando solo en el primer cuarto de los partidos de la final e inédito en el último. Entre lo positivo inesperado: el magnífico rendimiento de Darden. En el juego trabado y alejado de la vistosidad practicada por el Real Madrid a lo largo de la temporada un nombre: Felipe Reyes, capitán y curtido perfectamente en ese tipo de juego.

El Barcelona, en cambio, ha notado las ausencias de Jawai y Mickeal. Su defensa es la que le ha permitido llegar hasta el final y ha conseguido eliminar el acierto exterior de Rudy Fernández, 1-21 en triples en la final, y Carroll. El mejor ataque de la Liga regular con 87 puntos de media sólo ha logrado en la final una media de 73 ante la defensa del Barca. Ése ha sido el gran acierto de Xavi Pascual y su equipo. Pero no ha sido suficiente. Marcelinho Huertas no ha rendido al nivel esperado y especialmente desafortunada ha sido su actuación en el quinto partido con dos pérdidas de balón inexplicables y decisivas. No ha sido el director de juego que necesitaba su equipo y ha perdido muchos minutos juego en la rotación debido a su actuación. Ante Tomic: buenos número en general pero solo decisivo en el cuarto partido, no pudo en muchos momentos con Reyes. Lorbek, uno de los mejores 4 de Europa, ha llegado al tramo final de temporada muy mermado por las lesiones y anoche solo Joe Ingles y Jasikevicius han respondido en el ataque. Actuación espectacular del lituano como el viejo rockero y agitador que es: con pocas piernas pero con unas manos y un tiro de genio.

Una vez más esta temporada se cruzan los caminos del Barcelona y el Real Madrid en la lucha por un título, en esta ocasión en la final de la Liga ACB. En su camino a la final han tenido un camino más fácil de lo esperado por la pronta eliminación de los rivales a los que previsiblemente se tendrían que haber enfrentado  en semifinales, Caja Laboral y Valencia Basket por Cai Zaragoza y Gran Canaria, y se la jugarán entre ellos en la  final más esperada y deseada por aficionados y medios de comunicación tras unas eliminatorias apacibles, más de la del Real Madrid, por unos cómodos 3-0. No será como los duelos de finales de los años 80 y 90 cargados de tensión y en algunos casos de violencia. Ya no están DrazenPetrovic, Epi, Fernando Martín y Audie Norris para luchar por el título, iconos de nuestro baloncesto. Tampoco tenemos de entrenadores a Sergio Scariolo y Aíto García Reneses( amigos para siempre). El baloncesto de ahora, definitivamente, no es como el de antes.

Llega el Real Madrid en mejor estado de forma. La clave de su éxito en la final reside en la capacidad de imponer su juego rápido y alegre y en el acierto de su poderoso juego exterior: Rudy Fernández, Sergio Llul, Carroll y Sergio Rodríguez principalmente. El acierto de su perímetro debe compensar la debilidad de su juego interior dónde Begic no ha terminado de despejar las dudas que su juego ofrece y que cuenta con la garantía de Felipe Reyes, incombustible aún y las aportciones al poste de Mirotic, más apto para el juego exterior. Se nota demasiado la baja de Ante Tomic. También tendremos que ver cómo responden en los momentos importantes y tensos de cada partido sus principales jugadores:  si Llul sabrá dominar su instinto de correr siempre y atacar en 5 contra 5 pacientemente, si Carroll no desaparecerá en los momentos clave y si Rudy juega a su nivel. Por el contrario, el Barca tiene sus principales virtudes en la defensa del equipo y su capacidad de sacrificio y en la fortaleza de su juego interior dónde cuenta con el duo Tomic y Lorbek. Un trío de garantías y compensado que cuenta con la posibilidad de abrir la cancha gracias al magnífico tiro exterior de Lorbek y a la calidad de movimientos al poste de Tomic. De estrella del equipo, por supuesto, Juan Carlos Navarro. Su abanico de variantes defensivas tratará de alterar el ADN de este Real Madrid: correr. Si el Madrid consigue un juego rápido y dinámico ganará. Si el Barca consigue dominarlo e imponer ataques lentos y posicionales tendrá muchas posibilidades de imponerse. Del buen hacer de Marcelinho Huertas en la dirección depende gran parte del éxito del Barca en la final.

En los duelos directos que han tenido Madrid-Barca en lucha por títulos esta temporada tenemos un empate. Victoria en cuartos de Copa del Rey para el Barca y posterior título barcelonista y victoria del Real Madrid en la Final Four que no se vio acompañado del título al caer derrotado en la final por Olimpiakos. En un partido no podría indicar un favorito pero en una serie a 5 partidos creo que el favorito este año es el Real Madrid. El equipo llega más fresco, con sus principales jugadores en forma y con hambre de títulos. Pero claro, en el equipo rival juega Juan Carlos Navarro, así que cualquier posibilidad de éxito del Barca pasa por las manos de este fenómeno. Por otra parte tenemos el papel de los entrenadores. La llegada de Pablo Laso supuso un revulsivo para el equipo. En principio se trataba de un entrenador de transición para hacer olvidar el desastre de Messina: ha devuelto la ilusión al quipo y llega la hora de ganar la Liga ACB: no ganar puede suponer un paso atrás y crear ansiedad a un equipo que necesita un gran título para seguir creciendo. En cambio, Xavi Pascual ha dado muestras de gran nerviosismo. Se quejó en el segundo partido de su semifinal  contra Gran Canaria del cansancio del equipo y que había jugado muchos más partidos que su rival a lo largo de la temporada. Pedro Martínez, entrenador rival, replicó con acierto que el Barca tenía también 5 veces su presupuesto. A lo que yo añado: si el equipo está tan cansado, ¿que ha hecho Xavi Pascual a lo largo del año con Alex Abrines?. Pues, malograrlo.