Archivos para las entradas con etiqueta: scariolo

Dos veces sonó la Marsellesa anoche. Una en la ceremonia oficial de los himnos nacionales. Otra, a capella interpretada por las 27.000 gargantas de aficionados franceses segundos antes de iniciarse el partido. El impresionante himno francés amenazaba con sonar una tercera vez para celebrar la victoria de Francia sobre España y el pase a la final de su selección. Pero Pau Gasol hizo honor a sus palabras. ” Hemos venido para ganar a Francia aquí. Un imperial Pau Gasol que con 40 puntos y 11 rebotes lideró a España para llegar a la final cuando menos se esperaba. Fuera de casa. Con muchas bajas( Navarro, Marc Gasol, Ibaka, Calderón y Ricky Rubio más la de Abrines durante la preparación), con una selección con menos talento que en años anteriores y sin partir como favoritos. Sufriendo en cada partido decisivo para alcanzar el objetivo de luchar por el oro y clasificarnos directamente para los Juegos Olímpicos.

Sin palabras. A pesar de llevar viendo jugar a Pau Gasol desde el Mundial Junior 1999, cuando era uno más de un equipo liderado por Raúl López y Navarro, los adjetivos se acaban para describir su actuación de anoche. Mejor las imágenes. Una noche inolvidable y para recordar. Una victoria sufrida y trabajada de un equipo al que muchos veían derrotado antes de empezar olvidando las ganas de revancha que tenían después de perder en los cuartos de final del Mundial 2014 en España a manos de Francia. Le dimos vuelta a la tortilla francesa de la mejor manera posible.

CPJDIJXWgAAies9

Era evidente que si España quería tener posibilidades de ganar el Eurobasket 2015, nuestro libreto de juego tenía que variar algunas cosas. Con menos calidad y talento, nuestro juego ofensivo tenía que girar alrededor de Gasol pero consiguiendo tener el mayor equilibro posible entre juego interior y exterior. Y tirar de concentración, un excelente nivel defensivo, carácter y orgullo. Todo eso, unido a la excelente dirección de Sergio Scariolo desde el banquillo( teníamos entrenador este año de nuevo), son las bases de nuestra victoria ante Francia. Y ante Grecia.

La victoria ante Francia refleja muy bien lo que ha supuesto el campeonato de España. Altibajos en el marcador, alternando momentos de excelencia pero con algunos bajones defensivos puntuales. Ayer no hubo ninguna laguna defensiva. Los 40 minutos de partido y los 5 de prórroga fueron un ejercicio agonístico en defensa que nos dejara opciones para luchar por el partido. Hablamos, como no hacerlo, de la excelencia de Pau Gasol. Pero una de las claves silenciosas del partido fue el marcaje de Sergio Llul, y de Pau Ribas y Sergio Rodríguez, sobre Tony Parker que dejaron al base de los San Antonio Spurs en solo 10 puntos con un nefasto 4/14 en tiros de campo( un 23%). A cada escapada de Francia en el marcador, bajamos el culo para defender más y mejor y recuperar las desventajas en el marcador. Espcialmente remarcable la defensa de Rudy Fernández sobre Batum a pesar de su inferioridad física y de jugar todo el campeonato muy mermado por sus problemas en la espalda.

Con una rotación de solo 8 jugadores en los dos últimos partidos, Francia empleó 9 anoche, las aportaciones de todos eran importantes. En ataque teníamos la consigna clara. Pau Gasol como referente y la irrupción de Sergio Rodríguez, 15 puntos y 3 asistencias, que nos aportaba más ritmo en ataque y más variedad de recursos. Lo decíamos antes del partido. Francia no tiene más calidad y talento que España. Incluso con todas nuestras bajas. Su principal amenaza es el juego físico donde son mucho mejores que nosotros. Y lo demostraron. Durante gran parte del partido nos superaron ampliamente en el rebote ofensivo lo que les concedía segundas opciones en ataque. Y ése fue su principal sustento con un Tony Parker bien marcado y la aparición de Gelabale y Lauvergne que nos hizo ponernos 11 puntos abajo al final del tercer cuarto, 40-51 en el minuto 28.

No nos vinimos abajo que era lo más fácil. Ahí sacaron el carácter y la casta para recuperar poco a poco desde la defensa y cargando de personales a sus jugadores interiores forzando muchos tiros libres impediendo que Francia se escapara más en el marcador dejando un 52-61 a falta de 6 minutos y medio para el final. La vuelta de Pau Gasol después de un descanso nos fue acercando más en el marcador en los minutos finales donde la ansiedad de Francia crecía y crecía mientras las caras de concentración de nuestros jugadores anticipaban la igualdad en el marcador. Lo peor que le podía ocurrir al conjunto francés. Un manojo de nervios en ataque compensado por la permisividad arbitral en determinados momentos del partido, sobre todo hacia el final del tiempo reglamentario.

Otra de las claves de la victoria fue la decisión de Scariolo de sentar en los minutos finales a un Mirotic demasiado blando en defensa y sustituirlo por Felipe Reyes que dio una nueva clase magistral de rebote y defensa ante jugadores mucho más grandes. Con 16 segundos por jugar y tres puntos de ventaja, el miserable Batum nos metió un triple que forzaba la prórroga y Gobert taponaba el último tiro de Gasol. A remar nuevamente con el marcador en contra en el inicio de la prórroga pero con la clara sensación de que podíamos ganar. Y así fue. Llul seguía con su exhibición defensiva sobre Parker, Pau Gasol machacaba a los rivales, Sergio Rodríguez dirigía magistralmente las operaciones mientras Claver cogía varios rebotes en ataque decisivos y junto con Pau y Felipe cerraban el rebote defensivo. Con deja vu incluido al final de la prórroga. A falta de 18 segundos, llegábamos con 3 puntos de ventaja y Claver realizaba una inocente falta sobre Batum mientras lanzaba de tres. Falló los tres tiros libres. Justicia poética para el agresor de Navarro en los cuartos de final de los Juegos Olímpicos de Londres. Cogimos el rebote defensivo y Gasol machacó el aro francés para poenr el 80-75 definitivo. Que pase el siguiente.

CPJJEipWoAAc243

La venganza es uno de los sentimientos más humanos que existen. Sobre todo la deportiva. Después de la derrota el año pasado en nuestro Mundial ante Francia, todos soñabamos con este momento. Pau Gasol más que nadie. Una herida que no hacía más que alimentar el orgullo por recuperarse de la auténtica caída de los dioses que supuso esa eliminación. Ya la tenemos y solo falta la guinda de conseguir el oro el domingo ante Serbia o Lituania. Un detalle. En el Eurobasket 2009 perdimos el primer partido ante Serbia y les ganamos en la final. Sería cerrar un círculo perfecto en el, posiblemente, último Europeo en el que podamos disfrutar de Pau Gasol. Nuestro E.T particular en acertada definición del gran Andrés Montes.

P.S. Sabe especialmente mejor la victoria ante Francia en su casa después de oir las palabras del seleccionador francés Vincent Collet. ” El arbitraje no nos ha dejado defender a Pau Gasol”. Gobert incidía en lo mismo. Hasta Batum tuvo una reacción mejor ante la derrota. Quién lo diría. Además de ser unos malos perdedores, su relación con la realidad es nula. Su fanatismo les impide ver que si el arbitaje fue tan injusto con ellos, ¿ cómo es posible que fueran ganando por 11 puntos al inicio del último cuarto?. Batum no falló los tres tiros libres finales por culpa de los árbitros. Los árbitros no fueron los culpables de que el mejor jugador francés anoche y el que nos hizo más daño, Gelabale, solo jugara 17 minutos. Muchas gracias Collet por el favor.  Se encontraron con una selección que tenía ganas de revancha, con más casta y carácter, que supo manejar mejor las emociones y con el arma de destrucción perfecta, don Pau Gasol.

Oro en los Europeos de 2009 y 2011, plata olímpica en Londres 2012 en la inolvidable final ante USA y sexto puesto en el Mundial 2010 de Turquía. Éste es el balance de Sergio Scariolo al frente de la selección española de Baloncesto. Sucedió al efímero Aíto tras los Juegos de Pekín y su sustituto será su ayudante Juan Antonio Orenga, también seleccionador sub-20 con los que ha obtenido grandes éxitos. Se trata de un relevo natural en una selección con una inercia que le hace luchar por las medallas desde hace más de 14 años.  Exjugador de Estudiantes, Real Madrid y Unicaja, entre otros, fue 128 veces internacional con nuestra selección, conquistando el bronce en el Europeo de 1991. Buen bagaje para hacerse cargo de un grupo ganador pero al que llega la época de vacas flacas. En el Europeo de 2013 probablemente tendrá ya que contar con las bajas de algunos de nuestros mejores jugadores: Felipe Reyes, Pau Gasol y Juan Carlos Navarro. El tiempo todo lo puede, la edad y los problemas físicos solo nos dejan, en principio, la opción del Mundial de 2014 en Madrid para disfrutarlos todos juntos.

A pesar de estos éxitos, Scariolo nunca ha sido muy querido en nuestro país, especialmente por parte de algunos sectores de la prensa, sobre todo por parte de la prensa futbolística, tan acostumbrada a las bravatas y a las tonterías que no encajaban en un deporte tan distinto como el Baloncesto. Ciertamente no es un hombre muy simpático y tampoco se esforzaba en serlo. Tampoco ayudó el que fuera italiano por un mal entendido patriotismo, a pesar de estar casado con una de las mejores jugadoras de baloncesto que ha dado nuestro país, Blanca Ares. Lo importante es destacar su valentía en la toma de decisiones, sin favoritismos, su capacidad de trabajo y su gran variedad de elementos tácticos, sobre todo defensivos. Con su adiós a la selección es muy probable que lo veamos próximamente entrenando algún equipo español cuando termine en Italia. Unicaja y Real Madrid podrán hablar muy bien de él. Con ellos ha ganado títulos importantes.