Archivos para las entradas con etiqueta: Susana Diaz

Un inmenso error. La política andaluza tiene una serie de particularidades que Ciudadanos parece haber olvidado en su apoyo a la investidura de Susana Díaz como Presidenta de la Junta de Andalucía. A diferencia de Madrid y la Comunidad Valenciana donde el PP llevan gobernando desde 1995, en Andalucía no se ha conocido otro Gobierno que el del PSOE. En Madrid y Valencia gobernaron durante más de 10 años dos pesos pesados del socialismo español surgidos de la Transición com oson Joaquín Leguina y Joan Lerma. En Andalucía no. No ha existido alternancia en la Junta y ésa es una de las claves de la democracia. Otra particularidad significativa de Andalucía es la diferencia entre el campo y la ciudad. El PP gana en las ciudades y el PSOE en el campo y el interior. Incluso en estas últimas elecciones municipales en la que el PP se ha hundido, ha ganado en 7 de las 8 capitales de provincia, todas excepto Huelva, y en las ciudades más grandes e importantes como Marbella y Jerez.

La fuerza de Ciudadanos en las elecciones autonómicas andaluzas y en las municipales está en las ciudades. Su voto es principalmente urbano y ése voto se siente profundamente decepcionado por el apoyo a Susana Díaz y al PSOE para permitir que sigan gobernando después de más de 30 años de Gobierno ininterrumpido. Más que un Gobierno es un régimen perfectamente asentado con el control de los medios de comunicación como principal fuente de poder y con una corrupción presente a todos los niveles de la Administración. Otro error cometido por Ciudadanos con su apoyo al PSOE andaluz es que corren el riesgo de meterse un tiro en el pie. El Partido Andalucista pactó en dos legislaturas con el PSOE. Desde entonces no ha vuelto a aparecer por el Parlamento andaluz y se encuentra prácticamente extinguido. La muleta de Izquierda Unida en la pasada legislatura fue engañada con el adelanto de las elecciones y ha cosechado su peor resultado en unas elecciones andaluzas siendo superado ampliamente por Podemos.

8048363289_d1f020e908_z

Ciudadanos se presentaba como una promesa de cambio y alternativa al bipartidismo que no optaba por la venganza como Podemos, como ellos mismos señalaban, sino con una propuesta de transparencia, limpieza y regeneración democrática. Todas esas promesas parecen haberse olvidado con el apoyo a Susana Díaz. La Presidenta no representa ningún tipo de cambio más allá del cosmético y de imagen. Susana Díaz representa lo mismo que todos estos años han hecho sus antecesores en el Gobierno andaluz: políticas erronéas para revertir el retraso económico tradicional de Andalucía respecto del resto de España. Una política basada en el control social gracias a los acuerdos con sindicatos y patronal, una política de subvenciones que tiene como objetivo regar de dinero a los grupos y personas afines para seguir contando con su apoyo y el control de los medios de comunicación con Canal Sur como principal exponente. Escándalo de los cursos de formación, escándalo de los ERES y escándalo de la concesión de las minas de Aznalcollar.

La apuesta de Ciudadanos en Andalucía puede repercutir en el resto de España. En el acuerdo presentado existen vagas promesas de regeneración y transparencia. Nada que no hayamos visto y escuchado antes por aquí. Y la gran mayoría de votantes de Ciudadanos no entienden ni aprueban dar oxígeno a un PSOE andaluz asediado por los casos de corrupción. Solo hay que recordar las palabras de Albert Rivera. Ni no dimiten Griñán y Chaves que ni nos llamen. Ahí siguen solo con la promesa de que no repetirán. No debería extrañarnos teniendo en cuenta la postura de Juan Marín, candidato de Ciudadanos a la Junta. Se le notaba mucho que estaba deseando pactar con el PSOE como él lleva pactando con ellos en el Ayuntamiento de Sanlúcar de Barrameda. Esperemos que solo sea un traspiés momentáneo porque corren el riesgo de dilapidar todo el entusiasmo generado, que era real y cierto con algunas medidas regeneradoras y sin hundir la economía, por Albert Rivera y su valentía en la lucha ante el nacionalismo catalán. Una pena que esa misma valentía no se ha haya demostrado ante el régimen andaluz.

Anuncios

Susana Díaz está recogiendo lo que lleva sembrando desde que es Presidenta de la Junta de Andalucía. Desconfianza. Nadie se fía de ella. Ni sus antigüos socios de Izquierda Unida, a los que engañó y dejó tirados con la convocatoria de elecciones anticipadas rompiendo el pacto de Gobierno, ni los nuevos partidos emergentes como Podemos y Ciudadanos que tienen la llave de la gobernabilidad andaluza gracias a sus resultados. Esta semana Susana Díaz ha cosechado el primer no a su investidura por parte de toda la oposición y puede que no sea el último. Susana Díaz convocó las lecciones de forma anticipada para, según ella, lograr la estabilidad necesaria para el Gobierno y que su socio Izquierda Unida no podía prestarle. La estabilidad ahora es mucho menor a pesar de ganar las elecciones porque depende de unas fuerzas políticas que no tienen los mimos intereses que ella y que se juegan su credibilidad con su postura a las puertas de las elecciones autonómicas y municipales. El error de Susana Díaz empieza a descontar el plazo de dos meses para alcanzar un acuerdo. Si no, nuevas elecciones.

16622297350_26b5811d05_z

A pesar de ceder con la más que probable salida de la política de los expresidentes Manuel Chaves y José Antonio Griñán, Ciudadanos no cede en sus pretensiones. Albert Rivera dice que no se fía y que quiere que la salida de Manuel Chaves conste por escrito. Puede esperar sentado. La transparencia y el cumplimiento de compromisos no ha sido lo habitual en los 30 años que lleva gobernando el PSOE la Junta de Andalucía. El 22 de Marzo el PSOE ganó principalmente gracias al desplome del Partido Popular que pasó de 50 a 33 escaños. Susana Díaz y el PSOE conservaron sus 47 escaños perdiendo 150.000 votos repecto a los resultados de Griñán. Es decir, los peores resultados de su historia. Pero la irrupción de Podemos, 15 escaños, y Ciudadanos con 9, le han permitido conservar sus escaños. Eso sí, Susana esperaba mucho más llegando, incluso, a lograr la mayoría absoluta o quedar muy cerca de ella.

Si en la primera votación, Susana Díaz necesitaba mayoría absoluta, en las siguientes solo necesita mayoría simple. Las posibilidades de que Susana Díaz sea elegida Presidenta pasan por alguna de estas opciones.

Voto a favor de Ciudadanos: la postura de Ciudadanos pasa por permitir gobernar a la lista más votada pasan por la salida de Chaves y Griñán de la política, la firma de un pacto anticorrupción y una serie de medidas de reactivación económica con bajada del IRPF para las calses medias. Ciudadanos se enfrenta con una disyuntiva importante. Su aparición como fuerza política nacional ha tenido una importante subida en los últimos meses llegando a superar en las encuestas a Ciudadanos y situándose muy cerca del PSOE. Pero toca la hora de la verdad. Posicionarse en una votación. Retratarse en el apoyo o el rechazo a una fuerza política como el PSOE de Andalucía sumida en una serie de escándalos de corrupción, como el de los ERES, que los votantes andaluces no ha castigado en las urnas. Un cheque en blanco puede erosionar sus posibilidades a nivel nacional.

Abstención de Podemos o Partido Popular. Durante la campaña Susana Díaz no se cansó de repetir que no quería el apoyo de Podemos o del PP. Por eso extraña que sus palmeros de turno reclamen al PP responsabilidad para que se abstengan y dejen gobernar al PSOE. Para eso sobraban muchos insultos. La debacle del PP estaba más que anticipada por dos causas: por la caída general provocada por la gestión de Mariano Rajoy que perdjudica especialmente a sus posibles votantes por la subida de impuestos y los casos de corrupción, y por el débil liderazgo de Moreno Bonilla. Ya anticipamos que con él al frente, el PP nunca podría aspirar a ganar al régimen andaluz.

Izquierda Unida no cuenta para nada. Después de ser relegados por Susana Díaz y con Podemos quedándose con la mayor parte de sus votos, Antonio Maíllo se despachó con un discurso durísimo y personal contra Susana Díaz. No se esperaba otra cosa después de ser tirados como una colilla.

El caso de Podemos es distinto. Una fuerza surgida de la extrema izquierda que busca ensanchar su caladero de votos a través de la moderación de algunas de sus propuestas económicas, que nos llevarían a una ruina mucho mayor. Conseguir 15 diputados para un partido nuevo es un gran resultado. Pero ellos esperaban superar los 20 diputados y convertirse en una fuerza transversal capaz de luchar por la victoria en las generales, según los pronósticos de Pablo Iglesias. No han cumplido sus expectativas. La suma de Izquierda Unida y Podemos en estas elecciones son 20 diputados. No es casualidad que sea igual que el mejor resultado cosechado por IU en Andalucía, en las autonómicas de 1994 con Luis Carlos Rejón de candidato.

La fuerza de Podemos va a menos. Las palabras de Monedero, ” a veces nos parecemos a los que queremos sustituir“, y su salida de la dirección de Podemos marcan el tic tac particular de la formación del círculo. La lucha interna entre los críticos, provenientes en su mayoría de Izquierda Anticapitalista, las bases y la dirección no harán más que crecer ante el empuje de Ciudadanos que consigue aglutinar cada vez más votos y éstos sí transversales de verdad. Pesca en PP, PSOE y UPYD, que tiende a la desaparación por la nefasta gestión de Rosa Díez y la dirección ante una posible alianza con Ciudadanos.

Por último, una predicción. Si hubiera nuevas elecciones, no tengan duda de que el principal beneficiado sería el PSOE y Susana Díaz. El electorado andaluz es, en su gran mayoría, muy conservador y el dominio mediático del PSOE en Andalucía es abrumador. Tenemos el precedente de las elecciones anticipadas de 1996, las siguientes a la legislatura bautizada como la pinza. El PSOE mejoró sus resultados de forma clara. Convendría no olvidarlo.

La convocatoria de elecciones andaluzas anticipadas por Susana Díaz tenía un doble objetivo. Por un lado, coger en fase de formación a la estructura andaluza de Podemos y pillarles por sorpresa. Por otro lado, ganar las elecciones para presentarse con ese aval ante los previsibles malos resultados del Psoe en las próximas elecciones locales y autonómicas de Mayo y que pudiera servirle de trampolín para su hipotético salto al liderazgo nacional del PSOE. Saltando por encima de Pedro Sánchez. Una estrategia en la que priman sus intereses personales por encima del de los andaluces y de los de su partido.

Pero para conseguir ese doble objetivo, Susana Díaz necesita en las elecciones andaluzas del 22 de Marzo una victoria holgada, que la conseguirá, y mayoría absoluta o quedarse muy cerca de ella. Algo que parece difícil a dia de hoy. Lo más probable esque pierda escaños y votos respecto a los resultados de Griñán. La excusa para adelantar las elecciones era la inestabilidad que provocaba en el Gobierno andaluz la coalición con Izquierda Unida. Una inestabilidad que no le impidió aprobar con ellos apenas un mes antes los Presupuestos para 2015.

7500776694_3e4733d6ac_z

Estamos ya en campaña electoral y todas las encuestas ponen de manifiesto varias cosas. El PSOE ganará con holgura pero sin mayoría absoluta. El PP andaluz de Juan Manuel Moreno sufrirá un importante batacazo y la irrupción de Podemos como tercera fuerza política, dejando a IU bajo mínimos, trastoca todo el tablero político. Si se cumplen estas previsiones lo que conseguirá Susana Díaz es traer más inestabilidad al Parlamento andaluz. Precisamente lo que quería evitar. Solo le quedaría la opción de gobernar con la permisividad de Podemos o del PP. Con una IU hundida, con sus votos tampoco alcanzaría la mayoría absoluta. Aunque así fuera, la tomadura de pelo de la disolución anticipada del Gobierno de coalición, dificultaría mucho reeditar ese Gobierno.

En cualquiera de esos dos supuestos quien sale perdiendo es Pedro Sánchez y el PSOE a nivel nacional. Si pacta con Podemos, sería la constatación de que la formación de Pablo Iglesias y Monedero aspira a lograr unos excelentes resultados a nivel nacional y espantaría a votantes moderados que se asustarían ante un pacto entre PSOE y Podemos. Y si pacta con el PP, el PSOE se hundiría por la izquierda recibiendo Podemos muchos votos más de parte del PSOE ya que la maquinaria política y mediática de Podemos sacaría partido a un posible acuerdo, por pequeño que fuera, entre PSOE y PP. Eso terminaría de hundir las posibilidades de Pedro Sánchez.

Todo esto son conjeturas antes de abrir las urnas. En Andalucía hay una particularidad importante. El voto del PSOE es muy conservador. En las capitales de provincia y las ciudades más grandes gana el PP de forma clara. Hasta el momento. El PSOE consigue sus mejores resultados en las zonas de interior. Voto urbano contra voto interior. Y Podemos es una fuerza política cuya principal característica es el voto urbano y en Andalucía, según la última encuesta del CIS, se quedará casi con la mitad de los votantes de IU, arañando menos al PSOE. Si algo se ha demostrado con la irrupción de Podemos es que todas las previsiones pueden saltar por los aires y que nada está escrito. En apenas un año han pasado de no existir a conseguir 5 escaños en el Parlamento Europeo y amenazar el orden establecido de PP y PSOE. Algo que, en menor medida, también está consiguiendo Ciudadanos de Albert Rivera con su salto a la política nacional.

La ambición de Susana Díaz puede hacerle pagar caro el adelanto de las elecciones andaluzas. Se trata de una apuesta a todo o nada que puede hacer que se vea obligada a convocar elecciones anticipadas de nuevo si no puede formar Gobierno. Pero tiene una opción política muy clara. Situar en un extremo político al PP y en otro a Podemos quedando ella en el centro de la ecuación y como dique de contención entre dos extremos. Para eso tiene a Canal Sur.

Día de Andalucía. Día de encuestas. Es tradicional que los medios andaluces publiquen encuestas de intención de voto en la festividad andaluza. Y más a 3 semanas de la celebración de las elecciones autonómicas andaluzas. Ya saben cómo son las encuestas. Tenemos la manía de mentir en muchas cosas y también lo hacemos en los sondeos. Pero es cierto que suelen servir para marcar tendencias y establecer previsiones para las elecciones.

200px-Flag_of_Andalucía.svg

En los diversos sondeos que se publican hoy, hay varias tendencias que se repiten.

Susana Díaz y el PSOE volverán a ganar las elecciones autonómicas y situarse como primera fuerza política. Perdiendo votos y quedándose lejos de la mayoría absoluta pero recuperando el liderazgo después de la derrota ante el PP andaluz y Javier Arenas en 2012. Una derrota que no le impidió gobernar gracias al gobierno en coalición con Izquierda Unida. Hasta que lo rompieron para convocar estas elecciones anticipadas. La intención de Susana Díaz al adelantar las elecciones autonómicas es pillar por sorpresa a Podemos, sin una estructura totalmente consolidada en Andalucía, y poner su victoria encima de la mesa ante un previsible batacazo en las próximas elecciones autonomicas y locales del mes de Mayo. Una forma de reivindicarse como alternativa al liderazgo nacional de Pedro Sánchez.

El PP andaluz de Juan Manuel Moreno Bonilla sufre una caída importante. Después del mazazo de las últimas elecciones autonómicas, ganar pero sin mayoría absoluta, el PP andaluz sigue la misma órbita del PP nacional de Mariano Rajoy: huida de votantes, principalmente hacia la abstención u otras opciones, y sin ninguna opción de formar gobierno. La diferencia entre PSOE y PP varía entre las diversas encuestas. La mínima es establece en 5 puntos. Lo más probable es que aumente un poco.

Podemos irrumpe como tercera fuerza política superando ampliamente a Izquierda Unida. El partido de Pablo Iglesias se presenta a sus primeras elecciones después del éxito de las elecciones europeas y acelera el final de Izquierda Unida como fuerza alternativa de la izquierda del PSOE. Aquí entran en juego las cosas de las encuestas. En unas encuestas Podemos obtiene el 12% de los votos y en otras el 22% pisando los talones al PP. Una diferencia que se traduce en un horquilla de escaños de 12 a 24 diputados. Demasiado amplia. Mi impresión es que quedará en un punto intermedio, alrededor de los 17.

Izquierda Unida sigue la tendencia a la baja y a la insignificancia política a nivel nacional aunque en Andalucía su suelo electoral es mayor. Antonio Maíllo sustituye a Diego Valderas como candidato a la Junta después de que IU quedara como un pardillo al aprobar los Presupuestos de 2015 con el PSOE y a las pocas semansas convocarse las elecciones anticipadas. Maillo es el principal valedor del candidato a la Moncloa Alberto Garzón. Los resultados electorales serán mirados con lupa por sus detractores. La OPA hostil de Podemos a Izquierda Unida, quedándose con sus votos y con sus cuadros, comienza su hoja de ruta electoral.

Ciudadanos sube como la espuma y UPYD se estanca o baja. La irrupción de Ciudadanos como alternativa a nivel nacional se refleja también en Andalucía. En todas las encuestas consigue representación en el Parlamento andaluz. En mayor o menor medida. La apuesta de Albert Rivera de competir a nivel nacional afecta principalmente al PP y a UPYD. El fracaso de las negociaciones entre C`s y UPYD disminuye las expectativas electorales de la formación de Rosa Díez. Y Andalucía puede ser el primer lugar en el que se compruebe. Si en Cataluña la aparición de Ciudadanos hace unos años afectaba especialmente al PSC, por su deriva nacionalista, ahora empieza a morder también en el elctorado popular.

El panorama después de las elecciones del dia 22 de Marzo es muy abierto. La victoria el PSOE y Susana Díaz es clara pero no logrará mayoría absoluta y el más que previsible hundimiento de IU puede hacer que entre ambos partidos no sumen la mayoría absoluta para gobernar. En ese caso, Susana Díaz quedará en manos de Podemos. Precisamente lo que quería evitar al convocar anticipadamente las elecciones. Lo que nadie contempla es un acuerdo entre PSOE y PP.

Más de 30 años gobernando el PSOE en Andalucía. Ni aquí ni en Valencia ni en Madrid ni en Cataluña es bueno que la misma formación política gobierne tanto tiempo de forma ininterrumpida. Así, ocurre lo que ocurre. Corrupción a gran escala.

Con la convocatoria de elecciones anticipadas en Andalucía el 22 de Marzo, la Presidenta de la Junta de Andalucía Susana Díaz se juega su futuro político a todo o nada. Y también se juega el futuro del PSOE en una apuesta muy arriesgada en la que triunfa rotundamente o fracasa de forma estrepitosa. No hay medias tintas en estas elecciones. La victoria del PSOE y Susana Díaz en las próximas elecciones está garantizada pero es imposible que logre mayoría absoluta. La razón oficial por la que se adelantan las elecciones es por la falta de confianza entre PSOE e IU en Andalucía. La famosa inestabilidad que dice la Presidenta que hay entre los socios de Gobierno. Una inestabilidad que no existía hace menos de un mes cuando aprobaron los Presupuestos. Pero las razones verdaderas son otras.

El adelanto de las elecciones viene marcado por tres circunstancias.

– En primer lugar, la ambición personal de Susana Díaz por dar el salto a la política nacional como lideresa del PSOE sustituyendo a Pedro Sánchez. Para ello, necesita presentarse a unas elecciones como cabeza de lista y ganarlas. La vida política de Susana Díaz viene marcada por su ascenso a través del aparato del partido. Es Presidenta por dedazo de Griñán, antes de huir a Madrid, como éste lo fue por dedazo de Manuel Chaves, ambos comprometidos hasta las cejas en el escándalo de los ERES. Necesita que se visualice su liderazgo y no hay mejor escenario para ello que ganar unas elecciones.

– En segundo lugar, el ascenso imparable en todas las encuestas de Podemos desde las elecciones europeas de Mayo 2014 aconseja adelantar las elecciones todo lo posible para pillar a Podemos sin una estructura sólida de partido en Andalucía ya que, a diferencia de otras regiones, su implantación en Andalucía parece que va mucho más despacio. Si Podemos ya ha fagocitado a Izquierda Unida y se coloca por delante del PSOE en algunas encuestas a nivel nacional, la intención de Susana Díaz es cogerles sin la suficiente preparación. El final de IU, perdidos ante el empuje de Podemos, resistirá más en Andalucía que a nivel nacional. Pero serán superados por ellos. La presumible candidata de Podemos a las elecciones andaluzas será la eurodiputada Teresa Rodríguez que lleva semanas buscando el cuerpo a cuerpo con Susan Díaz. De momento no lo ha conseguido.

– Y en tercer lugar, el embarazo de Susana Díaz. Que duda cabe de que juega un factor fundamental en el adelanto de las elecciones. No por casualidad, el embarazo se filtra el mismo día que Susana Díaz acude a inaugurar un colegio, en Enero, y en la misma semana en la que se empieza a hablar de la posibilidad de adelantar las elecciones. Las excusas principales son dos: el anunciado viaje de Diego Valderas a los saharauis, cuando las relaciones entre Junta y Marruecos son excelentes, y el futuro referendum que anunció el nuevo coordinador general de IU Antonio Maíllo para Junio, en el cual los militantes de IU decidirían si continuaban con el pacto de Gobierno. Al final no será necesario.

Como decíamos al principio, el PSOE andaluz va a ganar las próximas elecciones autonómicas andaluzas. Recuperará el primer obtuvo que obtuvo el PP en las elecciones anteriores. Sin duda alguna. Pero lo hará sin mayoría absoluta perdiendo votos y escaños dejándole en una situación más precaria. Y tendrá solo dos opciones: o reeditar el gobierno de coalición y el pacto de legislatura con Izquierda Unida, algo improbable porque están acabando tirándose los trastos a la cabeza, o recurrir a pactos concretos y variables con el PP andaluz, con la propia IU o con Podemos. La entrada de UPYD y Ciudadanos parece muy difícil. En cualquier caso, un panorama postelectoral complicado de manejar que puede provocar una gran inestabilidad. Precisamente lo que Susana Díaz no se ha cansado de repetir que quiere evitar.

Las circunstancias políticas han cambiado mucho en el PSOE y en la Junta de Andalucía en apenas 6 meses. El verano pasado la estructura del PSOE andaluz se volcó para apoyar a Pedro Sánchez como futuro secretario general. Susana Díaz amagó con presentarse pero la elección directa por los militantes del futuro lider le hizo cambiar de opinión y apoyar a Pedro Sánchez para que no saliera elegido Eduardo Madina. Ahora, Pedro Sánchez no le vale. Y es verdad que parece que no tiene, de momento, la suficiente madera de lider y que está más preocupado por la imagen que por los contenidos. Pero apenas lleva 6 meses. Y recogiendo el testigo del desastre dejado por Zapatero y mantenido a flote, a duras penas, por Rubalcaba.

En Andalucía las cosas son distintas. El liderazgo de Susana Díaz es sólido, dominando todas las provincias. Enfrente tiene poco de lo que preocuparse. La elección de Moreno Bonilla como “lider” del PP andaluz augura muchos años de oposición al PP. Pero los más perjudicados por el adelanto de las elecciones son los amigos de IU. Es la primera vez que tocan poder en la Junta de Andalucía y van a ser despedidos de mala manera sin saber muy bien por qué. Lo que sí es seguro que muchos familiares de cargos de IU saldrán de sus puestos oficiales de aquí a poco. Derrotados por la ambición de Susana Díaz.

A estas alturas del año político entra en juego uno de los proyectos más importantes de cada año: los Presupuestos. En Andalucía asistimos a un impasse político en función de cuándo Susana Díaz decida que van a ser las elecciones autonómicas: adelantarlas o agotar la legislatura. Ante la oposición inexistente del Partido Popular y la desaparición de su supuesto lider, Juan Manuel Moreno Bonilla( qué gran error), la Presidenta tiene casi todas las cartas en su mano. Sabedora de que va a ganar las próximas elecciones, perdiendo votos y escaños eso sí, ahora le toca la negociación con Izquierda Unida. Y tiene qué ceder en algunos aspectos, cómo ya hizo con el asunto de la corrala y la ocupación de viviendas, para seguir gobernando al no tener mayoría para gobernar en solitario( las últimas elecciones las ganó el PP pero sin mayoría absoluta). A la espera de que Podemos se coma gran parte de los votos de IU en las próximas elecciones, Susana Díaz tiene que conformarse con negociar con un Diego Valderas en retirada y los suyos.

diariosur.es

diariosur.es

Uno de los grandes objetivos de Izquierda Unida en esta legislatura, además de colocar a gran número de familiares en diversas Consejerías, es la creación de una Banca Pública con sello andaluz con la que poder competir con los bancos privados y ganar cuotas de poder financiero. Ya hemos tenido Banca Pública en España y el experimento ha sido desastroso. Las Cajas de Ahorros que hemos padecido hasta su inevitable explosión han sido un agujero negro dirigido y gestionado por personas sin los suficientes conocimientos y colocadas por el poder político con el fin de controlar una importante fuente de recursos y financiación. Todos han estado metidos en este lío cómo hemos defendido aquí desde hace tiempo y la última prueba la tenemos esta semana con el escándalo de las tarjetas B de Bankia: todos metidos hasta el cuello: PP, PSOE, CCOO, UGT y la patronal. Es muy fácil “gestionar” dinero ajeno si estás colocado por intereses políticos y no empresariales. Cuando la entidad quiebra, la culpa es de otros.

En el caso de la Junta de Andalucía se busca crear un Banco Público, para lo que se están acelerando los trámites, IU no puede esperar a la siguiente legislatura, y reproducir los errores del pasado. Siempre existe la opción de rectificar, pero viendo cómo sigue funcionando Canal Sur, me resulta muy difícil creerlo. La creación de este banco es uno de los requisitos que tiene IU para aprobar los próximos presupuestos y no dar por terminada la legislatura de forma abrupta. Pero se requiere la aprobación del Banco de España. Para reclamar un poco de sensatez, vamos a recordar algunos de los ejemplos de gestores de Cajas de ahorros que tan nefastos han sido para nuestra economía e imagen.

1. Narcís Serra. Primer alcalde de Barcelona, ministro de Defensa y Vicepresidente con el PSOE de Felipe González. Dimitió en 1995 por el escándalo de las escuchas del Cesid pero eso no le impidió convertirse en primer secretario del PSC en 1996 y acceder a la Presidencia de Caixa Cataluña en 2005 hasta 2010, con un salario superios a los 230.000 euros. Un año después, la entidad quebró y se encuentra intervenida por el Estado a través del FROB( Fondo de Reestructuración ordenada bancaria). Por su actuación, está imputado junto a otros altos cargos de la entidad por administración desleal. ¿ Experiencia financiera?. Ninguna. A pesar de ello, también formó parte de los Consejos de Administración de organizaciones de Telefónica: Telefónica internacional, Telefónica Chile y Telecomunicaciones de  Sao Paulo. 470.000 euros anuales solo en los años 2009 y 2010. Un auténtico crack.

2. Miguel Sanz. Alcalde, diputado foral y Presidente de la Comunidad Foral de Navarra entre 1996 y 2011 por Unión del Pueblo Navarro, socio muchos años del PP en Navarra, compatibilizando algunos años ese cargo con el de Presidente del Consejo de Administración de Caja Navarra. Licenciado en Humanidades sin formación financiera de alto nivel.

3. Santiago Gómez. Presidente de Cajasur, entidad intervenida por el Banco de España y adjudicada en subasta a  BBK. Sus principales armas para acceder a Cajasur son su Licenciatura en Teología y ser Obispo. Hay que tener mucha fe para pensar que con ese curriculum se puede sacar una entidad financiera adelante. Si a eso unimos que uno de sus antecesores era el cura Miguel Castillejo con José Mellado, presidente de la Diputación y concejal y dirigente del PSOE,  cómo Vicepresidente era difícil que la cosa saliera bien. Milagros en economía, los justos.

4. Juan Pedro Hernández Moltó. Presidente de la extinta Caja Castilla La Mancha, diputado y secretario general del PSOE de Castilla La Mancha. Sin experiencia financiera previa al cargo, saltó a la fama por ser el portavoz que más duramente atacó a Mariano Rubio en su comparecencia en el Congreso de los Diputados por sus escándalos privados(” míreme a la cara, de frente”). Denunciado por administración desleal, apropiación indebida, estafa y falsedad en documento mercantil entre sombras de amiguismo en la concesión de créditos y vaciado de la entidad. La Caja, lógicamente, desapareció.

5. Modesto Crespo. Presidente de la CAM, Caja de Ahorros del Mediterráneo. Elegido en Junio de 2009, antes había sido secretario del Consejo, gracias a la apuesta personal del entonces presidente de la CoMunidad Valenciana, Francisco Camps. ¿ Formación financiera?. Ninguna. Es un empresario de la automoción. Es decir: vendedor de coches. La desastrosa gestión, de él y de otros, llevó a la liquidación de la entidad y su adjudicación al Banco Sabadell.

6. Jaume Boter de Palau. Uno de mis favoritos. Presidente de Caixa Laietana entre 2004 y 2011 con su raíz en Mataró y posteriomente integrada en Bankia con Rodrigo Rato al frente. Sin estudios financieros, destacan entre su actividades profesionales ser floricultor, perito agrícola y ser un participante activo en diversas asociaciones culturales. En resumen, el curriculum más apropiado para dirigir una entidad financiera.

Y muchos más. Entre ellos los más conocidos Rodrigo Rato y Miguel Blesa( de los que ya hemos hablado anteriormente). Éstos son algunos ejemplos de gestores de Banca Pública que hemos padecido en España. Y cómo los humanos solemos tropezar en la misma piedra varias veces no creo que la Junta de Andalucía, con IU dentro de ella, lo vaya a hacer mucho mejor. Si podemos anticipar quiénes serán los paganos: los contribuyentes. Los que queden.

Diego Valderas no tendrá que abandonar, al menos de momento, el coche oficial. Con lo que le había costado llegar a él. Eso es al menos lo que cuenta Agustín Rivera hoy en ElConfidencial.com. Es el mismo Diego Valderas que fue Presidente del Parlamento andaluz gracias a los votos del PP. Susana Díaz ha reculado. Hoy ha dado marcha atrás en la retirada de competencias de las viviendas de titularidad pública a la consejería de Fomento, IU, y se las ha devuelto. El golpe de autoridad no ha durado ni 24 horas pero el pacto entre PSOE e Izquierda Unida que gobierna la Junta de Andalucía está herido de muerte. Por tanto, tendremos elecciones, probablemente, a la vuelta del verano. Octubre o Noviembre.

En Izquierda Unida había tensiones entre el sector duro del Partido Comunista de Andalucía y quiénes no querían abandonar ahora el Gobierno. Elena Cortés frente a Diego Valderas. Ya se sabe que fuera del Gobierno hace mucho frío y más si no estás acostumbrado a participar en Gobiernos como es el caso de Izquierda Unida. El desalojo de la corrala Utopía, un movimiento liderado por una militante de Izquierda Unida, ha devenido en una crisis entre PSOE e IU en el gobierno de la Junta. Es curioso que una ocupación ilegal suponga una crisis en un Gobierno inmerso en un escándalo millonario como es el caso de los ERES. No amenaza IU con una crisis de gobierno por los 700 millones de euros repartidos de forma irregular. Misterios de Andalucía. A pesar de la aparente unidad mostrada por Izquierda Unida en la crisis, esa imagen no es cierta. Izquierda Unida se caracteriza por dos cosas: querer hacer una política antisistema participando del sistema y de sus beneficios. Una contradicción que se traduce en acumular poder y presupuesto para imponer sus políticas, con respaldo minoritario, contrarias al sistema del que forman parte. La cuadratura del círculo perfecta.

La decisión de Susana Díaz de devolver a IU las competencias de vivienda 24 horas después de habérselas quitado deja una imagen de falta de credibilidad total. Susana Díaz es estrenó en el Gobierno de la Junta despidiendo a los consejeros manchados por el escándalo de los ERES.  Una imagen de autoridad que se ve mermada con esta decisión. Sus palabras de ayer acerca de quiénes ocupaban viviendas, sobre todo si tienen empleo, no podían tener más derechos que quiénes se apuntaban en las listas de espera correspondientes eran acertadas. La imagen que traslada de Andalucía decidiendo una cosa un dia y la contraria al dia siguiente transmite una imagen de falta de credibilidad y de seguridad jurídica que no nos beneficia en nada. Los efectos los iremos viendo en los dias y semanas siguientes.  La única lógica es la convocatoria rápida de elecciones con las que conseguir ser la fuerza más votada, ahora no lo es, y debilitar a Izquierda Unida en la composición del próximo Gobierno.

Se veía venir. Un partido que quiere ser central en la política española, como el PSOE, es muy difícil que pueda gobernar de forma prolongada y pacífica con una formación que pretende importar a España el modelo bolivariano de Venezuela, que apoya a una dictadura que asola un país durante más de 50 años como la cubana y cuyas juventudes justifican a una dictadura totalitaria como la de Corea del Norte. O que tiene diputados que impulsan asaltos a supermercados y elogian a Batasuna en su momento, Bildu ahora. Izquierda Unida para más señas. Una de las primeras cosas que hizo Susana Díaz al ser elegida Presidenta de la Junta de Andalucía fue iniciar una serie de visitas mediáticas para darse a conocer ante los medios de comunicación y, además, tener reuniones con representantes de grandes empresas. En Andalucía el principal problema es el paro y, con esas reuniones, se pretendía atraer inversiones con las que intentar salir del agujero negro en el que nos encontramos. Si el aliado que te da los votos para poder gobernar practica una política económica salida detrás del telón de acero, los inversones o salen huyendo o, directamente, no vienen. La inseguridad es el principal escollo para atraer negocios.

La crisis entre PSOE e Izquierda Unida en la Junta de Andalucía se ha desatado por el decreto de la Presidencia de la Junta por las que se quita a la consejería de Fomento, con la antisistema de salón Elena Cortés de IU al frente, las competencias de vivienda de titularidad pública. A continuación, Izquierda Unida ha comunicado que suspende, momentáneamente, el acuerdo de Gobierno en la Junta. La crisis viene motivada por el desalojo en Sevilla de la corrala La Utopía y la decisión de realojar a algunos de los desalojados en otras viviendas saltándose las listas de espera del municipio sevillano. Una decisión arbitaria e ilegal ya que se premiaba con ella a personas que nunca se habían inscrito en registros de demanda de vivienda pasando por encima de personas que si lo habían hecho y que se encuentran trabajando. La portavoz de la corrala es Irma Blanco García. Fue candidata por Izquierda Unida en el puesto número 9 en las elecciones municipales de 2003 al Ayuntamiento de Sevilla, ha trabajado en el mismo Ayuntamiento y, actualmente, tiene un contrato de 6 meses en el Ayuntamiento de Valverde del Camino, gobernado por IU, como coordinadora de un taller municipal de auxiliares de ayuda a domicilio. No tiene hijos. Además, los informes de la Junta de Andalucía descartaban el riesgo de exclusión social de las personas que habían ocupado las viviendas vacías. El resultado directo de las políticas de expropiaciones impulsadas por IU desde que forma parte de la Junta de Andalucía.

susaba

No puede ser que quién ocupa una vivienda tenga más derechos que quién espera pacientemente“. Son las palabras con las que esta mañana, Susana Díaz ha dado a conocer la publicación del decreto de la discordia. A pesar de todo, creo que era la opción más acertada, lógica y legal. Aunque ya sabemos que, desgraciadamente, la legalidad no suele ser un obstáculo para muchos miembros de Izquierda Unida para alcanzar sus objetivos. La duda ahora es que decisión tomará Izquierda Unida. Si retira el apoyo de forma definitiva al PSOE, se romperá el pacto de gobierno que permite a Diego Valderas ser Vicepresidente de la Junta y obligaría a convocar elecciones anticipadas, previsiblemente a la vuelta del verano. Unas elecciones en las que ganaría el PSOE, con Susana Díaz como candidata por primera vez, por mayoría simple y donde IU tendría gran influencia pero no tanta como ahora. Hay que recordar que el PP ganó las últimas elecciones pero al hacerlo sin mayoría absoluta, los votos de IU y PSOE les permiten formar gobierno. Es decir, el PSOE necesitaba sí o sí, los votos de IU para gobernar. En el escenario que se dibuja no será así. Con una simple abstención bastaría. El PP del nuevo lider Juan Manuel Moreno Bonilla, el de los curriculum imaginativos, no será rival.

No parece que Izquierda Unida esperara este golpe de autoridad de Susana Díaz. Y son horas inciertas para muchas personas. La gran cantidad de familiares de IU colocados en las diversas consejerías estarán muy atentos a las próximas horas y días para conocer su futuro laboral. Empezando por Amanda Meyer. La hija del eurodiputado de IU Willy Meyer es la secretaria general de Vivienda de la Consejería de Fomento. La pelota está en el tejado de IU. Las tensiones internas entre el núcleo duro del Partido Comunista de Andalucía y los proclives a mantener el pacto no han hecho más que empezar entre las bambalinas. Veremos qué decide.

Andalucia es una sociedad muy conservadora. Por esa razón el PSOE lleva más de 30 años gobernando de forma ininterrumpida. La dualidad del interior frente a las grandes ciudades y la costa no es nueva de ahora, pero se ha invertido el orden. Si durante la Segunda República, la izquierda ganaba en las ciudades y la derecha en el campo, desde la segunda mitad de los años 90 la tendencia se ha invertido. Ahora es la derecha quién gana en las ciudades y la izquierda resiste en el interior y las zonas agrarias. Sin ir más lejos, en Córdoba la roja de las últimas 5 elecciones municipales, 4 las ha gando el Partido Popular. Y solo ha gobernado en dos en virtud de los pactos entre PSOE e IU. Las apariencias engañan.

Las caras del lider del PSOE Alfredo Pérez Rubalcaba y del actual senador y exPresidente de la Junta de Andalucía José Antonio Griñán eran de asombro. No se podían creer lo que le estaban escuchando decir a Susana Díaz en el desayuno informativo de esta mañana que suponía la presentación en sociedad de Susana Díaz como nueva Presidenta de la Junta en Madrid. ” No fue un acierto decir que se iba a aceptar cualquier texto que viniera de Cataluña“. Un ataque directo a la frase y la política realizada por Zapatero desde el PSOE y que supuso, entre otras cosas, el tripartito catalán que aprobó el Estatut con el que se inició la ofensiva independentista en Cataluña. Más. ” Hay que desmontar la trampa del derecho a decidir“. Y ha negado el derecho a que “una parte de los ciudadanos decidan por todos“. Unas palabras con las que estaríamos de acuerdo la inmensa mayoría de ciudadanos, también los adversarios ideológicos. Sin duda alguna. Y con la presencia del primer secretario del PSC y uno de los adalides del autoproclamado derecho a decidir, Pere Navarro. Un discurso inesperado, por lo claro y directo, y valiente por que lo ha proclamado delante de los pesos pesados de su partido. No lo esperaba de ella, la verdad.

Desde el principio ha sorprendido Susana Díaz ya que no ha querido que la presentara ningún peso pesado del PSOE, como es costumbre en este tipo de actos, sino que ha optado por que esa función la hiciera Manuel Campo Vidal, Presidente de la Academia de las Ciencias y las Artes de Televisión y moderador habitual de los debates electorales. Una forma de marcar territorio e independencia respecto a los lideres nacionales de su partido. La salida de Rubalcaba de la charla, sin querer hacer declaraciones ni valoraciones sobre el discurso, ha sido harto elocuente.

Posteriormente, ha pasado al ataque contra el Partido Popular, como es lógico, difundiendo la posición oficial del PSOE de años pasados de acusar al PP de anticatanalismo por su recurso contra un Estatut claramente inconstitucional. Los lugares comunes de siempre. Parece olvidar Susana Díaz que el mismo PSOE recortó y modificó muchos de los artículos del Estatut en su tramitación en el Congreso de los Diputados. La famosa frase de Alfonso Guerra, en aquel momento Presidente de la Comisión Constitucional del Congreso, de que ” nos hemos cepillado el Estatutno deja lugar a dudas. ¿ También fue anticatalana la postura del PSOE?. No lo creo. Ni una ni otra. También olvidó la nueva Presidenta de la Junta que ella misma era diputada nacional en el Congreso y que votó a favor del Estatut, precursor como se ha demostrado de la deriva soberanista a la que estamos asistiendo desde Cataluña.

Esta comparecencia de Susana Díaz tiene otras vertientes. El ataque a la política de Zapatero respecto a Cataluña tiene un destinatario concreto: Rubalcaba. En el último Congreso del PSOE, Susana Díaz apoyó activamente a Carmen Chacón, ahora mismo en su exilio de Miami pero no retirada de su lucha por el control del PSOE. La Presidenta de la Junta representa a la federación más poderosa del PSOE y llegará el momento en que haya que elegir al cartel electoral del PSOE. Su posición, a favor de una u otro, puede ser determinante en la elección del lider del PSOE. Para ello solo necesita una cosa: asegurarse el control total del PSOE andaluz una vez que Griñán ha tenido que huir al Senado por su implicación en el escándalo de los ERES. Griñán sigue siendo secretario general del PSOE andaluz. Pero acabará dejándolo como Manuel Chaves tuvo que abandonar ante su presión. Por otro lado, Susana Díaz puede convertirse en una opción alternativa a la política de Rubalcaba como jefe de la Oposición. La incapacidad del secretario general del PSOE para hacer remontar al partido, a pesar del hundimiento del PP, le deja cada vez menos balas por gastar en su liderazgo.

Habrá que ver el recorrido que tienen estas palabras de Susana Díaz así como las relativas a la lucha contra la corrupción, aunque sin mencionar los ERES, y las promesas de transparencia realizadas para su gestión. Tiene dos casos, distintos y unidos al mismo tiempo, para demostrar la verdad de sus palabras: el escándalo de los ERES y el caso de la falsificación de facturas de UGT. En este último caso, dudo mucho de esas promesas. Ella forma parte del engranaje del sistema político andaluz que ha pemitido llegar a dónde estamos: a un sistema de corrupción institucional que lo abarca todo. Eso sí. Hay que esperar a los hechos, mucho más fiables que las palabras.

La frase del dia respecto a Susana Díaz, obra de Juan Alberto Belloch, alcalde de Zaragoza: ” Ha nacido una estrella

INTERVENCIÓN COMPLETA:

Como ya anunciamos desde aquí en varias ocasiones, la imputación de altos cargos de la Junta por el escándalo de los ERES, empezando por sus expresidentes y examigos Manuel Chaves y José Antonio Griñán, era solo cuestión de tiempo. El auto de Mercedes Alaya del dia de hoy cierra el círculo. Una trama institucional muy bien organizada por la que los fondos destinados a las ayudas sociolaborales sirvieron para un fin muy distinto: desviar esos fondos a familiares y amigos que no tenían derecho a ellos. El proceso aplicado es sencillo. Bajo el Gobierno de Manuel Chaves se creó la partida de los Presupuestos llamada posteriormente fondo de reptiles, partida 31L. Un fondo de unos 700 millones de euros por el que se canalizaban las ayudas sociolaborales. El entonces consejero de Empleo José Antonio Viera y el entonces Presidente del Instituto de Fomento de Andalucía( IFA) y posteriomente consejero de Empleo Antonio Fernández, firmaron un convenio para dar apariencia de legalidad a las ayudas y subvenciones concedidas a empresas y trabajadores de forma extraordinaria y que eludían cualquier control. Primer indicio claro de corrupción. Antonio Fernández también está imputado y, de hecho , ya ha pasado por la cárcel.

Se ha criticado mucho desde el PSOE y el Gobierno andaluz la coincidencia de autos y actuaciones judiciales importantes con anuncios y acontecimientos importantes políticos del PSOE, como el anuncio de primarias y, ahora, el anuncio de la composición del primer Gobierno de la Junta de su Presidenta, Susana Díaz. Y es cierto, es una coincidencia muy llamativa. Vamos a suponer que es verdad y que la jueza trata de interferir en la agenda política andaluza. Y…¿ Cuál es la diferencia?. Lo importante no es el momento escogido para sus actuaciones, sino si los hechos que le imputa a los acusados son ciertos o no. Ésa es la cuestión clave. Lo demás es literatura. También se olvidan estos críticos de una cuestión importante: no estamos en campaña electoral y, si Susana Díaz no adelanta los comicios, quedan más de dos años para agotar la legislatura. Por otra parte, el PP andaluz está tocado y hundido y no supone ninguna amenaza real para ganar nuevamente las elecciones autonómicas.

La petición de imputación de Chaves y Griñán obliga a la juez Alaya a pasar la parte del sumario que les afecte al Tribunal Supremo, para los diputados nacionales Chaves y Viera y al Tribunal Superior de Justicia de Andalucía, para los diputados andaluces Antonio Ávila, Carmen Martínez Aguayo, Manuel Recio, Francisco Vallejo y, de momento, Griñán. Griñán será senador próximamente para garantizarse su aforamiento ante el Tribunal Supremo. No obstante, es muy difícil que Chaves y Griñán y el resto de altos cargos imputados sean condenados penalmente. Son responsables políticos del fraude, saqueo y mala gestión de las ayudas públicas al empleo en Andalucía. Pero al no haber apropiación personal de esas partidas presupuestarias y fondos, la condena es muy dificíl.

La jueza no puede investigar ni actuar contra imputados. Lo que sí puede hacer es darles la oportunidad de personarse en la causa y remitir las partes que le afecten a los Tribunales Superiores correspondientes. Esto es lo que ha hecho en el dia de hoy, reconociendo, eso sí, las “consecuencias procesales extrañas” que pueden derivarse del caso. Lo principal que habría que recriminarle es la tardanza en llevar el proceso, a pesar de las trabas puestas desde la Junta.

Pero su responsabilidad política es clara. Eran ellos como Gobierno andaluz los garantes del buen uso de los fondos públicos. Bueno, deberían ser ellos los garantes. Ya hemos visto como en hasta 17 ocasiones el exinterventor general de la Junta advirtió sobre que el procedimiento empleado para esas ayudas no era lícito y no se hizo nada para corregirlo. Ésa es la principal prueba de corrupción de todo el entramado tejido alrededor de la Junta y de las ayudas sociolaborales al empleo. Lo que se hizo con gran parte de ellas, también lo sabemos: colocación de familiares y amigos en los ERES de diversas empresas en las que nunca habían trabajado para cobrar una jugosa jubilación. Y del exdirector general de Empleo, Francisco Javier Guerrero, y su cocaína ya ni hablamos.

Un proceso enorme, con más de 120 imputados que refleja mejor que nada el complejo sistema institucional que ha venido gobernando Andalucía ininterrumpidamente desde la Transición. Un partido fuerte, PSOE andaluz, creando un sistema clientelar con el que mantenerse en el poder bajo el paraguas de un supuesto progresismo que no es tal. Bien apoyado por los dos sindicatos mayoritarios, CCOO y UGT, y con una muy buena relación con la organización empresarial CEA. Andalucía sigue a la cola en todos los indicadores económicos, es la región más pobre de la Europa occidental y con el nivel de paro más alto. Y, por si fuera poco, el expolio de los fondos destinados al empleo. Suena como si Luis Roldán le robara otra vez el dinero de los huerfános a la Guardia Civil. Se han desperciado todas las oportunidades de progreso en años de Gobierno socialista. La culpa no es solo de ellos, lógicamente. Una sociedad muy conservadora en el fondo bajo el mantra de un izquierdismo folclórico mil veces repetido que lo agunta todo sin pestañear, adormecida. Cómo defender el decreto para alimentar a los niños 3 veces al día y luego tenemos en Canal Sur multitud de programas ensalzando la bonanza de nuestra región y con el pijerío gastronómico a todas horas. No suena creíble.

Los altos cargos de las consejerías de Empleo, Hacienda y la propia Presidencia de la Junta, en la figura de sus dos huéspedes anteriores, están imputadas. Los consejeros ayer cesados, Carmen Martínez Aguayo( la que, según ella, no avisó a Griñán de los avisos recibidos de fraude) y Antonio Ávila, también. Se trata de una imputación general a una forma de hacer política desde hace 30 años. La decadencia de un sistema que no se romperá, al menos de momento. El rival de Susana Díaz en el PSOE sevillano, José Antonio Viera, también.

La marcha de Griñán al Senado traerá como consecuencia una nueva diputada en el Parlamento andaluz. Amalia Rodríguez cubrirá la vacante de Griñán como diputada. Dos datos relevantes: es una mujer muy próxima a Susana Díaz( es Presidenta de la agrupación socialista de Triana de la que proviene la Presidenta de la Junta) y es la esposa de Emilio de Llera, consejero de Justicia e Interior del Gobierno andaluz. El único miembro del Gabinete que se mantiene en su mismo puesto. Todo queda en casa.

Lo peor de todo es que nada va a cambiar próximamente. El PSOE ganará, nuevamente, las siguientes elecciones tras la última derrota que los ha obligado a coaligarse con Izquierda Unida para seguir gobernando. El Partido Popular andaluz seguirá buscando un candidato que sustituya a Zoido, más pendiente de la alcaldía de Sevilla, y estará más preocupado de resolver sus problemas internos derivados del caso Bárcenas y de la implicación de Javier Arenas en la estrategia de apacigüar al innombrable. Lo que si veremos es crecer a Izquierda Unida en representación, con sus Valderas y pisos baratos y sus Gordillos asaltasupermecados, y en poder. Pero aquí seguiremos.