Archivos para las entradas con etiqueta: tour de francia

No pudo ser. El sueño de victoria del romanticismo y la épica representado por el colombiano Nairo Quintana no pudo derrotar a la ciencia y la tecnología moderna cuyo máximo exponente es el equipo Sky y el británico Chris Froome que acaba de ganar su segundo Tour de Francia. Dos maneras opuestas de entender el ciclismo. Nairo Quintana es un escalador clásico que se guía por sus sensaciones y por su dolor de piernas para interpretar el momento adecuado para atacar en montaña mientras que Froome lo fía todo a la teconología representado en su ordenador de a bordo que le marca lo que dice su cuerpo: las pulsaciones, la potencia y los watios que mueve en su esfuerzo para saber cuando puede atacar y cuando toca defender para no explotar.

16156761660_c8c6b0bf35_m

Froome ha ganado el Tour de Francia a Quintana aventajándole en solo 1.12 minutos. Una ventaja pequeña que ha hecho decisiva la diferencia realizada en la segunda etapa con los abanicos y en la que cedió 1.28 minutos al británico. Como indicábamos aquí antes de iniciarse la batalla decisiva de los Alpes, Nairo Quintana terminaría mejor la tercera semana del Tour y conseguiría reducir la ventaja de Froome y ponerle en apuros. La duda era si sería suficiente para derrotarle. No lo fue. A pesar de la exhibición de Froome en la primera etapa de montaña en los Pirineos en los que Froome sacó un minuto a Nairo y un mundo al resto de sus rivales, la diferencia no era definitiva. Algunos teníamos en mente el final del primer Tour ganado por Froome, el de 2013, para saber que los últimos días de montaña se le atragantan al británico. Si en 2013, Nairo le sacó un minuto en Alpe D`huez y le derrotaba en la penúltima etapa, ese precedente servía para imaginar un final de Tour más apretado.

En 2013, Nairo llegaba a las últimas etapas de montaña con una desventaja de más de 5 minutos mientras que en 2015 la diferencia apenas superaba los 3 minutos. Una diferencia importante pero no insalvable. A eso se agarraba su equipo que contaba con la baza de un Alejandro Valverde muy bien situado en la general y con la valentía de dos ganadores de Tour como Nibali y Alberto Contadormuy alejados en la general y que podían dinamitar la carrera desde lejos. Eso guión se cumplió. Los ataques lejanos de Nibali y Contador en las dos últimas etapas de montaña sirvieron para desgastar a Froome y su equipo que se encontró más solo que de costumbre, salvo en la ascensión de Alpe D`huez con un gran Richie Porte y Poels  que le ayudaron a no hundirse ante la desaparición por fatiga de Geraint Thomas.

El Tour de Francia está lleno de subidas y puertos míticos. Pero ninguno supera la leyenda de alpe D`huez. Se subió por primera ve en 1952 con el mito Fausto Coppi venciendo en su cima. Pero causó tanta impresión que no volvió a subirse hasta 25 años después. Desde entonces, apenas falta a la cita. Casi 14 kilómetros de subida con una pendiente media del 8.3% en una ascensión con 21 curvas de herradura. Este era el escenario para la batalla final de Alpe D`huez entre Nairo y Froome en una etapa de apenas 110 kilómetros. Desde la salida con la subida previa a la Croix de Fer, el ritmo fue alto con ataques de Valverde Y Quintana quedejaron solo a Froome y con la sensación de que llegaba mucho más justo de fuerzas que el colombiano. Ya en el rpimer kilómetro de alpe D`huez, Quintana aceleró para distanciar a Froome pero no pudo hacerlo hasta el tercer intento con un ataque intermedio de Valverde, por fin tercero en el podio de París entre lágrimas. Un ataque con el que intentaba reducir la ventaja de 2.38 minutos del británico. Una batalla preciosa. Quitana mirando hacia delante y Froome mirando a su manillar para controlar su desgaste y pidiendo a sus compañeros Poels y Porte un ritmo fácil de seguir y diciendo que no con la cabeza cuando intentaban subir el ritmo. Por momentos parecía a punto de hundirse con esa forma tan peculiar de correr: cabezeando y mirando la pantalla de su ordenador.

Quintana, más clásico, no lleva ordenador en los días de montaña. Ciencia contra sensaciones. Un método distinto para distintas formas de entender el ciclismo. Una subida que fue una especie de contrarreloj en la que Quintana distanció en 1.26 minutos a Froome pero que fue insuficiente para el doble objetivo que tenía antes de la salida: ganar la etapa y ganar a Froome. No consiguió ninguna de las dos. Siempre nos quedará la incógnita de si con un ataque un poco más lejano la previa a la subida de Alpe D`huez, Quintana se habría acercado a su objetivo. Jaleado por los aficionados el colombiano como si fuera un ganador, se quedó cerca con un punto de lamento de la ocasión perdida. A sus 25 años. ha corrido dos veces el Tour de Francia. Las dos ha quedado segundo detrás de Chris Froome. En 2013 a 4.20 minutos y en 2015 a 1.12 minutos. El cerco se estrecha.

Anuncios

Ya estamos oficialmente en verano. Y no solo porque hayamos sufrido la primera ola de calor. Hoy empieza el Tour de Francia, el inicio oficioso del verano al celebrarse a primeros de Julio y protagonizar las tardes de casi todo el mes. A priori, un Tour de Francia que se presenta con una de las mejores participaciones en muchos años con hasta 4 candidatos a la victoria final en los Campos Elíseos de Paris. El vencedor del año pasado Vincenzo Nibali defiende el título ante Alberto Contador, Nairo Quintana y Chris Froome. Un pulso en toda regla a 4 bandas con un Alejandro Valverde en segundo plano para ayudar a Nairo Quintana o tomar el relevo si sufre algún percance. En un segundo nivel de favoritos aparecen los escaladores franceses franceses Thibaut Pinaut y Romain Bardet. Hinault fue el último francés en ganar el Tour de Francia en 1985. 30 años justos. También es Francia el país abanderado en la lucha contra el dopaje desde los años 90. Algo tiene que ver.

16832583651_79e1e92695_m

Con el anuncio de su retirada a finales de 2016, Alberto Contador se planteó un reto enorme para 2015. Ganar Giro y Tour en el mismo año. Un logro solo conquistado anteriormente por 7 ciclistas. Los dos últimos fueron Miguel Indurain en 1992 y 1993 y el malogrado Marco Pantani en 1998. Los anteriores en lograrlo fueron: Fausto Coppi, Jacques Anquetil, Eddy Merckx, Stephen Roche y Bernard Hinault. Todo leyendas del ciclismo. Eso da idea de la dificultad de lograrlo. A pesar de eso, Contador se plantea ese reto como una sola victoria desafiando la lógica ciclista de los últimos 20 años en que lo que se plantea es un objetivo importante por año entre las 3 grandes vueltas por etapas: Giro, Tour y Vuelta a España.

El objetivo de Contador se complica aún más por la forma en que ganó el Giro de Italia. Él mismo ha reconocido que le costó mucho más de lo que preveía. La presión física y mental lógicas de una carrera de 3 semanas, las caídas sufridas, la exhibición en el Mortirolo para recueprar el tiempo perdido  y la batalla planteada por el equipo Astaná ha supuesto un esfuerzo mayor del esperado. Y la sensación de debilidad transmitida ante el ataque de Mikel Landa y Fabio Aru en el puerto de la Finestre que le destrozaron, con una pájara importante y sin apoyo del equipo, poco antes del final del Giro transmite dudas de si Contador podrá aguantar la exigencia del Tour. Mi impresión es que el Tour se le hará largo y la última semana de la carrera francesa es muy dura.

El principal favorito es el colombiano del Movistar Nairo Quintana. Toda la preparación del año va enfocada a convertirse en el pimer latinoamericano en ganar el Tour de Francia renunciando a defender la victoria del Giro de Italia en 2014.  Con victoria en la Tirreno Adriático bajo la nieve incluida. El recorrido le favorece. Una sola contrarreloj individual corta, el primer dia con 14 kilómetros, y una montaña abundante le hacen ver la carrera de cara. además cuenta con uno de los mejores equipos y con la presencia de Alejandro Valverde que puede servir de amenaza y freno para sus rivales si mantiene el nivel demostrado esta primavera con victorias en la Flecha Valona y Lieja-Bastogne-Lieja. El colombiano ya impresionó en su primera participación en 2013, quedando segundo y ganando una etapa de montaña y ahora tiene su particular reválida.

Nibali defiende el título de 2014 con muchas ganas. Ya ha gando Vuelta, Giro y Tour( un logro impresionante) pero la superioridad mostrada el año pasado es engañosa ya que contó con la ayuda de las caídas y abandono de sus dos máximos rivales, Froome y Contador, y la no participación de Nairo Quintana. Es algo que se le ha recordado a lo largo de esta año y que le enfada especialmente. Pero es la realidad. Aún así, no hay que menosprociar su valía y su valentía. Es capaz de derrotar a cualquiera y puede convertirse en juez de la carrera y en un perfecto aliado para desestabilizar al lider. En montaña y con su especial habilidad para atacar en descensos.

Por útlimo queda Chris Froome. Toda una incógnita. El buen nivel mostrado en las últimas carreras no disipa las dudas que plantea su rendimiento y, sobre todo, su cabeza en carrera. Su equipo, el Sky, presume de tenerlo todo medido y controlado basando toda su planificación y desarrollo en carrera a la tecnología. Su obsesión por fiarlo todo a la medición de los vatios en carrera le convierten en esclavo de ella dejando a un lado algo muy importante en carrera: las sensaciones del corredor. Contador es un ciclista que sabe leer muy bien las carreras e improvisando en carrera según sus sensaciones y lo que observsa en los rivales haciendo ataques inesperados. Nibali exactamente lo mismo. Por eso son más difícles de controlar. Nairo Quintana tiene tanto potencial físico y mental a sus 25 años que combina perfectamente ambas materias. Froome es distinto. Ni siquiera en el Tour que ganó transmitió en 2013 la suficiente imagen de autoridad.

En resumen, un Tour 2015 que se presume apasionante. Con un recorrido atractivo empezando con una contrarreloj inicial y a los dos días con final en el Muro de Huy, tradicional llegada de la Flecha Valona. Un Tour que se caracteriza por ir reduciendo las etapas llanas insufribles y aburridas para sustituirlos por finales en duros y cortos repechos( Mende y el Muro de Bretagne tiene su hueco también en esta edición) y con los tramos de pavés en la primera semana. Hagan apuestas y, sobre todo, no se duerman.

Parece que lleva mucho tiempo en el Tour de Francia pero lo cierto es que el paso por Hautacam es muy reciente. La relación entre el Tour y Hautacam es especial. Un puerto duri y exigente que siempre termina en fina lde etapa, no de paso. Se subió por primera vez en 1994 con victoria de Luc Leblanc por delante de Miguel Indurain en su victorioso cuarto Tour consecutivo. Indurain hizo su clásica subida. Un ataque demoledor a ritmo, sin demarrajes explosivos pero sin pausa. Destrozó a todo el grupo de favoritos. Entre la niebla alcanzó a Marco Pantani y lo dejó atrás. Al contrario que en el Giro del mismo año dónde sufrió una exhibición del italiano en una mítica etapa. Otro momento importante fue en 1996, el año de la decepción y el último Tour de Indurain. El que iba a ser su sexto. Después de la pájara sufrida en la subida a Les Arcs, debía recuperar tiempo pero sabía que no iba bien. Su musculatura había sufrido mucho en un inicio de Tour con un tiempo inusualmente malo: mucho frío y mucha lluvia.

En la subida final a Hautacam, el futuro ganador del Tour de ese año, Bjarne Riis, se exhibía. En todos los sentidos. Se dejaba caer a cola del grupo de favoritos y comprobar cómo iban los rivales. Miguel vió que, mientras el sufría para mover el desarrollo que llevaba, Riis iba con plato grande, cómo pavoneándose del resto de ciclistas. Lanzó un ataque y respondió Indurain. Otro más y respuesta del navarro. Al tercero ya no pudo. No era su ritmo ni su estilo. Él nunca había sido un corredor de cambios explosivos de ritmo. Pero tenía que intentarlo. Y no pudo seguirlo. Riis ganó el Tour de ese año dopado, cómo reconocería años más tarde el actual director de Alberto Contador.

Otro momento en la historia del final en Hautacam fue la victoria de Javier Ochoa por delante de Lance Armstrong en el Tour del año 2000. Otro día de perros con mucha lluvia y una fuga larga coronó al corredor del Kelme en su mayor victoria profesional. Armstrong atacó en el grupo y estuvo a punto de cogerlo. Pero aguantó. Un año más tarde mientras entrenaba con su hermano Ricardo fueron atropellados por un coche. Su hermano murió y el quedó seriamente dañado para el resto de su vida.

En el Tour de 2014 hemos asistido hoy de nuevo a un final en la ascensión que domina el santuario de Lourdes. Pero en el ciclismo no suelen darse los milagros. El más fuerte durante toda la carrera, el lider Vincenzo Nibali, ha ganado la etapa con una aplastante superioridad. Su equipo ha trabajado toda la etapa para que la fuga no tuviera mucha ventaja. A 10 kilómetros de la cima, ha saltado del grupo de favoritos Chris Horner y Nibali con él. Cómo devolviéndole su derrota en la Vuelta a España del año pasado. El resto de favoritos no pudieron seguirle. Y de ahí, a la cima tras superar a Mikel Nieve que iba en cabeza. Cuarta victoria de etapa del italiano, veremos si hay quinta el sábado en la contrarreloj. En la guerra civil ciclista francesa el principal perjudicado ha sido Alejandro Valverde. Ha perdido su plaza en el podium pero queda muy cerca a 2 y 15 segundos respectivamente, de Thibaut Pinot y Peraud que le han sacado unos segundoos hoy.  Pero tiene opciones de ganar laza en el podium en la última contrarreloj y supera, al menos, a Pinot. No es un gran especialista el francés. Otra carrera a la vista de la superioridad de Nibali.

La victoria de Nibali en el Tour de 2014 es incontestable. Algunos plantean que esa facilidad se debe a las ausencias de Nairo Quintana, voluntaria, y de Froome y Alberto Contador, abandonos forzados por caídas. Mientras que a Froome no se le veía demasiado fino, Alberto Contador sí había demostrado buen golpe de pedal en las carreras previas al Tour. Pero Nibali demostró en la etapa del pavés que iba muy fuerte y era valiente. Nunca sabremos la respuesta a esa incógnita. El Tour es una carrera de eliminación y las caídas forman parte de ella.

Lo que muchos temían, se ha materializado en la etapa de hoy del Tour de Francia. El rosario de caídas, averías y fatiga acumulada en los tramos de adoquines y pavés de la Paris Roubaix recorridos hoy durante el Tour han dejado marcada la carrera. Dos  caídas de Chris Froome unidas a la de ayer, el ganador del año pasado, le han obligado a retirarse.  Froome abandona el Tour y ya no podremos vivir el duelo esperado con Alberto Contador en la alta montaña. El todoterreno italiano Vicenzo Nibali no solo ha mantenido el liderato sino que lo ha aumentado de forma inesperada en el terreno menos propicio para él. Se ha visto al italiano con mucha determinación, afrontando los tramos más difíciles de pavés en cabeza y atacando. Su valentía se ha visto ampliamente recompensada. Solo decir que ha quedado por delante de Fabian Cancellara, uno de los grandes especialistas en el Infierno del Norte, cómo se conoce a la clásica Paris-Roubaix.

La etapa estaba llena de trampas de pavés y, además, se ha unido un invitado de última hora: la lluvia. El agua ha convertido los tramos de adoquines en una trampa mortal para los favoritos a ganar el Tour de Francia. Al abandono de Froome hay que unir la mala etapa de Contador. Sin chispa y con mucha precaución debido a la retirada de uno de los favoritos, ha entrado con mucho miedo en los tramos de pavés y en los últimos 5 kilómetros, Contador ha sufrido una pájara descomunal ofreciendo una imagen de gran debilidad quedándose del grupo en el que iba. Casi 3 minutos se ha dejado con Nibali. Valverde ha cedido un poco menos, 2:28s, yendo de menos a más y superando a Contador en el tramo final. No solo el Infierno del Norte tumba a Froome. Además, deja seriamente tovcado a Contador.

Una etapa espectacular. El agua, el barro y el pavés han confirmado todos los presagios. Una etapa dura, con multitud de caídas y un enorme desgaste que puede pasar factura el resto de los días. Nibali se afianza en la general y aleja a Contador a casi 3 minutos en la general. Una distancia importante que plantea un resto de Tour de Francia al ataque por parte del madrileño y un endurecimiento de la carrera para derribar al lider que puede empezar este mismo fin de semana con los etapas de Los Vosgos y sus trampas en forma de pequeños puertos con rampas fuertes. Subidas muy explosivas que no son las más adecuadas para Nibali. En la alta montaña, Contador parte con ventaja respecto a Nibali. Es superior si los dos están a su nivel. Pero la inyección de moral de Nibali en el día de hoy ha sido muy importante.

Lástima que no podamos disfrutar del duelo Froome-Contador y comprobar si la reválida de Froome tenía éxito. Pero es lo que tiene diseñar este tipo de etapas. La espectacularidad tiene muchos riesgos y uno de ellos es la posibilidad de que uno de los favoritos eche pie a tierra en los primeros días. Pero la carrera queda abierta. Nibali al frente, Valverde no ha perdido ninguna minutada y Contador tendrá toda la montaña para recuperar. Y, mientras tanto, Nairo Quintana viendo el Tour desde casa.

Estamos ya en Julio. Y este mes significa Tour de Francia. Uno de los mejores aliados para pasar el infierno cordobés que significa el verano por estas tierras. Arranca en tierras inglesas una nueva edición de la mejor carrera del mundo y con el aliciente del presumible duelo entre Froome y Alberto Contador. El británico ha sido el corredor más fuerte de las dos últimas ediciones, incluida la que ganó su compañero Bradley Wiggins, pero llega con dudas por dos motivos. La primera es el estado de forma de Alberto Contador, que ha recuperado su nivel anterior a su sanción por dopaje. Poco más hay que decir de ella que no se haya reflejado aquí. Lleva una temporada ganadora al nivel de la de 2009 y Froome fue incapaz de dejarle en la montaña en la Dauphiné Liberé hace escasas semanas. Una carrera que sirvió de test para recuperar al mejor Contador y las sensaciones en montaña.

La segunda duda, y no menos importante, de Froome es la caída sufrida en la misma carrera y ver hasta donde llegan sus daños. Pasó unos primeros días prácticamente inmovilizado pero desde su equipo, Sky, dicen que está plenamente recuperado. Otros dicen que no será ni siquiera el lider del equipo al no haber recuperado. Richie Porte ocuparía su lugar. Curioso equipo el británico. Tiene más corredores españoles que británicos. Quién no estará seguro es Bradley Wiggins. Ya dijimos en su momento cuando ganó el Tour que no era el corredor más fuerte ni merecía ganar porque su compañero más fuerte tenía que esperarle en montaña obligado por el equipo. Su triunfo fue una victoria política ya que él si es británico de nacimiento mientras que Froome nació en Kenia. No demostró ser el corredor más fuerte. Ver al lider en montaña gritando para que su compañero de equipo no le deje atrás y le tenga que esperar dice muy poco de un ganador de Tour de Francia. Si nos fijamos, desde que ganó el Tour, Wiggins no ha vuelto al Tour de Francia ni siqueira el año pasado para defender su trono. Este año, su equipo no contempló incluirlo en el 9 para la carrera. La humillación de Wiggins parece no tener final.

La reválida de Froome pasa por recuperarse bien de su caída. Con un Contador en plena forma necesitará su mejor nivel y estar atento a la última semana donde flaqueó el año pasado ante Nairo Quintana y Joaquín Rodríguez. El colombiano es el gran ausente de este año. Después de su brutal presentación del año pasado, con victoria de etapa y podio incluido, su temporada está enfocada a otros objetivos, dejando a un lado el Tour. Ya ha ganado el Giro de Italia y le espera la Vuelta a España al final del verano. Una decisión difícil dejarle fuera de la mejor carrera. La nómina de aspirantes se completa con Alejandro Valverde y su infortunio constante y Vicenzo Nibali, el todoterreno italiano. Joaquín Rodríguez si se recupera de su temporada de caídas podría aspirar a luchar por etapas. Su mala suerte este año no le hace llegar en la mejor forma posible.

El duelo promete. Veremos cómo termina porque trampas hay muchas por el camino. Una sola contrarreloj el penúltimo día y varias etapas trampas. En la quinta tendremos varios tramos de pavés: peligrosos e imprevisibles. Una mini Paris-Roubaix en Julio. Y otras etapas con pequeños repechos al final de etapa que pueden complicar las cosas y dar espectáculo.

La Agencia Antidopaje de Estados Unidos, USADA, ha anunciado la suspensión perpetua de Lance Armstrong y la descalificación en todas las competiciones en que participó desde agosto de 1998. Esta decisión implica la anulación de sus 7 victorias en el Tour de Francia desde 1999 a 2005. A lo largo de estos años siempre se ha especulado acerca de la legitimidad de sus triunfos, de las circunstancias especiales derivadas de su cáncer y sus victorias estaban bajo sospecha. Con su renuncia a seguir defendiendo su inocencia, asume su cupabilidad y será destronado de sus triunfos. También se ahorra un proceso público en el que se detallen las pruebas conseguidas a lo largo de estos años y los testimonios de los testigos.

A lo largo de su carrera ha superado más de 500 controles sin dar positivo en ninguno, principal argumento de su defensa. Marion Jones tampoco dió positivo en ningún control y se demostró su dopaje sistemático a lo largo de su carrera, fue desposeída de sus oros olímpicos y pasó por la cárcel.  La USADA siempre ha tenido fama de exhaustiva en sus investigaciones y no creo que en esta cuestión se equivoquen, teniendo en cuenta que es un compatriota y también un mito deportivo en su país.

Todavía sin presentar pruebas definitivas, la USADA basa sus acusaciones en las declaraciones de excompañeros de equipo como Floyd Landis y Tyler Hamilton, también condenados y suspendidos por dopaje. Nada extraño, si buscas a un tramposo lo normal es que otros tramposos como él lo conozcan y lo delaten. La venganza es uno de los motores humanos más importantes.  El círculo de las acusaciones se cierra alrededor de su exdirector Johan Bruyneel, el doctor italiano Ferrari y tres españoles: Pedro Celaya, Pepe Martí y Luis García del Moral.

Si nos detenemos en estas últimas personas encontramos un vínculo muy preocupante con otro ciclista y gran campeón que sí ha dado positivo: Alberto Contador, en su caso, por clembuterol.

Pedro Celaya:  responsable médico del equipo de Armstrong en 1997 y 1998 y más tarde entre 2004 y 2007. Actualmente trabaja como médico en el equipo Radioshack. Floyd Landis lo acusó de ser un traficante de drogas, pero sin presentar ninguna prueba. Siempre ha estado en el entorno de Alberto Contador.

Luis García del Moral: responsable médico los equipos de Armstrong entre 1999 y 2003.  Dirigió el  Instituto de Medicina de Deporte de Valencia, asesor médico del Barca en la temporada 2003-2004 y posteriormente del Valencia.  Se trata de un gran estudioso de la medicina deportiva con una larga trayectoria.

Pepe Martí: entrenador ciclista del US Postal entre 1999 y 2007 y luego hasta 2010 en el Astaná donde compitió Alberto Contador.

Las acusaciones contra ellos son por posesión, tráfico y administración de sustancias prohibidas. La pistola humeante, la prueba de cargo, con la que cuenta la USADA son, aparentemente, muestras de sangre de 2009 y 2010 que confirman el dopaje sistemático de Armstrong y los testimonios de varios testigos sobre como les coaccionaron para consumir productos prohibidos y encubrir estas prácticas.

Los indicios son preocupantes y alarmantes. Hay que destacar que los beneficiarios de la futura descalificación de Lance Armstrong, todos están implicados de forma directa  en casos de dopaje, algunos condenados, otros ya retirados pero acusados indirectamente: Jan Ulrich, principal beneficiado que pasaría a tener 4 Tour;  Ivan Basso, condenado por la operación Puerto; Joseba Beloki,; Alex Zulle, como olvidar el caso Festina. Caso curioso el del ciclismo: a lo largo de todos estos años y, tampoco de momento, se ha oído a ningún ciclista atacar a Lance Armstrong. Ha tenido que ser una agencia de su propio país la que le acuse y consiga condenarle. Si se confirma que ha sido un tramposo todo este tiempo y no ha dado ningún positivo a lo largo de su carrera, ¿ en que lugar queda la Unión Ciclista Internacional, UCI,  que tanto lo ha defendido?.